27 de agosto de 2012

Los años no llegan solos

El viernes estuve de rumba... Así, casual. Estuvo buena. Como cualquier bar, ponían de todo. Salsa, merengue, vallenato, tropipop, reggaeton, Guetta, Britney, JLo... Y todo lo que suene bien para mover el cuerpo.

Lo mejor de la noche fue la parte 'retro', cuando pusieron esas canciones, que nos siguen causando la misma emoción que cuando teníamos 15. Pero ya a los 32 el cuerpito no responde igual, y la bailada se complica.

Así me sentí el viernes. Sonó el Carrapicho... Y cada vez que bajaba, tal como dicta la norma de bailar esa canción, me traqueaban las rodillas y pasar de abajo hacía arriba, era una odisea difícil de describir!

No sé que tan divertido es sentirse vieja... ¿Será esta una advertencia?



5 comentarios:

  1. Después de los 30 pa una dama ya es cuesta abajo…

    ResponderEliminar
  2. Esa "oxidada " de bailar el carrapicho no la produce la edad , es una consecuencia de la falta continua de actividad física ! Más pilates y menos carbohidratos diría Madonna ;) mua ! Que se repita más a menudo esas "rumbas " !!!

    ResponderEliminar
  3. Tal vez el parejo fallo... a los 32... en los 30 es la mejor edad

    ResponderEliminar
  4. No creo que estés tan vieja como para atribuirle eso a la edad. Comparto lo que dice XimeAmaya: falta de actividad física. Yo tengo 22 y un bebé y me pasa lo missssmo. Nos tocó hacer ejercicio.

    ResponderEliminar
  5. jejeje... suele pasar, y más cuando bailas y cantas con pasión algo que las nuevas generaciones apenas conocen y no entienden tu euforia, o no la comparten, aunque tengan más energía que tú...

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!