22 de febrero de 2012

UNA VEZ...

Estaba recordando una vez que me 'enamoré' de un músico.

Él fue algo como mi amor platónico de la Universidad. Era mayor, hacía cine y además tocaba el violín. Tenía vena de político y hasta se lanzó -ganando- como representante estudiantil. Suficiente para robarme un par de suspiros.

Un día lo encontré caminando por alguna callejuela del centro. Habían pasado muchos años. Y ¡Oh sorpresa! Se acordaba de mi nombre...

- Hola Naty ¿cómo estás?
- Bien y tú, en ¿qué andas?

Iniciamos una conversación como si fuéramos amigos de largo tiempo. Me contó que había estado en Cannes (y como yo estaba en la edad impresionable) me pareció un elemento más para volver a suspirar. Me invitó a almorzar al día siguiente. Obvio dije que si.

En el almuerzo habló solo él, de su viaje, de su vida, de sus películas... Y yo oía. Me sorprende que no haya babeado encima de la mesa. En ese momento me pareció el date de la vida. Y estaba cruzando los dedos que al despedirnos hiciera algún movimiento que sugiriera que nos volveríamos a ver. Y así fue.

- El jueves cumplo años. Podemos hacer algo.
- Claro, nos hablamos.

Hasta ese momento había pasado por alto un pequeño detalle: Su exnovia lo acababa de dejar para irse a vivir a Australia. Seguramente tenía la tusa vivita y coleando. Hice una reflexión al respecto, pero continué soñando en que seguramente ese amor platónico dejaría de serlo y pasaría a ser algo más real.

Llegó el jueves. Puse un sms de cumpleaños.

Espero que este día solo esté lleno de cosas buenas.


Y la respuesta fue

Gracias. ¿Por qué no vienes a mi casa? Estoy solo podemos celebrar.


Compré vino y un libro de Édgar Allan Poe y fui esa noche a su casa. Fue una celebración de dos. Bebimos, bailamos, nos reímos, hasta que con el vino haciendo estragos en la cabeza nos besamos. Volvimos a bailar y a reír. Hubo un momento en el que no hubo nada más que nuestros besos y caricias. Siguiente estación... El cuarto. Sin cama, solo un colchón en el piso. En ese espacio se notaba el reciente abandono. Cerré los ojos. Hice caso omiso de mis pensamientos racionales y seguí. Seguimos hasta que terminamos los dos en un gemido a dos voces.

Sin mucho más. Tomé mi ropa, llamé un taxi, le di un beso en la frente y me fui. Algo había pasado. Sencillamente la tusa era demasiado difícil.

No volví a aparecer.

Un año más tarde. Caminando por la misma callejuela alguien me llama.

- Naty! Naty!
- Ay!!! Hola!!! Mucho tiempo sin verte. ¿Y ese cambio de look?
- Se llama solidaridad. Mi mami está enferma y todos en la casa los rapamos
- Tiene su encanto...
- Lo sé, pero no más que el pelo largo.
- Eso depende de las prioridades
- Hablemos
- ¿Tienes el mismo número?
- Te llamo

Y comenzaron las llamadas, las salidas. Y realmente recordé por qué me gustaba. No había ex, ni corazones rotos.

Iniciamos 'algo' a lo que no le tuve rótulo. Yo iba a su casa, casi siempre en las noches luego del trabajo. Allá amanecía, o me iba antes de salir el sol. Lo ayudaba con un par de cosas de su corto, hablábamos de la vida, del cielo, de lo humano. Digamos que en ese momento me conformaba con tan poco, que era feliz.

Pasaron los meses.

Una noche llegué a su casa, como siempre. Tuvimos sexo. Como siempre. Y se fue la luz. Él, desnudo, se levantó de la cama, buscó su violín y comenzó a tocarlo en la sala. Desde la cama lo miraba, solo veía su silueta en medio de la penumbra y lo oía. Era maravilloso.

En ese instante, justo antes de que terminara de tocar. Una única lágrima corrió por mi mejilla izquierda. Me vi tratando de salir de las arenas movedizas. Mi territorio seguro de ese 'algo' sin rótulo se convirtió en un terreno peligroso para mi tranquilidad. Un día más y me enamoro.

Salí de ahí antes de que comenzara el nuevo día.
Hablamos un par de veces más y ese año nuevo justo después de las 12, mirando al infinito desde un acantilado en Puerto Colombia escribí

Hubiera podido ser perfecto para mi. Pero sabía que no contigo. Hubiera podido ser perfecto para ti, pero no conmigo. Sé que entiendes. Casi te amo, Naty


Hoy miro hacia atrás y me doy cuenta que muchas veces pensamos que era amor, algo que simplemente nos hizo sentir bien.




*POR SI ACASO NO ENTENDIERON. CREÍ QUE ME 'ENAMORÉ ESA VEZ. PERO NO ERA AMOR, ERA SIMPLEMENTE ALGO DIVERTIDO. Y PARA LOS QUE SE DEBEN ESTAR PREGUNTANDO, ESTO PASÓ HACE MÁS DE SEIS AÑOS*

14 comentarios:

  1. Me encanto, amo lo que escribes y como lo escribes! Un abrazo. :D

    ResponderEliminar
  2. Hola Naty! tiempo sin saber de tí.
    ¿Aún tienes el mismo número?
    ¡nos hablamos!

    ResponderEliminar
  3. Hacía un tiempo no me pasaba por aquí y veo que sigues escribiendo como me gusta y haciéndonos ver cómo estas cosas nunca son simples.

    A veces me gustaría saber cómo contarías mi historia el problema es que aún no sé cual de mis historias.

    ResponderEliminar
  4. jajaja valga la aclaracion!!!
    Un abrazo que lindo volver a leerte!!!

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajajajaja, nota aclaratoria para evitar chismes. Muy Bien!
    Me sentí muy identificada con esto....
    Mua!

    ResponderEliminar
  6. jajaja Naty tu siempre hace que uno se identifique con tus historias así sea un poquitico. Alguna vez también hui y tiempo después entendí que quizás si fue lo mejor. Buena historia!

    ResponderEliminar
  7. jajajajajaj ( para los que no entendieron) ¬¬ xD jajajaj exelente me gusto mucho la historia,

    ResponderEliminar
  8. Naty, creo que a todos nos ha pasado algo así. Me encantó la última frase."
    Hoy miro hacia atrás y me doy cuenta que muchas veces pensamos que era amor, algo que simplemente nos hizo sentir bien".Felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  9. ¿Son ideas mías o ya habías escrito de el?

    ResponderEliminar
  10. Y para mi si fue amor, solo que cada vez que lo sentimos creemos que el anterior no lo fue. Alguna vez me preguntaron cuantas veces me he enamorado, yo contesté: todas.

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que si te enamoraste pero supiste dar un paso al costado o quisiste darlo a veces huimos por diferentes razones a cosas que quizás hubiesen sido buenas

    ResponderEliminar
  12. Wowww... uno bueno... de esos que no leía hace rato :)

    ResponderEliminar
  13. Si estabas muy enamorada. En las faenas, la mujer se entrega en cuerpo y alma. Es necesario estar en la mente de una mujer para que ella tenga a disposición de él todos sus espacios. ¿Segura que no pasa nada si te lo encuentras de nuevo?

    ResponderEliminar
  14. suripantagrilla2/25/2012 3:03 p. m.

    Y si no huimos? , me llego ...tanto , directo a la yugular mas o menos , yo siempre voy hasta el hastío , que pereza... dificil dificil ,no quiero pensar sera que si era??? , prefiero comprobarlo. Feliz de que vuelvas a escribir :D

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!