30 de julio de 2012

Deseos

Ella simplemente quería que la quisieran. Quería un novio.

Y se esforzaba para que eso pasara. Era casi que la mujer perfecta. De esas que todos dicen "ella sería la mamá de sus hijos". Buscaba el equilibrio, ni tanto que asuste, ni tan poco que aburra. No se las daba de lista, pero no se dejaba tildar de boba. En las citas comía lo necesario para que el hombre pensara "Qué bueno una mujer que coma", pero paraba justo antes de llegar el punto de pasar por una 'marrana'.

Era linda. Sabía caminar, coquetear, maquillarse, mirar, besar, hablar.

Pero algo pasaba. Dos fechas, dos citas y luego nada. Era como si se los tragara la tierra. Todos iniciaban con un gran interés, llamadas, invitaciones y de resto, nada. Es como si ninguno de los tipos fuera capaz de darle algo más de un beso.

¿Qué pasaba? Todos tejían teorías sobre el asunto. El grupo de amigas no entendía.
- Eso es que los tipos son idiotas y se asustan con una vieja como tu...
- Es que se dan cuenta o saben que estás desesperada buscando novio
- Ay, eso es porque el que no muestra no vende
- Es que le pones mucho misterio a salir con los manes....


Todas las apreciaciones, llegaban a la misma conclusión: se estaba usando la estrategia equivocada. Pero era lo único que conocía. Al final de cuentas, ella no fingía. Así era ella: todo en sus justas proporciones.

Así que definió que el problema no era de ella, sino del mundo masculino que no la entendía. Simple. Dejó de salir. A todo le decía que no. Dejó de importarle el asunto de tener a alguien que la quisiera, de tener un novio. Llegó el momento en que se olvidó del tema.

Hasta que un día, desapareció.

¿Seguramente nunca han pensado que son nuestros deseos los que nos mantienen vivos?

8 comentarios:

  1. Me encantó!!
    Nunca se debe dejar de buscar lo que se quiere... Vamos por nuestros sueños y deseos!!

    ResponderEliminar
  2. Sin lugar a dudas! El día en que se deja de desar, desaparecemos

    ResponderEliminar
  3. Matar la esencia para complacer a otros, también es una forma de desaparecer.

    ResponderEliminar
  4. Yo sé que casi no tienes tiempo para escribir. Que bueno tenerte de nuevo por estos lares. Y en cuanto al post y su frase final,totaaalmente de acuerdo.. los deseos son el alimento del alma. Me encantó.=)

    ResponderEliminar
  5. Los tios a veces somos muy raros, aunque en ocasiones nos gusta que ella tomé la iniciativa, a veces esto nos asusta también como pareja estable.
    Creo que cuando se juntan dos almas gemelas, que van en la misma dirección (no hace falta los mismos gustos) se pueden hacer grandes cosas, creo más en el camino compartido que en solitario, aunque en solitario se pueda llegar antes a más partes.
    Ayer conocí el blog y me gustó así que espero ir pasándome por aquí
    Saludos mil

    ResponderEliminar
  6. creo que es la historia de mas de una.. pero hay que persistir, quien quita y nos encontremos con el que no sale corriendo

    ResponderEliminar
  7. amé estas palabras... pero odio las preguntas y respuestas que no te dicen nada sobre "lo que está fallando", tus esquemas mentales o la famosa falta de estrategia.
    quisiera poder ser cristalina como el agua, como soy con mis amigas y no tener que andar pensando en cada frase -silencio, cita -huida, llamada -no respuesta.
    pero al fin, si, estamos vivos porque soñamos y deseamos...

    ResponderEliminar
  8. Que chevere tú blog... pero que lastima que lo tengas tan abandonado... ahora a duras penas escribes.. se te extraña por estos lares... era entrete leerte

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!