17 de marzo de 2012

Socioconfusos II

Como ya lo escribí en un post anterior  socioconfuso es aquella persona -en mis ejemplos hombres- que al salir con otra persona plantean unas reglas de juego, pero actúan de una manera diferente: dicen una cosa, y hacen otra, obteniendo como resultado un corazón roto y un cerebro enredad (obvio el del tonto que le creyó).

Esta semana me contaron otra historia. Y espero que la persona que me la contó me perdone (sí, esta vez no he pedido permiso para contarles), pero es que creo que le voy a hacer un favor a la humanidad.

La protagonista, a quien llamaremos Paola, viene de una larga temporada sin salir con nadie por diversos motivos: una tusa ya superada que le consumió gran parte del tiempo; mucho trabajo; un viaje y falta de prospectos que le gusten de verdad.

Hasta que un día, en su trabajo, conoció a un sujeto. Él, a quien llamaremos Eulogio (a manera de venganza por huevón), trabajaba en un área distinta a ella, y sin importarle que fueran compañeros, le puso el ojo. Le comenzó a caer.

Ella tenía sus dudas. Es que salir con un técnico de esa área digamos que no es tan 'play', y si a eso le suman la chismosería laboral y demás asuntos que pasan cuando se acuesta con la nómina, no era muy atractivo el tema.

Pero nuestro amigo Eulogio insistía. Llamadita va, llamadita viene. Piropo va, piropo viene. Y mientras, Paola, hizo unidad investigativa. Resulta que el tipo se graduó de una buena universidad (de esas prestigiosas, que llaman) y que tenía un cargo de técnico, casi que por gusto; vive en un barrio 'bien' y no es un pobre vaciado.

Entonces el tipo cumplía con las expectativas. Churro, pilo y con algo de plata. Y si tres meses después seguía insistiendo, es porque seguro hay un interés real.

Aceptó la primera cita en la que el personaje seguía sumando puntos. Era tierno, detallista, atento, divertido... Y comenzaron a salir. Y a medida que se veían aumentaban los detalles: agarrada de mano, caricias, llamadas antes de dormir... Y llegó el momento de darse besos. Entonces ya era una date oficial. Varias semanas viéndose y besos, efectivamente iba para alguna parte.

Paola se estaba ilusionando, y pensaba que iba de la mano con Eulogio en este camino, cosa que 'confirmó', cuando el tipo llegó un domingo pasadas las 8 am a la casa de ella con desayuno. Obvio, yo también hubiera muerto de amor!!!!!!

Pues pasó la siguiente semana al trágico evento del desayuno y Eulogio, solo llamaba y botaba el culo. Quince días, y seguía evadido. Hasta que un sábado a las 3 pm quedó en llegar a donde Pao, y nada. De ahí en adelante le marcó cada hora a darle una excusa distinta: "ya voy es que se me alargó la vuelta"; "ya voy es que me agarro un trancón"... Es que, Es que, Es que..... Y a las 10:00 pm "Lo siento ya es muy tarde".

Yo lo hubiera matado. No solo dejó a Paola metida, arreglada y con las ganas de verlo alborotadas, sino que le quitó la posibilidad de haber hecho otra cosa ese sábado. ¡¡¡Eso no se hace!!! Que mala maña (el man de la historia pasada, hacía lo mismo, creo que es patológico).

Con todos los motivos, y la ira a flor de piel, Paola le marca a Eulogio y le hace el reclamo (claramente esta es mi versión del reclamo): "Mira, tu y yo no somos nada, lo tengo claro, pero conmigo no juegues. Llevas 15 días botándome el culo y yo como una idiota creyendo tus motivos, cuando lo que en realidad te faltan huevas para ponerme la cara y decirme que no quieres seguir saliendo conmigo. Pero te recuerdo, te recuerdo, que yo no fui la que te busqué, que yo no fui la que me arrastré tres meses para lograr salir contigo. Así que asume las consecuencias de tus actos y ponme la cara. No seas cobarde".

Claramente, lo habría matado. Uno a esta edad no está para maricadas ni para huevones.

¿El tipo qué hizo? Pidió disculpas. Pero no dio ningún motivo. "Si tenemos que hablar"; "Perdóname, no fue mi intensión"; "Tienes toda la razón". El lunes, Le marcó a eso de las 5 de la tarde a Paola y le dijo, "yo sé que tenemos que hablar, apenas salga te llamo para que nos veamos". Y hasta el sol de hoy, no ha vuelto a aparecer. Paola están el proceso de sacar la ira de su corazón y está cuestionándose qué hizo mal, a pesar de que le digo y le repito que nada, que ese man es un típico socioconfuso.

Entonces señores háganos un favor y:

- Si no están seguros de que una chica les gusta: NO la inviten a salir más de tres veces
- Si definitivamente la mujer no las convenció: Díganle la verdad en la cara, la verdad duele menos que desaparezcan sin motivo alguno
- Tengan claro para qué y qué quieren de la mujer con la que salen antes de llevarle desayuno un domingo en la mañana
- NUNCA hagan una cita que no van a cumplir. Es más fácil decir: "Hoy no puedo", y así uno se hace una vida
- JAMÁS llamen a su date a decirle: "Te llamo más tarde para que nos veamos" y luego no aparecer. Eso es jugar con el tiempo y con las ilusiones de las personas.
- Y por favor, antes de invitar a alguien a salir y darle besos, tengan claro si están o no para asumir la responsabilidad que implica salir con alguien. Ante las dudas: ABSTENGASE




10 comentarios:

  1. Ay diosh... a veces me siento leyendo mi propia historia en tu blog. Te voy a contar lo último que me pasó para que lo escribas. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Nada que hacer tus historias siempre me hacen ver el lado amable de las cosas... Jejeje y si los hombres parecen locos, ojalá tus lectores masculinos apliquen las lecciones de este post. Andrea

    ResponderEliminar
  3. Y son muchos los casos. Aplica en todos los sentidos. Yo te confieso que desde mi última relación quedé inhabilitada voluntariamente para salir con más tipos... Y sí! Lo he hecho varias veces. Eso de montar en la nube para después desaparecer. No está bien. Pero si de algo sirve, la honestidad brutal es mi forma de apelar. Si a uno al final no le gustó la persona como pensaba, simple... Decirle que hasta ahí llegó todo y punto. La verdad es que es una tontería eso de evasivas y rodeos para no llamar las cosas por su nombre. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Están locos y quieren enloquecerlo a uno!!
    Luego se quejan q nosotras somos las raras y ellos son peores!!

    ResponderEliminar
  5. Pasa con mas frecuencia de lo que uno espera. Nunca entendere porque no pueden ser sinceros desde la cita 1. Muy buenos consejos!

    ResponderEliminar
  6. exelente tus consejos, creo que me serviran mucho, los tendre muy encuenta¡

    ResponderEliminar
  7. Suele suceder raaaaaaawr

    ResponderEliminar
  8. Bueno a mi me ha pasado, pero a las primeras evasivas ya sé lo que significa (falta de interés) y los mando pal carajo. Mejor dicho yo capto la indirecta rápido.. tal vez no seré como las demás mujeres pero no me interesa enfrentar al tipo pa que me diga lo que yo ya sé.. que perdió el interés y no me interesa saber por qué.Simplemente lo interiorizo y sigo mi vida..

    ResponderEliminar
  9. A mi me pasó en una relación de un año :( ... El tipo de actos infantiles que encabronan (y en mi caso) Lastiman profundamente.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!