31 de diciembre de 2012

Aufwiedersehen 2012

Así se dice en Alemán, Adiós o hasta luego. 

Se nos fue otro año.... Un 2012 lleno de cambios, contradicciones, alegrías y satisfacciones. Sí, fue un buen año para mi, y espero que para ustedes también.

Les voy a ahorrar la dosis a los envidiosos y no voy a hacer la lista de todas las cosas que hice, o lo que no... Eso me lo reservo... pero sí quiero compartir con ustedes un par de enseñanzas que me dejó este año.

- Las emociones nunca deben superarte
- Agradecer todo lo que te da la vida
- Hay que ser coherente entre lo que se dice y se hace
- Si quieres que las cosas sucedan, deja que fluyan
- Renegar de la suerte no sirve de nada!

Y si a esos cinco asuntos (por usar una palabra 'políticamente correcta') le suman que "la vida nos pone siempre donde nos necesita, aunque no entendamos por qué, para qué o hasta cuándo. 

No siendo más por este año, les deseo un 2013 lleno de amor... que es una de las cosas que más necesitamos!



25 de diciembre de 2012

Merry Christmas

Que sea este un motivo para desearles a todos y cada uno de ustedes por leer, comentar y estar siempre pendiente de lo que pasa en este espacio mío para ustedes!!!

Que este sea un motivo para desearles que su vida se llene de mucho amor!

13 de diciembre de 2012

Fue V

Viene de Acá

Estaba convertida en un manojo de nervios. Se midió todo su cóset, la ropa prestada por Antonia, lo que le quedaba del de Ana... Desfilaba y desfilaba delante de sus amigas para que opinaran cuál era el look perfecto. Para ella algo equilibrado, ni muy lanzado, ni muy recatado. Pero cada una tenía un criterio diferente.

- Ay no, si no te pones escote, y un pantalón bien apretado, no va a funcionar. Repetía Antonia una y otra vez.
- El vestido es la mejor opción, Decía Ana
- Que no!!! El vestido es como una niña mimada!!! Gritaba Antonia manoteando.
- Bueno entonces una blusa de un color fuerte y un jean, botas y sale. 
- Y si no le gusta el color de la blusa?
- Noooo!!! Mary, estás loca.

Así pasaron las horas y no lograban ponerse de acuerdo. Hasta que se le hizo tarde.

- Puta, no voy a llegar. Repetía mientras corría en calzones por todo el cuarto.

De un momento a otro se quedó quieta en medio de todo el remolino de ropa que había creado en el cuarto y agarrándose la cabeza sentenció. ¿Y si no le gusto?

Las otras dos amigas se miraron y la miraron.... Loca demente!!! Ya le gustas, si no, no te citaría.

Y fue ahí cuando le confesó a sus amigas que nunca había visto ni una foto de Alberto, y Alberto nunca había visto una foto de ella.

- Ay, pero de seguro ya te buscó el google... ¿Ahí hay buenas fotos tuyas, no?
- Tenemos el compromiso de no hacer eso.
- Ay no, tan decentes pues. Ahora resulta que lo importante es el cerebro y la personalidad. Dicho esto, Antonia sacó su portátil y sin  preguntar metió el nombre del personaje. Alberto Aparicio. search. Cientos de miles de resultados. Go to images. Por lo menos churro sí está.
- Muestra muestra.... Uy Mary, la hiciste... adiós verano y con toda!!! ¿Quieres ver?
- No. Compromiso es compromiso.
- Esta se nos volvió boba. Por lo menos sabemos que el man no es un asesino en serie o un suplantador. Me quedo tranquila

Después de tanto molestar y tanta crisis Mary optó por lo básico: Jean entubado, Blusa blanca de seda, top blanco por debajo, botas negras altas y cartera tamaño mediano. Maquillaje, de día -que en concepto de Mary, es casi carilimpia-.

Llegó al lugar 2 minutos antes. Se sentó, pidió un Capuchinno deslactosado y se dispuso a esperar. Sacó el libro de temporada y comenzó a leer. Necesitaba ocupar la cabeza para no enloquecer con la espera. Terminado el capítulo miró el reloj y habían pasado 20 minutos. Agarró el teléfono y comenzó a llamar, sin encontrar respuesta... Mensaje de texto, sin respuesta... Trino, sin respuesta...

Chat con sus amigas

- No ha llegado, ¿habrá pasado algo?
- Mierda... malparido bobo...
- Antonia!!! no juzgues.
- Mary, ¿y entonces?
- Me siento como una imbécil. Quiero llorar
- No. No llores, no vale la pena. Estoy cerca, ya te caigo.
- En media hora salgo y nos vemos en el bar. Esto merece unos tragos.
- Listo Ant. allá nos vemos. Ya de una salgo para donde Mary.

Salieron las amigas todas juntas a buscar su revancha en un bar, unos tragos, y la primera víctima masculina que se les atravesara.

Mientras hablaban de cualquier estupidez, para distraer la atención de Mary y quitarle esa cara de drama y trauma, Antonia le dice a Ana... "¿Ese no fue el Alberto Aparicio de internet?" "Puta, si" "Me explican?".... Cuando busqué al man en internet, me salió él. Señaló con la barbilla hacia la barra. "está como bueno, no sé por qué no quería que lo viera en fotos. ¿Qué hacemos?"

Se demoraron varios minutos discutiendo el plan a seguir. Se definieron por el más simple: Antonia lo abordaría, se le insinuaría y le pediría el teléfono. Compararían números y así comprobarían si su tesis era la correcta.

- Los manes son demasiado fáciles.

Cuando Antonia le pasó la tarjeta con el número celular a Mary, vio cómo ésta palideció.

- Es la misma oficina, el mismo nombre, pero no el mismo número.... ¿Y ahora?


Continuará...

27 de noviembre de 2012

Fue IV

Viene de acá

Tocaba volver a comenzar de ceros. Todo el camino recorrido en el trasegar del olvido, se había perdido. Error de estrategia, pero ya tocaba asumir con dignidad la cagada y llorar en las noches cuando la ira y el dolor se hacían más fuertes.

- Lo peor es que me di cuenta de que me mueve todo. Malparido...
- Ay mi Mary... ¿Y qué quieres hacer?
- No sé, ojalá pudiera dejar de sentirme como una imbécil... Eso sería un buen comienzo...
- Bueno eso es una decisión... 
- No pues tan fácil. ¿Por qué culos no me quedé a esperar a ver qué tenía que decirme? ¿Y ahora cómo carajos voy a saber para qué quería verme?
- Eso te pasa por reaccionar como una loca histérica...
- Bueno a regañar a otra.
- Yo no te regaño... solo digo... ¿Y si lo llamas?
- Que va!!
- Mira, llevas 3 semanas así y no levantas cabeza. La incertidumbre te va a matar. 
- Pero él podría llamar... 
- Ay si claro, luego de tremendo show... Hasta yo te tendría miedo.

Lo que le dijo su amiga le quedó sonando toda la noche. Y la mañana siguiente. "Cuando tienes una idea, ráscala, para que se te quite de la cabeza", solía decirle su abuela.

Hola.  Enviar

Apenas espichó el botón, comenzó a sudar a mares. Nerviosa como si tuviera 15. Qué desastre.

Esperó mirando detenidamente el celular durante varios minutos. No pasó nada. Decidió volver al excel a ver si era posible engañar a su cabeza para que dejara de pensar en él.

Dos de la mañana.

Quién eres?

Le pareció muy extraño. O definitivamente no quería saber nada de ella, o solo borró su teléfono y no recordaba el número.

Mary. Ya me olvidaste?

Creo que te equivocas de número.

No eres Armando?

No. Soy Alberto

Revisó la serie de mensajes y en lugar de un 6 puso un 3. Sí seré burra... metí mal el dedo y no verifiqué.

Qué pena, tienes razón. Me equivoqué.

Tranquila, no hay rollo.

Pensó que las cosas pasan por algo y que en definitiva era mejor no haberle escrito a Armando. Le contó en el almuerzo de amigas del viernes, su incidente con el sms errado y Antonia, sin ningún agüero le rapó el teléfono y mandó un mensaje:

Hola. Puedo sonar algo loca, pero tengo demasiada curiosidad. Cuántos años tienes? ¿Eres Soltero?

- Antonia!!! que voy a parecer desesperada en búsqueda de marido!
- Mi vida, lo único que puede pasar es que nunca responda. Y, ¿perdiste algo?
Sin dejar que nadie opinara nada prosiguió Un hombre que le manda mensajes de texto a una desconocida, a las 11:30 de la noche, o es soltero o es gay. Así que tienes que arriesgarte. Además, tu misma lo dijiste... Las cosas pasan por algo.

jajaja! Qué directa! Tengo 37, soltero, recién terminado. y Tu? Asumo que soltera, buscando.

Las 3 amigas no podían parar de reír. Por lo menos el personaje tenía sentido del humor.

- No!! pero entusado....
- Jaaaa quién habla, para un entusado, otra despechada!! Contestaaaaa, gritó Antonia.

32, algo despechada, no buscando... 

No buscando, segura? Entonces a qué debemos tanto interés?

Trato de entender por qué le respondes sms a una desconocida a las 11:30 de la noche un martes.

Por compasión. Quizá era un mensaje para un enamorado, y sería demasiado cruel que el objetivo no respondiera ese mensaje. Eso rompe corazones.

Siempre eres así de considerado?

En general... 

Gran cualidad

Gran defecto.

La dinámica de Alberto y Mary pasó de sms, al Chat, del chat al teléfono... Por horas, en jornadas interminables hablaban, se reían... Ningún tema se salvaba. Las horas de sueño se disminuyeron. Esta 'relación' virtual la llenaba de energía, a pesar de no ponerle cara al personaje.

- Cómo olvidar?
- Cómo olvidar qué?
- A alguien
- Esa es una pregunta demasiado compleja, pero tengo una fórmula: Es fácil. Te acuerdas de la cagada que te hizo la persona. Te das cuenta que tú vales más que eso. No alimentas los recuerdos y sigues con tú vida. Y listo... Hecho.
- Yo creo que se olvida, llenando los espacios con otros recuerdos. Otra cara, otros deseos.
- Ese es el segundo paso. Cuando olvidas, debes rellenar el vació.
- Al?
- Dime?
- Quiero conocerte
- Yo también...





19 de noviembre de 2012

Fue III

Viene de Aquí

Esperó en el parque a que ella llegara. No iba a sentarse en el sitio sometiéndose a una plantada. Entre los árboles miraba intermitentemente el reloj y la puerta del lugar. Caminando, hablando por el celular, como siempre. Dejó que se sentara y ordenara, seguramente, una aromática de frutos rojos al mesero.

Caminó lentamente. Necesitaba reorganizar sus ideas. Al verla, había olvidado todo el discurso que le iba a echar a Mary. Es más, el objetivo de la cita se volvía más confuso con cada paso.

La conversación se demoró en comenzar. Estaba clara la tensión entre ambos. Ella daba vueltas y vueltas a la tacita, como para no mirarlo. Para qué me invitó a venir, si no es capaz de decir nada? Y si comienzo a hablar yo, ¿qué le puedo decir? A mi ya se me quitaron las ganas de reclamarle o de decirle muchas cosas. Y preguntarle en qué anda, me da locha.... Ayyy no... por qué vine.

- Volví a escribir... Espero poder tener lista mi próxima novela pronto.
- Ahhh, ¿si? Mira qué bueno. Me alegra, porque lo comercial te estaba carcomiendo el cerebro.
- ¿Y tu?
- ¿Yo qué? 
- ¿Qué estás haciendo?
- Han pasado dos meses, no es que haya habido un cambio radical en mi vida. Sigo en lo mismo, haciendo consultorías, con las clases de yoga y viviendo una vida tranquila, feliz.
- Me alegra...

De nuevo un silencio se interpuso entre los dos... Un silencio en el que ni siquiera miradas había. Hasta que una frase lapidó todos los pensamientos.

- ¿Sabes? Te maté 
Los ojos de Mary se abrieron sin entender a qué se refería.

- Sí. Así como lo oyes. Te maté mil y una vez. Te ahogué, te atropellé, te envenené, te lancé de una ventana. Hice todo lo posible, pero con cada resurrección, tu recuerdo se volvía más fuerte.

Mary respiró aliviada. Este hijueputa y sus hipérboles de mierda, pensó.

- Y si me quieres muerta, ¿entonces qué hacemos aquí? 
- No has entendido nada. Te maté en mis historias, en mis sueños, en mi cabeza. Pero no he podido eliminarte.
- ¿Y qué quieres que haga con eso?
- No te estoy pidiendo que hagas nada. Solo te estoy diciendo lo que me pasa. 
- Pero entonces algo querías de mi, si no no me hubieras llamado o invitado.
- Esos fueron unos impulsos. Y tú acaso qué esperabas...
- Nada. Obvio que no esperaba nada. Es que de tí no se puede esperar nada coherente. 
- Pero...
- Pero nada... Es que tu estás loco de esa cabeza. Demente... Enfermo. Primero te armas toda una pantomima de relación para terminar conmigo. Tu lo que eres es un cobarde... Yo vine por curiosidad a ver qué tenías que decirme, y me recibes con que me quieres ver muerta. De verdad, de verdad, no sé a qué horas me enamoré de ti... Es que bruta es lo que soy. Claro, como tu no puedes ser feliz, me buscar para hacerme la vida miserable.
- No tienes que gritar. Tu siempre armando un escándalo.
- Ah! Ahora que hago escándalo.... Levantó de nuevo la voz y señaló a los señores de las mesas vecinas. Si ven? Me dicen que me quiere muerta y se molesta porque levanto la voz. Esto esto... que ustedes ven aquí es el mayor imbécil que se ha parido sobre la faz de la tierra.

No lo dejó pronunciar una palabra adicional. Agarró su cartera, su chaqueta y su celular. Salió de ahí tan rápido como pudo. Cruzó la calle y agarró el primer taxi que encontró.

Él trató de alcanzarla, pero entre entender la escena y pagar la aromática se le hizo tarde. Puta, eso me pasa por no tener claro el objetivo. Maldita sea... Todo salió mal.

Caminó lentamente entre las calles. Se repetía una y otra vez las palabras de Mary. ¿Qué sentido tiene todo si no soy capaz de ser feliz? Se preguntaba una y otra vez.

Mary llegó a su casa y hecha un mar de lágrimas le contó todo a su amiga. Desastre.


Fue II

Lea la primera parte Aquí

Puso el punto final y luego de una lectura rápida en diagonal decidió seleccionar todo y darle "delete". Fue en ese momento en que se dio cuenta de que matarla no era la salida. Había convertido la muerte en el mecanismo para olvidarla, pero entendió que la ausencia imaginaria de un cuerpo no era más que el reflejo de su incapacidad como ser humano. La mato porque no fui capaz de...

Y la mataba todos los días. En sus sueños, escribiendo sus guiones. La mataba en sus pensamientos, mientras comía. Mary era la muerta más viva de su vida, ya se le había convertido en un ser casi inmortal. Y siempre volvía... volvía convertida en el recuerdo de la última noche que la vio. Esa noche en la que la vio alejarse por la calle. Esa noche en que decidió matarla por primera vez.

- Ana... Han pasado dos meses y ni señales de vida.
- ¿Aún te sigues preguntando? A ese loco le falta una cuerda
- Ay,.. ese era uno de sus encantos.
- Eso lo dices ahora porque ya te desintoxicaste. Pero hace dos meses llorabas como una magdalena!
- Bueno si. Pero como dicen por ahí, no hay muerto malo.
- Creo que a ese debemos dejarlo bien muerto...

La conversación de las ahora roomates se vio interrumpida por una llamada. Mary agarró el teléfono y se lo mostró a Ana. Titilaba "el innombrable" (así lo habían bautizado luego de la ruptura)

- Contesta!!
- ¿Para qué? No que había que dejarlo enterrado?
- Si!! ¿pero no te da curiosidad? Además que deben ser vainas del destino!

- ¿Alo?  Bien muy bien y tu. ¿Y ese milagro? (Mierda qué pregunta tan imbécil) Nada aquí con Ana viendo películas (no podía haberle dicho algo menos estándar?) ¿Y eso? (Ahora qué putas querrá?) Claro que si. Dime cuándo. (La curiosidad mató al gato, espero que no a mi) Perfecto, allí nos vemos

- ¿Y?
- Que quiere tomarse un café conmigo. Como loco.
- ¿Y vas a ir?
- Claro... me da mucha curiosidad qué quiere...
- Vamos de compras... 
- Y a la peluquería.

Se puso hermosa, pero casual. Como manda la norma femenina. "Cuando vayas a ver a alguien de tu pasado hay que verse regia, pero no sobreactuada... Verse hermosa pero que no se note mucho la latonería y la pintura".

Llegó al sitio de encuentro. Un sitio no cargado de recuerdos o sentimentalismos maricas. Un sitio promedio donde sirven buena comida, donde puede desarrollarse cualquier historia sin mayores sobresaltos. Aunque en esa situación lo único simple fuera el lugar.

Casi no pudo dormir. Pensó toda la noche en qué decirle. Cada cosa le parecía estúpida. Al final el único motivo para dejarla era su necesidad de autodestrucción. "El problema es que tu no eres capaz de ser feliz", había sentenciado Mary una vez, y se terminó por convencer de que era todo cierto.

Sigue Aquí!!!

18 de octubre de 2012

Fue

Colgó y quedó con esa sensación que te quita la tranquilidad, el aire y te deja un vacío en la panza.

Miró el celular un rato, en caso de que él volviera a llamar. Dio tres botes en la cama. Comenzó a sudar frío...

Era un hecho: su tranquilidad no iba a volver. Así que hizo lo que todas las mujeres hacemos en caso de desesperación: buscar lo que no se nos ha perdido. Agarró el celular, el paquete de cigarrillos y salió al balcón. Al encender su cigarrillo marcó 'Lucho'.

Primer timbrazo. Segundo. Tercero... buzón.

Insistió. Primer timbrazo... Buzón

Redial... buzón.

Redial... buzón

¡Puta vida! Lo sabía, le dijo al cielo estrellado.

Como eran las tres de la mañana, imposible llamar a su mejor amiga, esa que siempre la tranquilizaba.

Buscó entre su ropa el juego de pastillas que nunca le fallaban. Un vaso de agua, y a la cama. Necesitaba dormir, o de lo contrario, lo mataría. Comida de trabajo!! My ass... Quien sabe en qué motel de mala muerte estaba!

No notó cuando él llegó a la casa. Él, como si nada, se acostó a su lado. Durmieron...

Al despertarse, lo vio profundo. No fue capaz de armarle una escena a esa hora. Necesitaba irse tranquila al trabajo. Se vistió y arregló sin decir ni una palabra o hacer ruido. Se fue pensando.
¿Será que estaba exagerando? ¿Paranoia?

Es que los antecedentes le daban la razón. Perro siempre será perro, le decían sus amigas. Y a pesar de las advertencias, ella decidió rehabilitar al gamín.

Pasó el miércoles, el jueves y el viernes. Ya estaba más tranquila. El trabajar mucho y llegar tarde a la casa resultó el mejor método para evitar la confrontación. La verdad siempre prefería no entrar en conflicto. Es que eso cansa mucho.

Recogió la correspondencia y ahí descubrió la diversión de esa noche. Lucho de turno y ella con la última revista de moda y chismes. Solo faltaba el helado, y listo.

Se puso cómoda, agarró una cobija delgadita y se sentó en el sofá. Helado de café en la otra mano y se dedicaría a matar neuronas. Las banalidades tienen su encanto.

Como siempre agarró la revista de atrás para adelante. Siempre es mejor iniciar por esos eventos a los cuales uno nunca está invitado, dice que no le importa, pero siempre quiere estar.

Fiesta de matrimonio. Divino el vestido... Y la sonrisa del novio...
Lanzamiento de un bar. Demasiada Loba suelta... Qué desastre
Cóctel de celebración. Lagartos.. Lagartos.. ¡Puta!
El recorrido visual se quedó clavado en una foto. En ella, Lucho con una sonrisa inmensa mientras una jetona le ponía un beso en la mejilla. Detalló todo. La mano de él en la cintura, la mano de ella en la cabeza de él. Respira, respira, respira... Pie de foto: "Feliz estaba el Director Comercial de Dexter Inc. con su acompañante, de quien solo sabemos su nombre: Lizeth. Muy acarameladitos. ¿Será que esta historia tendrá un final feliz?". Buscó la fecha del evento: Martes dos de octubre. Sí ese mismo martes que no le contestó. Ese martes, cuando ella llevó todas sus cosas para vivir con él.

¿História?? ¿Historia??? Si se supone que su maldita historia es conmigo.....

Sonó el teléfono. Era Ana.
- Supongo que ya viste...
- Puta!!! Me explicas? Me explicas? Mucho malparido!! Y yo tratando de llenarme de motivos para no hacerle un reclamo... Es que no entiendo... No entiendo!!
- Mi Mary, ya sabíamos que esto podía pasar.
- AAAhhh me tienes que repetir que me lo dijiste!! Ya sé que me lo dijiste!! Para qué culos me dijo que me viniera para acá??? Yo estaba demasiado tranquila en mi casa... Puta...
- ¿Qué vas a hacer?
- ¿Qué hago?

La casa era de él. En caso de algo a ella le tocaba sair con sus maletas a la calle. Menos mal no había entregado su piso. Menos mal esa vuelta se demoraba...

De nuevo los cigarrillos, y las patillas. Esta vez solo media, necesitaba estar tranquila, pero despierta cuando él llegara. Se sentó con su helado y setecientas ideas en su cabeza. Necesitamos un discurso sólido. Organicemos las ideas. Ensayó una y otra vez las frases.

Por fin llegó. Al abrir la puera la vio sentada con cara de asesinato en el sofá.

- Volviste a fumar.... Fue la primera frase que pronunció sin tan siquiera cerrar la puerta
- ¿Y qué? Ni que te importara!
- Supongo que ya te enteraste.
- ¿De qué? ¿Qué tengo que saber?
- Ahí está en la revista.
- Ahhh, ¿eso? ¿Que el martes te revolcaste con una loba que se llama Lizeth? Si, ya me enteré... ¿Y bueno?
- Bueno ¿qué?

Se quedó mirándolo esperando una respuesta. Nada. Él adoptó la misma posición.

- Traté confiar en ti. No armarme un video el martes. Y resulta que tenía razón. Mentiste. Mentiste. ¿Me puedes explicar como en un día pasaste de un "te amo, vente a vivir conmigo", y al siguiente se estabas metiendo en la cama con cualquiera?

Él solo la miraba..

- Quisiera saber... Si no me quieres, para qué me trajiste acá...
- Mira. La interrumpió. Así soy yo. Lo siento. Podría llenarme de excusas, pedirte perdón y decirte que te quedes conmigo. Pero no lo voy a hacer. Y no lo voy a hacer, porque no me arrepiento. Soltó una leve sonrisa.

Por lo menos la pastilla no me deja llorar, pensaba Mary.

Recordó las palabras de Ana. Dignidad ante todo.

Sin dejarlo terminar su discurso se levantó de la silla, fue hacia el cuarto y se puso una chaqueta y unos jeans

- ¿No me vas a decir nada acaso? ¿Y los reclamos? ¿La rabia?
- ¿Qué quieres que te diga? ¿Quieres que me reviente en llanto y me humille? Me queda claro que necesitabas probarte que una mujer como yo era capaz de ceder ante ti. Lo lograste y perdió el encanto. Perfecto. Uno no está donde no lo quieren. No necesito argumentos. No necesito tus respuestas.

Agarró su cartera, su teléfono y su caja de cigarrillos. Salió por la puerta con la frente en alto, pero con el corazón en los pies. Hijueputa, por qué me tuve que enamorar de tremendo imbécil.

Cuatro horas habían pasado desde que se tomó la pastilla y ya sentía que los efectos de la media dosis se  iban pasando.

Se paró en la puerta del edificio y Lucho, previendo el tiempo que le tomaría bajar los 3 pisos y llegar a la puerta, se asomó al balcón. Quería ver como se iba de su vida esa mujer que le entregó su vida y su alma, pero que era demasiado buena para él. La amaba profundamente, pero sus instintos eran demasiado fuertes.

Estaba lloviendo y no lo había notado. Puta me tocó mojarme. Malparida vida la mia.

Agarró el celular y le escribió a Ana. Comenzó a caminar fijándose en la pantalla del celular. Ahora cómo carajos consigo un taxi... Y esta perra no me contesta. Ahora sí la invadieron los sentimientos. Ira, tristeza, ganas de matar, ganas de morirse.... Mensajeaba, y mensajeaba... sin respuesta. Miró al sur y solo veía agua. Cruzó la calle. sin mirar al norte.

Un freno en seco...
Un golpe...
Un grito....
Un carro arrancó.

La lluvia se volvió un negro y una lágrima rodó por su mejilla, hasta fundirse en un charco de aguas negras. Negras, como fueron sus últimas horas.

Continúa aquí


25 de septiembre de 2012

Crecer

Saqué esto de una de mis series favoritas.

"There comes a point in your life when you’re officially an adult. Suddenly, you’re old enough to vote, drink, and engage in other adult activities. Suddenly, people expect you to be responsible. Serious. A grown-up. We get taller, we get older, but do we ever really grow up?"

"Llega un momento en su vida cuando se es oficialmente un adulto. De repente, tienes edad suficiente para votar, beber y hacer cosas de adultos. De repente, la gente espera que seas responsable. Serio. Un adulto . No, que nos haces volvemos más altos,  mayores, pero ¿alguna vez realmente crecemos? "




24 de septiembre de 2012

Una mirada bastó

Una mirada bastó para darse cuenta de las cosas. Estaba en ese momento en el que le aplicaba perfectamente aquel dicho que dice "no hay peor ciego que el que no quiere ver" o la canción "bruta, ciega, ciega y sordomuda". Pero esa mirada bastó.

Bastó para entender que no le pertenecía...

Julián y Amelia se conocieron no por casualidad. Fueron fruto de una doble cita armada por una de sus amigas. Esos asuntos que nunca funcionan, porque esas citas arregladas terminan casi siempre en desastre, fue perfecta para ellos. Se camuflaron en la conversación colectiva para abrirse el paso hacia el otro y terminar en un besito esquineado y una pedida de teléfono y e-mail...

Salieron, se conocieron, se besaron, se acariciaron. Normal. Como sucede cuando dos personas se gustan. Iban a cine, incluso a ver esas películas rosa que le gustan ella. Iban a fiestas, incluso a bailar salsa, ritmo que ella no sabe seguir con gracia. Fueron 'dates', luego novios. Hasta que un día se comprometieron.

Eran felices, sí. Se notaba, también. Todo el mundo lo sabía.

Pero con la llegada del anillo, se fueron varias cosas. Ella se petrificó del miedo. Él pensó que tenía todo asegurado. La emoción se perdió. Comenzaron a organizar una boda por que sí. A escoger flores porque sí; canciones porque sí... Daba igual. Nunca hablaron. Todo iba sucediendo porque sí.

- ¿Por qué lloras?
- ¿Tú aún quieres hacer esto?
- ¿Cómo así?
- Esto, el matrimonio... No era mejor cuando éramos solo novios

Un largo silencio se interpuso entre los dos. Varios minutos pasaron y ninguno podía decir más palabras. Mirándose a los ojos dijeron todo lo que sentían. Un abrazo selló la decisión.

Cancelar todo estuvo a cargo de esa misma amiga que los juntó. Al final, no era falta de amor, sino un momento no adecuado.

Amelia decidió irse a oriente a terminar su tesis de maestría, quizá buscando llenar ese vacío interior que muchos han dicho que se se sacia yendo muy muy lejos. Él, por su parte, aceptó una beca en Europa, de esas a las que pocos acceden, pero que a él le llegó como caída del cielo.

El tiempo pasó y curó las heridas. Julián conoció a Juana. Una española residente en París. Fabulosa ella. Amelia por su parte se dedicó a la lectura, a la cocina, a la meditación y a la fotografía de paisajes. Terminó su tesis un mes antes de lo esperado, así que se fue de eurotrip... Agarró sus libros, los regalos y sus recuerdos comprados en cualquier esquina, los empacó en una caja, los mandó en barco a su casa y arrancó.

Y llegó a París... Ese último lugar donde quería cerrar su viaje de sueños. Caminó entre calles. Le sonrió a extraños, tomó fotos, miró el cielo y tomó vino en cuanto cafetín se encontró en su camino. Y fue en uno de ellos cuando al fondo lo vio. Era Julián. Quedó absorta. No sabía si acercarse. Ni qué hacer.

¿Quién será esa mujer?", se preguntó.

Se dirigió al baño a ver si, por casualidad, él la veía y la reconocía. Pero eso no pasó. Estaba tan entretenido con Juana que poco o nada le importaba lo que sucedía a su alrededor.

Así que tomó un vino más, al que bautizó: Valor, no hay miedo, y se llenó de fuerzas para ir a saludar.

- ¿Julián? dijo con tono firme.

Él levantó la mirada y dejó a su pareja con una frase a medio terminar. La miró fijamente y luego de varios segundos dijo

- Siempre me gustó cómo te queda el cabello corto y sin tintes raros...

Juana confirmó lo que no quería afrontar: Julián no era completamente suyo. Era prestado.

La invitaron a sentarse en la mesa, y ella tras dudarlo unos segundos, aceptó. Hablaron los tres, sobre sus viajes, lo que han conocido. Sin mencionar el pasado. Pero la tensión era evidente: Juana miraba a Julián, quien no quitaba la mirada de Amelia, quien evitaba mirar a cualquiera de los dos, como si evitara quedar en evidencia.

Cuando ya se hizo de noche Amelia se levantó de la mesa. Se despidió y salió del café.

- ¿Qué esperas July? Ve por ella
- ¿Qué?
- No tienes que explicarme. Yo alguna vez estuve ahí
- En el lugar donde tienes a la persona de tu vida en frente y te toca definir si haces algo para recuperarla, o la dejas pasar. Yo hice lo segundo, me arrepentí y ahora me toca vivir con eso.
- Pero... 
- Vale mi July... tu y yo siempre seremos amigos.

Agarró su chaqueta en un afán, y salió corriendo. Por lógica supuso que Amelia buscaría la estación del Metro más cercana. Corrió como nunca antes lo había hecho. La alcanzó justo antes de bajar las escaleras que la llevarían a coger el tren a su destino.

- Quédate conmigo...
- ¿Por qué?
- Porque nunca he debido dejarte ir.

19 de septiembre de 2012

Se Busca Novio

Con el paso de los años, cada vez me parece más complicado conseguir un novio. Y pienso en esto regularmente ante la cantidad de amigas solteras que tengo. Las veo y son bonitas, inteligentes, independientes, trabajadoras, divertidas... Y nada que consiguen un novio.

Y al hacer miles de reflexiones sobre mis amigas y la soltería; sobre mis amigas y el no buscar novio para que llegue uno; sobre mis amigas y que es mejor solas que estar mal acompañadas... Llega la inevitable pregunta ¡¡¿DE DÓNDE CARAJOS SACA UNO A UN MAN QUE SE PUEDA CONVERTIR EN NOVIO?!!

...¿De un bar? Claro y de seguro nos vamos a sentar en la barra con cara de femme fatale esperando a que llegue un man medio churro, medio limpio y que no resulte un pelmazo; invite un trago y ponga un tema de conversación... Y de seguro vamos a esperar que ese man se convierta en el novio... Ok, no.

.. ¿Del parque paseando a su perro? Y entonces mi amiga sale con su perro y la respectiva pelota al parque, y se pone debajo de un árbol juegue que juege... y de repente, cuando la pelota cayó en un sitio recóndito del parque, llega el personaje perfecto, que también tiene un perro y sale a jugar con él. Me perdonan, pero eso se lee tan ridículo que NO es cierto (además, una de mis amigas sale con perro al parque y solo se encuentra con 'paseadores' de perros).

... ¿Amigo de mis amigos? Creo que no presentaría mis amigos a mis amigas... pobres ellas... Y el resto, ya tiene novias.

... De una biblioteca; un café, en el supermercado... Eso solo pasa en las películas. O chicas, alguna vez se les ha acercado un tipo a decirles: "te ayudo a cargar las bolsas del mercado?"

A este paso, cuando superamos los treinta y tantos, el nivel de dificultad se incrementa... ¿Será que me va a tocar decirle a mis amigas que se busquen un novio en internet? Va uno a ver y hay muchos casos de éxito por ahí rondando (para la muestra un botón)


18 de septiembre de 2012

Historia sin nombre

Abrió los ojos y ya no recordaba su rostro.
Ni su nombre.
Mucho menos sus manos o su cabellera...

Intentó volver a dormir, para ver si al despertar recordaba algo.

Pasaron unos minutos con aspecto de muchas horas y no pasó nada. Ni concilió el sueño, ni recordó.

Buscó con afán la caja de recuerdos donde solía guardar su imagen, su aroma, su sonrisa. Pero estaba vacía.

Se encogió de hombros. Era un hecho. Había olvidado... Su recuerdo se había esfumado, seguro había salido volando por la ventana.


Sacado de aquí

12 de septiembre de 2012

Uno está dónde lo necesitan

Estas últimas semanas no han sido fáciles.

Llegaron cambios inesperados que me agobian y maricadas varias en las que me ahogo.
Mi soporte en el trabajo -es decir, mis amigas- han estado en las mismas. Todas somatizando crisis al tiempo. típico de las viejas.

Una tarde, mientras ahogábamos nuestras penas con helado, nos preguntábamos ¿Qué lección tendremos que aprender de esto? Partimos de la premisa que: La vida te pone situaciones para que aprendas lecciones, y si no las aprendes, permaneces repitiendo situaciones similares hasta que aprendes y logras salir del círculo. Entonces, cada una de nosotras lanzó una teoría:

- Tenemos que aprender a trabajar a pesar del jefe
- Tenemos que ser menos apasionadas por nuestro trabajo. El trabajo es el trabajo, no media vida
- Uno está donde el Universo, el Destino, Dios, las fuerzas superiores -o como quieran llamarlo- lo necesita.
- Toca enfocarse con la cabeza y con el corazón para lograr los cambios que uno quiere...

Se acabó la mezcla de leche con helado y chocolate y no logramos sentirnos mejor... aun seguimos preguntándonos... ¿Y ahora? y nada que encontramos una respuesta

Seguramente se cerrará este ciclo, pasarán cosas distintas y en unos meses pensaré ¡Claro, ese Septiembre la vida quería enseñarme...? (Y seguro correré a contarles)

*Como sé que  muchos de ustedes quizá no entienden mucho  de lo que hablo, les cuento que cambiaron a mi jefe, al cual adoro, y estoy en proceso de adaptarme al cambio*

Y mientras soluciono mis dudas y crisis existenciales, me repito a diario: Al Mal Tiempo, Buena cara!



La imagen fue tomada de Aquí



28 de agosto de 2012

Alegría

La Música influye en mi estado de ánimo... Y en estos días de frío extremo, sí que se necesita de buena música, de buena energía. Estos chicos me acompañaron esta tarde... Y aunque pocos los conocen son una berraquera!

Espero les guste y lo compartan con más personas que necesiten un poco de alegría




27 de agosto de 2012

Los años no llegan solos

El viernes estuve de rumba... Así, casual. Estuvo buena. Como cualquier bar, ponían de todo. Salsa, merengue, vallenato, tropipop, reggaeton, Guetta, Britney, JLo... Y todo lo que suene bien para mover el cuerpo.

Lo mejor de la noche fue la parte 'retro', cuando pusieron esas canciones, que nos siguen causando la misma emoción que cuando teníamos 15. Pero ya a los 32 el cuerpito no responde igual, y la bailada se complica.

Así me sentí el viernes. Sonó el Carrapicho... Y cada vez que bajaba, tal como dicta la norma de bailar esa canción, me traqueaban las rodillas y pasar de abajo hacía arriba, era una odisea difícil de describir!

No sé que tan divertido es sentirse vieja... ¿Será esta una advertencia?



15 de agosto de 2012

Lamentablemente

Mientras lo escuchaba, pensó: "Lástima. Hubiéramos sido muy felices juntos. Pero ya es demasiado tarde".

Ella lo amó desde el primer momento. Digamos que lo vio y decidió que él tenía que ser suyo.

Fue una relación intensa, pero cero romántica. Nada de rosas, detalles, miradas, salidas a cine, cenas con velas o abrazos hasta el amanecer.
Se limitaron al agite de los cuerpos. A la pasión desenfrenada, dentro de un esquema de relación impuesto por él, que ella aceptó como último recurso.

Y funcionó, hasta que ella se enamoró.

Nunca fue capaz de decir nada. Pero lloraba en silencio. Renegaba de su suerte y por no sentirse correspondida.

Un día decidió renunciar. Recoger todo su amor... sus ganas y partir. "Chao", le dijo parada en el umbral de la puerta "desde hoy te dejo libre, ya no necesito más de ti".

Él no entendió nada. No encontraba motivos. Y tampoco reflexionó mucho sobre tema. Con el típico pragmatismo masculino lo asumió como un nuevo "shit happens" en su vida.

No le costó mucho conseguir a otra que muriera por él. Con la única diferencia que sí puso sus condiciones, no aceptó el esquema de él, sino exigió cariño y respeto. Hasta que él se enamoró.

Daniela sabía todo de ellos y su felicidad. Eso que el mundo es un pañuelo es cierto y resultó que tenían amigos en común que cada tanto hablaban de lo maravilloso que la estaban pasando Pablo y Eva.

Daniela se mordía la rabia y ante esos comentarios sonreía irónicamente! "Ojalá les dure", respondía.

Tuvieron que pasar varios meses para que ella encontrara a alguien que le ayudara a ocupar tu cabeza y su tiempo. El ser humano con el corazón roto y sin mucho que hacer comienza a ahogarse en su propia amargura. Pasaron muchos hombres, y con el tiempo ella comenzó a creer que Pablo era cosa del pasado. Se convenció de que lo había idealizado y que se había enamorado de un espectro, de un alguien que ni siquiera vagamente existía.

Sintió que la vida le sonreía... Hasta que se enteró de la noticia del matrimonio de Eva y Pablo, y del hijo que esperaban. Fue como si el fantasma de Pablo se levantara del fondo de las tinieblas y la hubiera arrastrado consigo a lo más profundo de la oscuridad. Se dio cuenta que no lo había superado. Así que decidió ahogar sus penas de amor y para eso, una semana de rumba bastó.

Y como no hay mal que dure 100 años ni corazón que aguante tanto, a fuerza del paso del tiempo, el recuerdo de lo que fue con Pablo se desvaneció. Un día simplemente, sin darse cuenta, dejó de recordarlo

Juan Carlos apareció y llenó a Daniela de miradas, caricias, amaneceres juntos, flores, besos... De amor real. "Cómo se siente de bien", se decía.

El universo conspiró y Daniela era feliz.

- Hola
- Hola?
- Soy Pablo
- Pablo????
- Te extraño
- ¿Fue que te enloqueciste? Han pasado muchos años... ¿A qué viene esto ahora?
- Tenemos que vernos.

La curiosidad mató la sensatez. Quedaron en verse en su café de siempre. Ese que fue cómplice de múltiples encuentros y cenas entre los dos. Daniela murió de los nervios. No entendía por qué tanto tiempo después se sentía tan fuera de lugar. Sintió miedo de que su mundo actual se derrumbara. Que Juan Carlos se enterara, no entendiera y no la perdonara. Alcanzó a sentirse infiel.

Mientras esperaba se fumó un par de cigarrillos, de los mismos que había dejado de fumar hace varios meses.

- Hola
- Tanto tiempo...

Le sudaban las manos, le temblaban las rodillas, casi no fue capaz de saludar.

- Pero cómo te han sentado de bien los años, el matrimonio, los hijos...
- Te sienta bien la ironía
- Bueno por lo menos reconoces que algo me queda bien
- No creo que hoy esté para decir mentiras.

Lo detalló, lo miró y a medida que lo escuchaba hablar o respirar, se le revelaba ante sus ojos un sujeto disminuido, apagado y poco atractivo.

Hablaron de todas esas banalidades que uno toca cuando no quiere afrontar lo fundamental. Se fue tranquilizando hasta que desaparecieron los nervios y le retornó el alma al cuerpo.

- ¿Ahora si me quieres explicar de qué se trata todo esto? Han pasado demasiados años y ¿ahora me sales con esto?
- No entiendo por qué no nos permitimos estar juntos... Admito que fui un inmaduro. Estaba embebido por por el deseo. Por el poder de tomar y desechar. Creí que eso lo era todo y no.
- Y ¿por qué nunca antes dijiste nada?
- Acaso ¿Tu dijiste algo? Simplemente te fuiste. Y yo no quise lidiar con el dolor.
- Ahora es mi culpa... Entonces, ¿tenía que arrastrarme infinitamente para que entendieras? Yo me enamoré, tu lo sabías y no hiciste nada, me fui y no hiciste nada. No me culpes, no seas injusto.

Él guardó silencio. Sabia que los argumentos eran poderosos...
Ella irrumpió con la pregunta lógica.

- ¿Y Eva? No que eran tan felices....
- Lo intenté todo con ella. Pero solo es hermosa. Es más bruja que otra cosa. De esas que te envuelven y ya en aus redes, no puedes huir. No me dejaba decidir, o tan siquiera pensar por mi mismo... Luego de años, se agotó y tu recuerdo se hizo más fuerte.
- Y decidiste aparecer.
- Así es...
- Mira, no sigas. Me parece muy osado venir ahora a decir todo esto, sin preguntarte si yo estoy dispuesta o su por lo menos soy feliz... ¿Acaso creíste que yo, todos estos años estaba sentada en mi ventana esperando por ti? Lo siento y es una lástima, porque hubiéramos sido muy felices juntos. Y lamento mucho que seas infeliz con tu familia. Uno se debe a las decisiones que toma.

Agarró su cartera. Dejó algo para la cuenta y se fue. Estando parada en la puerta se volteó y dejó escapar un último suspiro. "Lástima", se dijo.

30 de julio de 2012

Deseos

Ella simplemente quería que la quisieran. Quería un novio.

Y se esforzaba para que eso pasara. Era casi que la mujer perfecta. De esas que todos dicen "ella sería la mamá de sus hijos". Buscaba el equilibrio, ni tanto que asuste, ni tan poco que aburra. No se las daba de lista, pero no se dejaba tildar de boba. En las citas comía lo necesario para que el hombre pensara "Qué bueno una mujer que coma", pero paraba justo antes de llegar el punto de pasar por una 'marrana'.

Era linda. Sabía caminar, coquetear, maquillarse, mirar, besar, hablar.

Pero algo pasaba. Dos fechas, dos citas y luego nada. Era como si se los tragara la tierra. Todos iniciaban con un gran interés, llamadas, invitaciones y de resto, nada. Es como si ninguno de los tipos fuera capaz de darle algo más de un beso.

¿Qué pasaba? Todos tejían teorías sobre el asunto. El grupo de amigas no entendía.
- Eso es que los tipos son idiotas y se asustan con una vieja como tu...
- Es que se dan cuenta o saben que estás desesperada buscando novio
- Ay, eso es porque el que no muestra no vende
- Es que le pones mucho misterio a salir con los manes....


Todas las apreciaciones, llegaban a la misma conclusión: se estaba usando la estrategia equivocada. Pero era lo único que conocía. Al final de cuentas, ella no fingía. Así era ella: todo en sus justas proporciones.

Así que definió que el problema no era de ella, sino del mundo masculino que no la entendía. Simple. Dejó de salir. A todo le decía que no. Dejó de importarle el asunto de tener a alguien que la quisiera, de tener un novio. Llegó el momento en que se olvidó del tema.

Hasta que un día, desapareció.

¿Seguramente nunca han pensado que son nuestros deseos los que nos mantienen vivos?

11 de julio de 2012

Odio las historias de corazones rotos

Una de las personas favoritas en mi vida es mi hermanita. Digamos que en muchos aspectos es mi héroe personal. Y, aunque ella a veces lo dude, ante las circunstancias, es una dura.

Pero hoy, alguien le rompió el Corazón. Por cualquier motivo, no importa. Por eso decidí escribirle.

Anoche, me despertó a las 12 de la noche porque estaba muy triste y necesitaba hablar con alguien. Durante una hora se quejó, y yo rebatí sus argumentos. Al final de la historia, las hermanas mayores estamos para regañar, y nunca para 'pobretear'.

En medio de la conversación me dice "Naty, puedes adelantar el tiempo?" Frase que me rompió el corazón. ¿Cómo hacer para que el tiempo pase más rápido y se lleve el dolor causado por la desilusión? No hay fórmula. Pero ese es el deseo que deben tener todas las personas que hoy tienen el corazón roto.

Y quizá las palabras no ayudan a minimizar el dolor, porque cuando el corazón está roto, el sentimiento le gana a la cabeza por un momento, y sentirse morir, parece la mejor salida. Pero cuando uno se da cuenta de que no se murió, se siente poderoso, vivo, más fuerte.

Hoy le quiero decir a mi hermanita (usando palabras de una amiga) "Lo que es de Dios no hay nada que lo detenga. Y si estas cosas pasan es porque vienen cosas maravillosas." Y para eso solo se necesita paciencia.

A mi hermanita, que nunca dude de ella. Que se concentre en sus metas, en quererse y amarse. Que si ha salido de todas, seguro sale de esta y más rápido que nunca.

Te mando un beso y un abrazo




6 de julio de 2012

Problemas y defectos...

¡Tengo un problema con los nombres!

Para cualquier persona normal ese pequeño defecto no significaría nada, pero para mí, que trabajo en comunicaciones, sí es problemático.

Me pasa constantemente que no recuerdo el nombre de un alguien y termino bautizándolo en mi celular bajo apodos como "Man Moreno alto de la Universidad" o "chica blanca prensa oficina tal"... Por lo que mi celular parece un Sancocho de apodos difíciles de reconocer.

Soy un desastre!!

Así como cuando me saludan por la calle y 'sé que la conozco, sé que la conozco, pero ni idea de dónde' y duro todo el día pensando cómo conocí al personaje, dónde y por qué siento que conoce algún secreto oscuro de mi vida.

Sudo frío cuando en temas laborales me hablan de alguien y me toca preguntas "y ese quién es?" y
Me responden "ay niña!!! El gerente de tal cosa".

He intentado diversos métodos para lograr acordarme y aprenderme rápido los nombres, y nada funciona. Será que a mis 31, ¿Soy un caso perdido?

5 de julio de 2012

Pies descalzos

Me gusta andar descalza. No es raro que en algún momento en la oficina me quite los zapatos!

A veces me estorban... Quisiera andar descalza siempre (claro que el asco por lo sucio de los pisos me gana)

No hay mayor felicidad que llegar a mi casa y botar los zapatos a la mierda y sentir el piso frío en la planta de mis pies.

Por eso amo estar en la playa (extraño la playa) porque puedo caminar descalza y sentir la arena en mis pies.

Para mi, la libertad no tiene zapatos y mis pies descalzos son su máxima expresión!

4 de julio de 2012

Decisiones...

Definitivamente sufrir es una decisión.
O una excusa.

Tanto como ser feliz.
Sonreír.

Tu decides si llorar o reír.
Si hablar o callar

Si bailar o quedarte congelada en una esquina.

El sufrimiento no se da porque sí.
Tu decides, si quieres sentirlo o no.
Tu mismo te sumes en la tristeza y en el autocompadecimiento.

Es similar a que el des-amor no mata, pero estarías dispuesto a morir por alguien.

O a que la perspectiva depende de si ves el vaso medio lleno o medio vacío,

Todo eso son decisiones.
No sufrir está únicamente en las manos de cada uno.

2 de julio de 2012

Busy, Ocupada, en la inmunda


Estoy ocupada, así o peor que en la foto. Por eso el abandono y la falta de cabeza para escribir historias, y con tan pocos sobresaltos en mi vida, que los insumos se están acabando.

Espero pronto estar de vuelta y darles algo que valga la pena leer.

Gracias de todos modos por seguir aquí

Naty - @state_0f_mind

17 de junio de 2012

¿Ustedes qué saben de amor?

Un día vino de visita una amiga con su hijita de unos 6 años. 
Como siempre le celebré todo. Cómo ha crecido, cómo está de hermosa y cómo sus rizos van a ser la envidia de todos.
Jugé con ella.
Hablé con ella.

En medio de una charla sobre su explicación a los colores de su oso nuevo, me entró una llamada de mi novio.

Hola Amor. Si aquí con Margarita y Julieta. Claro jugando como siempre. Si mi amor, a las 7 estoy lista. Perfecto. Un beso, Te amo!

Cuando colgué la llamada, veo a Julieta mirándome como si la hubiera insultado o peor... como si hubiera dicho una palabra prohibida en su presencia.

- ¿Qué pasó?, le pregunté
- Nada
- A ver, dime...
- ¿Hace cuánto no miras las estrellas? contrapreguntó
- No sé, dije esperando a ver con qué salía
- ¿Hace cuánto no hueles una flor en el jardón?
- Creo que hace muchos meses
- ¿Por qué te asustan las mariposas?
- No sé, me dan miedo... Ya me estaba asustando, porque no entendía a dónde quería llevarme
- Hace cuánto no comes chocolate o helado porque estás a dieta?
- Uff... ya ni recuerdo como saben
- Entonces, dijo -poniéndose de pie y adoptando la majestuosa posición de jarrita-, ¿cómo te atreves a hablar de amor? ¡Tu no sabes nada del amor si no haces ninguna de las cosas que te dije!

Se dio la vuelta y se alejó con un paso firme, como de general. Me dejó sentada en el piso, mirando a lo lejos, preguntándome ¿Qué sé yo del amor? Y hasta donde se ha tergiversado el concepto.

11 de junio de 2012

Un poco de realidad

Me encontré esta cita en una novela que estoy leyendo:

"After love came separation, and after separation death … According to my friend, Mr. Shakespeare*".

Y me alegró pensar que -a pesar de haber siempre anhelado que me amaran como Romeo a Julieta- las tragedias y las muertes por amor solo existen en los libros.



*Después del Amor viene la separación, y después de la separación, 
la muerte, de acuerdo con  mi amigo  el Señor Shakespeare*

31 de mayo de 2012

Algo Nuevo

Esta semana recibí una invitación del Diario El Universal de Cartagena para hacer parte del grupo de Bloggeros de la edición digital del diario.

Acepté. Entonces también estaré escribiendo por allá!!

Este es el primer post
Este es el segundo post
Este es el tercer post

Y no se preocupen, que los seguiré molestando por acá... Y por allá!!

30 de mayo de 2012

Adiós a la Talla 10

El sábado me levanté, me arreglé para ir a una reunión a la que me invitaron y oh sorpresa! no que cerraban los jeans. Pero por primera vez, no me importó de a mucho.

¿Será que con los años uno deja de preocuparse por este tipo de banalidades?

En lugar de ponerme unos jeans, saqué un pantalón negro y me fui para la fiesta que tenía. Simple.

El domingo intenté de nuevo con uno, el que más me gusta, y nada. Casi no logro que me subiera por las caderas. ¡Es una realidad! Tengo el culo tan grande que ya no me entran! Ja! la talla 10 ya no es lo mío, pensé. Y me puse otro pantalón.

Mi novio me preguntaba. ¿Pero será porque tienes el periodo? Espero que sí, vamos a ver si luego me entran. Pero de nuevo, para mi sorpresa no hubo nada de drama en mi reflexión.

Lo que más me sorprende es que, tal como dicen mis amigas, tengo una fijación con el tema del peso. Cuando veo a alguien lo primero que le digo es "Cómo estás de flaco (a)" "Cómo te has engordado" "Estás a dieta?" Y ese tipo de cosas.

El lío, más que la vanidad o la banalidad de por qué me he engordado es saber por qué me engordé. Si bien no me está importando mucho este tema ahora, no quiero llegar a ser una vaca talla 18... Gracias pero paso.

Entonces el análisis llevó a aceptar varias cosas que tengo que aceptar:

Y sí, he comido demasiada pizza, demasiado helado, demasiadas hamburguesas y demasiado chocolate.
Y sí, tengo nuevo trabajo y mucho estrés!
Y sí, me da pereza comer la comida que me prepara mi empleada
Y sí, cuando peleo con mi novio como el doble... Ya lloro menos, pero como más
y sí, amo comer!!

Hay miles de motivos pero hay uno peor que todos... Me da más ansiedad y más hambre cuando pienso que estoy gorda! Por ejemplo, me digo "hoy por la noche solo un yogurth" y a las dos horas me veo esculcando la nevera: que el queso, que la galleta, que... que... que... y luego me miro al espejo.

Hoy es miércoles y me entró uno de los jeans talla 10, el más viejo, que asumo que parece un talla 12 de tanto uso que le he dado... Respiro tranquila, aun no tengo que gastar mucha plata en ropa... ¿Pero será que podrá cerrar el pico?

Para los hombres que visitan el blog. 
Pido mis disculpas por poner este tema  tan femenino, 
pero tenía que escribirlo en alguna parte.

29 de mayo de 2012

Jodi... Dos

Él le hablaba sin parar. Pero ella solo miraba a lo lejos. Esperaba la luz que le indicara que podía cruzar. Sabía que si volteaba a mirarlo y escuchaba todo lo que estaba diciendo se descompondría. Comenzaría a llorar y quizá a gritar lo mucho que lo despreciaba. Ya le había dejado claro el punto. No quería volverlo a ver.

Pero él insistía.

- Perdóname. No quise mentirte.


Como si todo se tratara de una mentira. Era como si existiera un otro Javier que ella no conocía.

Sintió miedo.

- No entiendo por qué no eres capaz tan siquiera de mirarme.


Caminó una cuadra más. Y él continuaba con su discurso. Se desesperó. Le hirvió la sangre. Paró en seco y gritó

- ¡¿¿¿Qué coños quieres que te diga!??? A ver!!!!!! ¿¿Si durante un año de relación conmigo me mantuviste oculto que tenías un hijo???


Él bajó la cabeza. Realmente no sabía qué esperaba.

- ¡¡Vaya que eres un mentiroso de puta madre, eh!! Felicitaciones... 


Él seguía sin decir nada más. Realmente era ridículo. Debía retirarse. Miró a su alrededor y notó cómo todos los que habían escuchado a Johana gritando lo miraban con reprobación.

- ¡¡Lárgate!! ¡¡Lárgate de mi vista!! No quiero volver a verte. Mentiroso. Mentiroso


Aceleró el paso y se perdió entre la multitud.

Él se quedó de pie. ¿Valdrá la pena?, se preguntaba.

Pasaron los días y Johana no aparecía. No respondía. Y él iba perdiendo todas las esperanzas.
Cada mensaje que recibía era como una puñalada. ¿Cómo alguien puede decir amar a otra persona y mentirle de esa forma?, se preguntaba.

Hola Johana


Este es mi último esfuerzo por intentar contactarte. He tratado de darte un espacio para pensar. He tratado de no dejarte olvidar que quiero que arreglemos las cosas. Pero si definitivamente vas a preferir que esto se termine por un aspecto de mi pasado, ya no hay nada que pueda hacer. Entonces te digo adiós. Adiós a todo lo que fuimos y lo que construimos. Adiós a nuestros sueños. Sé que mentí. Sé que la cagué, pero ¿acaso eso arruina nuestro futuro juntos? Te amo, hoy y siempre. Javier.


Arrancó en llanto. No se había permitido derramar ni una lágrima desde el momento que descubrió que  las visitas a su madre en el hospital terminaban en una ida a cualquier parque con un hijo que ella no conocía, ni sabía de su existencia. Eso me pasa por confiada y relajada, le decía a sus amigas.

Pero con esa carta sí se dedicó a pensar. y le dolió. Le dolió la falta de confianza. Le dolió saber que quizá ella era la culpable de que Javier tuviera que mentirle. Que él ya tenga un hijo puede ser la salida para que yo no tenga que tener uno propio, pensaba en medio del llanto.

Se secó la cara, se echó maquillaje y salió corriendo hacia la casa de él. Si lo de ellos era real, claramente esto no debía acabar con su futuro.

Quería darle una sorpresa. Abrió la puerta con cuidado para no hacer ruido. Notó que todo estaba a oscuras. Entró al cuarto y en la cama notó dos cuerpos. No podía creerlo. ¿Para qué pedir tanto perdón su a la vuelta de un minuto ya se iba a acostar con otra?

Dejó las llaves sobre la mesa de comedor y volvió a salir. Quería gritar de la ira, pero sabía que no valía la pena. No más, nunca más, se dijo. 


Bajo en el ascensor y al abrir la puerta en el primer piso. Oh sorpresa!

- ¿Tu no estás arriba?
- ¿De qué hablas?
- Acabo de verte en tu cama con otra persona.
Javier reventó en risa.

- Mi Joha. Desde lo sucedido contigo le presté mi apartamento a mi primo y a su novia que vienen desde Australia, y que me estoy quedando en otro lugar. Los recuerdos son demasiado horrorosos en mi casa.


- ¿Entonces?
- ¿Entonces tu qué haces aquí?
- Quería saber cuándo me presentas a tu hijo.


La abrazó con todas las fuerzas y le susurró al oído. Gracias. Te amo.

20 de mayo de 2012

Ingenuidad

- Llega un momento, en la edad de un hombre, que tiene que decir 'no gracias'.


Al escuchar esas palabras pensó 'quizás ya maduró'. Fue como si le hubieran desatado todas las ganas que había en ella. Decididamente contoneaba sus caderas por todo el lugar. Se paseaba en frente de Alejandro cada cierto tiempo. Se hacía desear. Y él lo notaba. Tenía claro que había logrado atraer, por fin, la atención de Amanda.

Ella nunca había querido aceptarle invitación alguna a Alejandro. 'Es demasiado perro', siempre decía. Pero al parecer, los años y el divorcio, le cayeron bien.

- Te había perdido el rastro, preciosa.
- ¿Nunca perdiste la costumbre de llamar así a las mujeres?
- Quería saber si lo recordabas
- Son de las cosas desagradables que no se olvidan tan fácilmente.
- Ja! Siempre tan agria. ¿Te sirvo un trago?
- Con hielo, por favor.


La sala de la casa estaba llena de nuevos y viejos amigos, los últimos conocedores de cuántas veces Amanda rechazó a Alejandro. Los otros, seguro pensaban que se acababan de conocer y que iniciaban el ritual del coqueteo.

- ¿Cómo estás?
- Bien... Aunque eso ya lo sabes. ¿Exactamente qué quieres saber?
- ¿Por qué hoy me sonríes y ya no me miras con desprecio?
- ¿Quizá estoy probando si aun eres un ser despreciable o si, por el contrario, has cambiado en algo?
- ¿Me preguntas?
- Whatever...


Se dio la vuelta y desapareció entre los invitados.

No volvieron a verse esa noche, pero dos días después...

- ¿Vamos a cenar?
- ¿Por qué crees que te voy a decir que sí?
- Porque de seguro te mueres de ganas de comprobar tu teoría, cualquiera que esa sea.
- A las 9:00 Donde Andrew.
- Perfecto


La cena fue maravillosa. No pararon de hablar, de reírse de coquetear. Con cada respuesta y cada pregunta Amanda se convencía cada vez más de que Alejandro había cambiado. Así que cada momento soltaba más y más.

Se comenzaron a ver con regularidad. Y aunque se moría de ganas, él se ahorró las frases trilladas de 'tantos años deseándote' o 'siempre quise estar contigo, pero nunca me lo permitiste'.

Prefería callar y fingir un poco más. La verdad es que siempre le tuvo ganas, y eso no había cambiado. Solo que esta vez decidió hacer las cosas al derecho.

- A las viejas hay que darles lo que ellas quieren.
- Pero eso es demasiado exhaustivo, replicaba su amigo de tragos
- Pero efectivo. Es transaccional: les das lo que ellas quieren y te terminan 'pagando' con lo que tu quieres
- Tiene sentido...


Y así fue. Era caballeroso, tierno, divertido. Evitaba las frases clichés, de esas que se usan para conquistar chicas fáciles en los bares... Pagaba cuentas caras, veía películas francesas. Todo para poder estar entre sus piernas en las noches y besar sus dulces labios.

Pero como le sucede a los animales, cuando obtienen su presa, se aburren. Pero Alejandro estaba cómodo, y eso le gana al aburrimiento y a las ganas de volver a salir de caza.


- ¿Tú qué haces con Alejandro?
- Me lo reencontré en la fiesta de Sofía y resulta que maduró, y es tan... tan... fantástico.
- ¿Segura?
- ¿Por qué me preguntas?
- Míralo por ti misma.


Y apuntó a la esquina del bar.

- ¿Qué hace aquí?
- Espera...


Cuando menos lo esperaba, y luego de varias noches fabulosas esa semana, no podía creer lo que estaba viendo.

Él, abrazado entre dos chicas de dudosa reputación, de esas que muestran tanto que nada se imagina.

Le dieron ganas de vomitar. Pero tomó aire y fuerzas de donde no las tenía para cruzar el sitio y ponerlo en su lugar.

- ¿Podemos hablar afuera?
- ¿Amanda?
- ¿Así de borracho estás que no me reconoces?
- Señoras y señores, dijo casi que gritando, les presento a la pobre ingenua que creyó que el divorcio me había cambiado.


Se sintió observada por todas las personas del lugar. Y no sabía qué hacer. Es más, no entendía qué pasaba

- Sí, ella, es de quien les estaba hablando. Querida mía, los hombres perros no cambian, solo que aprendí que a una perra frígida como tu se conquista con detalles y falsa honestidad. Y me creíste. ¿Que tu ibas a demostrar una teoría conmigo? Creo que yo demostré una contigo. ¡SALUD!


Y todos alzaron la copa y respondieron ¡SALUD!


Iba a retirarse humillada e iracunda, pero se volteó y se acercó a él. Tuvo que quitarle de encima a una de las lobas y le susurró 'Por lo menos no soy la única con SIDA aquí".


Retomó el paso sonriente y complacida. Mientras la chica que estaba encima de él se fue retirando y le dijo a sus amigas lo que había escuchado. En menos de lo que se alcanza a contar uno, Alejandro estaba solo, pagando la cuenta de lo consumido por sus 'amigos' y contando cuántas veces había tirado con Amanda sin protección.







9 de mayo de 2012

Kind And Generous

Porque aunque todo haya sido malo...
Aunque sientas que todo se va de culo para el estanco.
Aunque te cueste reírte de la vida...

No hay nada como llegar a casa, poner la música a todo volumen, cantar y bailar como loca.

Y hoy, en un día donde he derramado lágrimas de tristeza y desesperación, recuerdo las palabras de una amiga anoche, cuando dijo  "Yo siempre aplico esto, oye la canción y verás..."

Y sí. Aunque todo esté mal, no hay nada más reconfortante que ver cómo se acaba el día y poder dar las GRACIAS por poder sentir, así sea tristeza y desesperación.

Así que declaro a partir de este momento mi himno...




Kind and Generous


La-la-la-la...


You've been so kind and generous
I don't know how you keep on giving
For your kindness, I'm in debt to you
For your selflessness, my admiration
For everything you've done, you know I'm bound
I'm bound to thank you for it


La-la-la-la...
You've been so kind and generous
I don't know how you keep on giving
For your kindness, I'm in debt to you
And I never could have come, this far without you
For everything you've done, you know I'm bound


I'm bound to thank you for it


La-la-la-la...
Oh, I want to thank you for so many gifts you gave
The love, the tenderness, I wanna thank you
I want to thank you for your generosity, the love
And the honesty that you gave me
I want to thank you show my gratitude


My love, and my respect for you, I want to thank you
Oh, I want to thank you, thank you; thank you, thank you
I want to thank you, thank you; thank you, thank you

Amable y Generoso

La-la-la-la ...

Has sido tan amable y generoso
No sé cómo seguir dando
Por tu bondad, estoy en deuda contigo
Por su abnegación, mi admiración
Por todo lo que has hecho, tú sabes que yo tengo más remedio
Estoy obligado a darle las gracias por ello

La-la-la-la ...
Has sido tan amable y generoso
No sé cómo seguir dando
Por tu bondad, estoy en deuda contigo
Y yo nunca podría haber llegado, hasta aquí sin ti
Por todo lo que has hecho, tú sabes que yo tengo más remedio

Estoy obligado a darle las gracias por ello

La-la-la-la ...
Oh, quiero darle las gracias por tantos regalos que le dio
El amor, la ternura, quiero darle las gracias
Quiero darle las gracias por su generosidad, el amor


3 de mayo de 2012

No olvidar

¿Por qué si la magia está en los detalles, los olvidamos fácilmente?

Un beso, un abrazo, una sonrisa.

Una flor, el arco iris, un atardecer.

Una llamada, un ¿cómo estás?

Caminar bajo la lluvia; acostarse al sol.

Un dulce, un niño, las ganas de jugar.

Soñar, respirar, sentir...

¿Por qué si las grandes cosas se construyen de pequeñas, las menospreciamos?

Sentir el aire, contemplar el mar.

Bailar sobre la cama.

Cantar a grito herido.

Oir la música a todo volúmen.

¿Por qué le damos importancia a lo que piensan esos otros que no nos conocen si se interesan por nosotros?

Gritar de la emoción.

Llorar de felicidad.

Reír hasta que te duela el estómago.

Salir en pijama.

Caminar descalza por la playa.

La próxima vez, en lugar de preguntarte para qué, pregúntate cuántas sonrisas te brindará o si realmente te hará feliz... Si la respuesta es negativa, seguramente no valdrá la pena.


20 de abril de 2012

Let go

Se despertó y estaba sola. Esa mañana por fin comprendió que todo había terminado.
Miró a su alrededor y no había nada, solo vacío. Esa mañana entendió que debía construir sobre las ruinas.
Puso los pies en el piso y lo sintió frío. Se alegró porque por lo menos algo sentía.
Se dio cuenta que no estaba muerta.
Que el mal de amor no mata. Que lo que mata es la falta de ganas.

Abrió la ventana y sintió el viento en su cara. Se alegró de estar viva. Miró hacia abajo y supo que no estaba lista para morir. Miró al horizonte y comprendió que tenía mucho por hacer. Que buscar el amor no es el único imperativo.

Bajó corriendo las escaleras. Salió a la calle. Corrió hacia un parque. Ahí, sobre el césped, descalza, en pijama abrió los brazos, miró hacia el cielo y gritó. "Estoy lista para dejarte ir".


Tomó aire y gritó más fuerte. "Quiero dejarte ir".

Sintió su alma aliviada.

Sabía que desde ese momento Martín sería un hermoso recuerdo más y un ángel que la cuida desde el cielo.

19 de abril de 2012

Mis Amigos de hoy

Este post tenía un objetivo que mutó y se creció. Espero haber nombrado a todos mis grandes amigos. Y si no, lo siento, prometo reinvidicarme

Cuando yo estaba en bachillerato tenía un grupo de amigas. Cinco en total. Nos llamaban las ‘Urracas’. Éramos inseparables. Hacíamos todo juntas, sobre todo las maldades. (Pero esa es otra historia.)

Durante la Universidad tuve, si es el caso, dos amigas insuperables y ya. Digamos que no era muy amiguera ni amigable en esa temporada.

Luego comencé a trabajar, y desde ese momento mis amigos han fluctuado. Un año mi mejor amiga es una persona, al año siguiente otra.

Creo que mi estabilidad en materia de amigos la representa María Andrea, que es mi amiga desde el primer día de la universidad. Hemos vivido y trabajado juntos. Creo que ya superamos todas las crisis y aunque muchas personas se preguntan por qué somos tan amigas (por aquello de la diferencia de carácter) yo entiendo que es eso de ser tan diferentes lo que ha permitido que las vainas perduren. Ahí estamos la una para la otra siempre y aunque algunas quieran desplazarme, eso no se puede, porque dementes como yo, pocas. Y Andre necesita un poco de locura radical en su vida.

Otra que ha durado es Ingrid. Que aunque tenemos grandes diferencias políticas y conceptuales, nos hemos apoyado tanto en momentos difíciles, que aunque nos separemos por temporadas, sabemos que con una llamada, se le tiene el apoyo.

Hoy por hoy están en primera línea: Paola, Karen y Alejandra. Que pasaron a ser excompañeras de oficina a cómplices de miles de conspiraciones, sobre todo en el ámbito laboral. Son mayores que yo, casadas o divorciadas, una embarazada, la otra con hija y la tercera con ninguno de los anteriores. Creo que nunca había hablado todos los días con alguna de mis amigas. Con ellas sí.

En materia de hombres tengo 4: Mi novio, Mauri, Germán y Tavo. La historia de Gustavo está escrita aquí, Germán es mi amigo de sensibilidad femenina, Mauri me debe su novia actual (aunque al comienzo yo no estaba de acuerdo con esta relación) y mi novio tiene su propia historia. De ellos, solo Cami y Mauri viven en Bogotá, así que la relación con los otros da por chat o gracias a visitas esporádicas. Gustavo es el encargado de que yo publique un libro algún día, Mauri el encargado de darme ánimo y sermones, así como grandes asesorías como revivir mi portátil o recuperar las fotos de mis viajes que se borran por error. Germán, además de poner la música en mis cumpleaños, se mama mis sermones cuando me cuenta de sus amores frustrados y con Cami queremos ser felices el resto de la vida.

Pero desde hace más de un año me ha pasado algo que no me sucedía desde el colegio: tengo un grupo de amigos. Es decir, mis amigos siempre han sido distintos, y en algunos casos no se han caído bien. Osea, parche, combo, grupo nunca había tenido desde ‘las Urracas’. Y aunque siempre había renegado de los combos, esos mismos que se la pasan juntos de arriba a abajo, o que tienen chistes internos y se la pasan rajando de todos los que no piensan como ellos, hoy me parece fabuloso.
Creo que siempre había renegado movida por la envidia, porque quería mi propio grupo con quienes ir de arriba para abajo o con quienes tener chistes internos. ¡Cómo se divierte uno con tonterías!

Pues bien además de mi novio y Germán de ‘mi rosca’ hacen parte: Jime, con quien estudié toda la carrera pero nunca me quiso (al 99% del semestre yo le caía mal). El día que decidimos ser amigas, en medio de una pequeña rasca me dice “Marenco, menos mal cambiaste”. Ya se podrán imaginar el resto.

Jaime – Luquecito-: hoy es el marido de Jime. Se conocieron el mismo día que mi novio y yo. Es un personaje, que sorprende con sus chistes y sus coreografías a altas horas de la noche. Le gusta la música, si es en acetatos, mejor y tiene la capacidad de alcahuetear cualquier cosa.
Xime: La cucha del combo, pero tiene alma de adolescente mutante. Tiene una velocidad mental que muchos envidiarían, sobre todo si se trata de burlarse de alguien. Madre adoptiva de a Alejandro, ama de casa y esposa dedicada. Y su mejor aporte al grupo fue su marido que por adopción y porque no hubo otra salida, va con nosotros a todo.

Alejo: 23 años y una intensidad única. Se delica por todo y no se la deja montar porque llora. Ahhh Mentiras (¿ya va a llorar?). Es pilo e incondicional. Desde que lo conozco se enamoró de una amiga (que no hace parte del combo) y se van a casar. Y yo estoy esperando que me invite (¿oyó piro_o?)

Mafe, la otra bebé. Tiene como 21, estudia, trabaja y parcha con nosotros. Cuando la conocimos nos llevó a su casa para que sus papás nos conocieran y supieran que su hija está en ‘buenas manos’. Eso está por verse.

Yohanna vive en Cartagena, es la cuñada de Alejo y resultó metida en el grupo por carambola. German tiene una relación platónica con ella, pero ambos saben que nada que ver. Es una dura y en la costa le dicen ‘dotora’. Estamos cruzando los dedos de que la dejen mucho tiempo en Cartagena para tener hotel sin pagar en esos lados.

A excepción de Germán y Jimena a todos los conocí por internet. Y por aquello de las afinidades y encuentros varios en diferentes eventos y lugares, terminamos pegados como el chicle. Bromeando nos autodenominamos ‘el pupitre cojo’, porque nunca podemos estar todos juntos al mismo tiempo. Bromeando tenemos grupos privado en fb, bromeando tenemos una conversa constante en voxer, bromeando tenemos un grupo en whatsapp.

Bromeando somos demasiado intensos. Bromeando terminamos siendo amigos. Pero en serio los adoro.