20 de marzo de 2012

Me faltó un estrato

Primero que todo no quiero renegar en este post de dónde vengo ni de todo lo que me han dado mis padres. Tampoco quiero quejarme de la vida que me tocó vivir. Pero viendo tantas cosas a mi alrededor he llegado a la conclusión de que a varias amigas (quienes concuerdan conmigo) y a mi nios faltó un par de estratos.

¿Esto qué quiere decir? Que si quizá no hubiéramos nacido en el decadente estrato 4, hoy por hoy nuestra vida sería más fácil.

Les voy a explicar cómo llegué a esta conclusión.
Mientras estaba desempleada (dos veces el año pasado) veía como personas quizás con menos recorrido profesional, menos estudio y quizá menos inteligentes (tomando inteligencia en el sentido más puro) conseguían contratos millonarios, cambiaban de trabajo facilmente, ascendían. ¿Y uno? varado, mandando hojas de vida, convenciendo a las personas que mis honorarios son lo mínimo por lo que se puede trabajar, porque se va el 25% en impuestos (sin contar lo que se paga de salud); convenciendo a algunas empresas de que puedo ser buena tanto en el sector privado como en el público -todo para recibir un no nos sirves como respuesta-...

Durante esos días de ocio, analizando mi entorno me dije: ¿Qué tienen en común todas esas personas? Nacieron millonetas y, por lo tanto tienen tantos amigos poderosos, que es muy fácil para ellos conseguir el trabajo. Está claro: me faltó un estrato.

Comenté esto con mis amigas Adriana y Martha*. Y la respuesta fue ¡Puta, claro! Yo sí decía que esto de ser esclavo y vivir endeudado no podía ser sino un síntoma de eso. Nos faltó un estrato. Dijeron en ese momento.

Luego desde su área de desempeño, cada una seguía entregando argumentos para nutrir mi teoría. Una de ellas pidió un aumento. Respuesta: No. Cuando a la compañera estrato 75 de su oficina le dijeron sí.

Nos faltó un estrato.

La otra, pidió un aumento. Respuesta: No. Mientras que a los contratistas estrato 75 de su oficina se hacían a contratos millonarios que no exigían tiempo completo ni trasnochadas.

Nos faltó un estrato.

La del primer aumento, reclamó que le bajaran a la carga laboral porque estaba reventada. Respuesta: si no te sirve te vas. La milloneta de la oficina, obvio no hace nada.

Nos faltó un estrato.

Otra amiga pidió un cambio de horario para poder pasar tiempo con su hijo. La respuesta: Un grito, un puteadón y el calificativo de malagradecida.

Nos faltó un estrato.

Y así puede haber miles de ejemplos en los que uno es víctima de abusos institucionales, malos sueldos, horarios de mierda, simplemente porque no somos amigos, ni nietas, ni novias, ni esposas de algún poderoso milloneta en este país.

Así son las roscas, y nos faltaron un par de estratos para entrar en ella. Y como contra eso no se puede hacer nada... Toca trabajar como negra, aguantarse al jefe como india y sonreír como blanca.

Aunque ahora que lo pienso, no solo me faltaron un par de estratos, sino, un alma de perra arribista ni el hp, para poder ascender sin escrúpulos.

Y usted, ¿También le faltó un estrato?


*nombres cambiados*

21 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo!

    ResponderEliminar
  2. Decepcionante, no me gusta este post. Leo algo muy diferente a los otros post que tanto me gustan, siento rencor y resentimiento.
    Que los próximos vuelvan a ser como deben ser

    ResponderEliminar
  3. Yo nací en el estrato que era, pero en un pueblo donde eso no sirve de nada, ya que trabajo no hay!

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajaj buenisimo!... Definitivamente nos faltó un estrato.. mínimo el anonimo del regaño tiene ese estrato que a nosotros nos faltó.

    ResponderEliminar
  5. de acuerdo Naty, nos falto un estrato! buen post.

    ResponderEliminar
  6. Eres afortunada por pasar tanto tiempo sin trabajar, debes aprender a disfrutar de las cosas buenas que te pasan (singing in te rain) y disfrutar mas del éxito de los que te rodean.

    ResponderEliminar
  7. Jajajajajaja desgraciaos millonetas!

    ResponderEliminar
  8. Nojoda salio desde lo mas profundo,yo no lo vi como un resentimiento,puede que sea una protesta del alma ,pero anja y a quien no le da ganas de escribir lo que siente,ahora uno tiene que escribir lo que la gente quiere leer ... Y quien no se va a resentir cuando ve semejantes infusticias,a pue ,ahora es malo decir que los millonarios tienen beneficioss nojodaaaaaa. Aqui falta. Un estrato,billete pa crear empresa,oportunidades de todo....... Y ademas uno no lo puede decir,ñerda verda que soy estrato dos y me faltorn tres estratos pa poder hablar....

    ResponderEliminar
  9. Terrible querida natalia ¿Es decir que todos tus jefes en el sector público y privado son rosqueros y no pagan de manera justa?
    Entiendo tu posición Naty, a veces es así, pero hay una línea delgada entre trabajar como burro, o trabajar con talento... ¿has pensado en eso?
    ¿menos hormonas y más neuronas?

    ResponderEliminar
  10. Entiendo perfectamente cómo te sientes, a todos nos ha pasado, todos lo hemos sentido. A veces toca desahogarse, pero eso no significa que uno sea un resentido social ni un pesimista eterno. ¡Me encanta el post!

    ResponderEliminar
  11. Dichosos ustedes que solo les falto un estrato. A mi dos estratos y medio. Los de estrato medio- bajo ni numero tenemos asi que aja

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo. Para no ir tan lejos, miren la política quienes son, y donde están los hijos... algunos de políticos con escándalos reconocidos escondidos en viceministerios y otros encabezando lista sin voto preferente para quedar de una sin mérito. Otros ya luego de haberse consumido el dinero público por medio de becas en las mejores universidades del mundo, regresan para ser nombrados representantes a la cámara o altos cargos públicos. Que tristeza, pero es así, los hilos del país están comprados, ¿alguno de estos delfines por mérito propio hubiera conseguido algo?

    ResponderEliminar
  13. Creo en la meritocracia!

    ResponderEliminar
  14. No solo estoy de acuerdo con este post, sino que me ha pasado. Y estoy más e acuerdo con lo del alma de perra que con lo del estrato. Varias veces he comentado con amigas que si tuviera alma de perra viviera fuera del país, dándome la gran vida, vistiendo de diseñador y sin hacer un carajo. Y claro que da piedra ver como gente sin una pizca de talento ni cerebro (porque les falta bastante) siempre aterriza de pie mientras los que nos matamos el lomo pasamos la vida así. Y eso o es ser resentido, es ser realista.

    Pero como lo último que se pierde es la esperanza, confío en que “a cada marrano le llega su navidad” y lad cosas algún día se ponen en orden.

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que es más cuestión de suerte naty, yo llevo un año y medio desempleada, y probablemente muchas veces debió ser a causa de que alguien con más rosca se gano mi puesto, aún así antes de eso tuve un empleo maravilloso, bien pago y con la carga laboral adecuada, aunque al final por diferencias con algunos de mis compañeros no hubiera terminado bien, este empleo fue uno de los tantos que se consiguen por medio de una pagina como computrabajo, y digo que fue cuestión de suerte porque me eligieron a mi solo por mi hoja de vida y por mis propios méritos, antes de eso trabaje en una de las mejores clínicas de medellin y fue casi igual.... yo no puedo negar que la plata y la rosca en este país sirven, pero tampoco niego que a diario veo muchas personas que se ganan las cosas por si mismas, vos sos un ejemplo, ahora tenes un buen empleo, haces lo que te gusta y estas bien, es solo que algunas cosas muy buenas llevan tiempo (como todo en la vida) pero uno suele desesperarse.

    Otra cosa, uno como empleado debe comprender que no tiene porque rebajarse, ni rebajar su gremio, si a mi me ofrecen un salario que se que no es el adecuado no lo acepto, si no me pagan mis horas extras busco un nuevo empleo, porque de la misma manera que yo perdería un empleo ellos pierden un buen empleado, así que a la final son ellos quienes pierden, o no?, es un tema bastante complicado a decir verdad, pero no creo que sea solo el estrato, creo que son demasiadas cosas y en medio de todas esta la suerte.

    ResponderEliminar
  16. Conseguirla también creo que es sabiduría, algo así como una línea delgada entre el "ser esclavo" trabajando con juicio, pero también ser sagaz y buscar la oportunidad de practicar los "ear" , lambonear, coquetear, idolatrear, sapear, besuquear, bribonear, fisgonear, galantear y algunas veces algunas hasta perrear. Triste realidad... Chao, me voy que mi jefe me está esperando ;)

    ResponderEliminar
  17. JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA Natalia, además de estar churra es inteligente. Qué buen post!

    ResponderEliminar
  18. Que buen post. Y lo de perra arribista, bastante cierto. A veces creo que me va a tocar volverme así a ver si las cosas mejoran.

    ResponderEliminar
  19. Muyyyyy bueno...es asi!! no more

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!