12 de febrero de 2012

SOCIOCONFUSOS

Hace más de dos años que dejé de tener 'dates'. Pero mis amigas, que permanecen solteras, sin novio y sin maridos me mantienen al tanto de lo que sucede cuando uno sale con tipos y no funciona. Y debo confesarlo: no dejan de sorprenderme.

Últimamente he escuchado un par de historias que me llevaron a acuñar el término 'socioconfusos', es decir dícese de aquellos hombres que dicen una cosa, y hacen otra completamente opuesta y dejan a las mujeres viendo un chispero pensando 'y es que acaso este personaje no se tomó el litio'?

'Socioconfuso' es aquel tipo aparentemente maduro que plantea la relación que quiere con la mujer que le gusta, pero que en el camino se le pierde el objetivo y comienza a dar tumbos contra la pared. El peor efecto de los socioconfusos sobre las mujeres es que éstas en el afán de entenderlos, darles lo que quieren y no mostrarse como una 'loca neurótica' (porque así nos califican cuando exigimos algo) que pide un poco de claridad, vamos detrás de ellos dando los mismos puntos, hasta que se nos rompe el corazón, o en el mejor de los casos, la esperanza.

Tengo una amiga a la que llamaremos Agnes. Agnes suele ser una mujer libre. Libre de esas que hacen lo que se les da la gana. Si quiere tirarse a alguno, lo hace. Sin  problema, sin remordimientos posteriores. Le gusta el trago, casi que toda la música, baila, canta, va a conciertos. Digamos que sería el prospecto perfecto para algún personaje que quiera divertirse.

Alguna vez salió conmigo a una fiesta en cualquier bar Bogotano. Yo estaba con mi novio, lo que implicaba que ella debía casi que buscarse un parejo, o bailar en la ronda con el resto de des-parejados. En esa rumba conoció en medio de alguna salida a fumar a quien llamaremos Edwin. Hicieron buenas migas, bailaron, hablaron y todo lo que hace uno en un bar. 

En algún momento decidieron irse. Agnes me notificó, yo no hice preguntas. Como siempre. Se fueron a su casa -la de ella- y tuvieron su primera faena.

Con las semanas llegaron al siguiente acuerdo: 'seremos amantes' Sin más. En sus mentes esto era enviarse un mensaje para verse en las noches de los fines de semana. Sin más preguntas ni exigencias. Así funcionó bastante tiempo. Creo que fueron como 5 meses. Sexo, tragos y diálogo. Sin más.

Pero un día, Edwin decidió dejar a Agnes metida. Ella, que estaba en un asado, regresó corriendo antes de tiempo a su casa. Se arregló, organizó todo. Y el personaje, sin más, no avisó que no podía llegar. Agnes, en su plan de no ser una 'loca neurótica' se quedó callada. Edwin, ni se inmutó, creyó que sus derechos de amantes incluían el no aparecer sin dar explicaciones.

En este punto, uno creería, el 'man se aburrió' o se consiguió otra. Podría ser, solo que el acuerdo sí incluía el poder tener sexo con otras personas. Agnes lo aplicaba. Edwin también.

Un día. En una conversación algo borracha, Edwin hizo una exigencia. 'Quiero ser m ás parte de tu vida. Inclúyeme'. La respuesta de Agnes fue 'estás seguro? Quieres que seamos novios y todo lo que eso implica?' No hubo respuesta. Así que ella asumió que Edwin no estaba listo y que todo seguiría tal cual. Y así fue por varias semanas.

Pero el personaje volvió a desaparecer. Y aparecía haciendo reclamos de olvido, abandono, que por qué ella Agnes no aparecía... Todo retomaba el curso normal, hasta la siguiente desaparición.

- "El problema no es que desaparezca, sino que me deje metida y no avise que no va a llegar", me dijo un día emputada.

Y yo la entendía. ¿Hay acaso algo peor que quedarse vestida y organizada, esperando pasar un buen rato y tener buen sexo? Sí. Que la persona que te deja metida, reaparezca, alegue demencia y ni siquiera pida disculpas. 

Y todo empeoró. Agnes trató de ser menos amante nocturna y más cómplice, y estar ahí para Edwin. Entonces una vez ella presintió que algo le pasaba. Lo llamó y el cel desconectado. 'Puta, lo atracaron', me dijo esa vez.

A los días. Resultó que el tipo había metido un par de viejas a su casa luego de una rumba, y lo habían robado. Esto lo supimos casi que 3 semanas después, en las que el tipo se negó a hablar del tema. Sobre el tema lo único que se conversó fue:

- Pero estás bien?
- Si, pero creo que tengo problemas con el trago. 
- ¿Y qué vas a hacer?
- No sé. Estoy muy apenado con esto que pasó.

Yo no entiendo. Es decir. ¿Para qué pidió ser novio de Agnes si no estaba listo? ¿Incluirlo en su vida, si no es capaz de confiar?

¿Para qué aparecer haciendo reclamos chimbos?
¿Para qué no asumir las vainas y ser honesto y decir 'no quiero más'? 
No lo sé y no entiendo. ?Será que los socioconfusos se entienden a sí mismos o son en general todo un  mal de confusiones?

Este fin de semana, después de casi 9 meses de 'amoríos' con Edwin. Lo mandó para el carajo. Después de que el viernes le escribiera a las 11 pm 'Lo siento. No te pude cancelar antes porque no tenía pila en el cel, pero es que me invitaron a comer por el día del periodista'. ¿Para qué coños se comprometió?

Agnes se despachó por whatsapp -porque ahora todo es por mensaje de texto- y le dijo entre más frases que ya no más. ¿Y adivinen la respuesta? Ninguna. 

Ahora, estamos pensando que en exactamente 12 días reaparecerá como si nada pasara, reclamando un olvido.

10 comentarios:

  1. En estos momentos solo se me ocurre decir "Por que mataron a Edwin si era tan buen sociocunfuso?"

    Y también hay que aclarar algo chicas igual existen y en demasía!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Mi teoría siempre ha sido que los hombres lo quieren todo: quieren una mujer íntegra que presentar a sus papás, pero también quieren una gamina, pero también quieren una niña de su casa, pero también quieren una chica mala y bien morronga, pero también quieren una intelectual independiente, pero también quieren una inocente mariposa, pero también quieren a la mujer del vecino...
    Entonces, cuando obtienen una cosa, se les da por querer la otra.

    ResponderEliminar
  3. Mi teoría dice que si no sabes si comerte un chicle ó irte a París no estas en edad mental de tener una pareja ni pa jugar parques jajajajajajajajaj

    ResponderEliminar
  4. A veces sucede por simple cobardía. Entiendo al pobre, cuestión de inseguridades que se pasan en la vida, aunque no lo eximo de jugar con el tiempo de otra persona, eso es lo peor que puede suceder. Lo he vivido en el caso contrario, simplemente es miedo al compromiso...

    ResponderEliminar
  5. Juemadre tu escribes para mí! Jajaja hoy estaba pensando en eso... La cuestión de los socioconfusos es que no terminan a la vieja simplemente pq saben que ahí tienen un polvo seguro para épocas de sequía. Y la vaina empeora si la vieja se traga y piensa que jugando a ser la mujer perfecta el man se va a tragar tmbn (aquí la voz de la experiencia)... Me da mucha risa esto porque me recuerda muchos casos, propios y de amigas. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Se va a demorar máa, tal ves meses, pero va a volver. Por la sencilla razón que a él le gusta tu amiga, pero es demasiado gallina para admitirlo. A mí no me sorprende, más bien ya me parecen típicos los manes que andan por ahi pretendiendo no tener compromisos porque no les gusta, pero pretenden que uno sí haga de la noviecita. Lo peor es que cuando uno tiene la decencia de pedir claridad, ellos se alejan, porque les da “susto”, cuando lo único que pedimos es poder salir de las cuatro paredes (del apartamento el motel) de los encuentros de siempre y salir a tomarse un trago o a cine sin que eso implique muestras de afecto en público. ¡Maduren, carajo, que les estamos pidiendo un poco más de dedicación, no matrimonio!

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja definitivamente me parece que este man tiene es pero guevo le falta mucho camino por recorrer y almenos asi tener algo de madurez mental en todo sentido

    ResponderEliminar
  8. y los maricas son iguales... qué será? falta de afecto?

    ResponderEliminar
  9. suripantagrilla2/25/2012 3:09 p. m.

    go naty go .... no podría haberlo descrito mejor , es mas se va de forward a mis amigas este post , todos los días hablamos de eso , los hombres viven enviando señales erróneas , quieren todo y no quieren nada , pero creo que es mas cuestión de vacíos espirituales y de inseguridades, no saben ni donde están parados , cambian según el viento y lo peor es que cada vez existen mas mujeres dispuestas a amoldarse a lo que ellos quieren.

    ResponderEliminar
  10. cuando algo está tan claro se convierte en un juego de doble filo pero muy interesante.Aquí edwin perdió el juego, cayó. Tu amiga fue quien recibió las consecuencias.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!