12 de septiembre de 2012

Uno está dónde lo necesitan

Estas últimas semanas no han sido fáciles.

Llegaron cambios inesperados que me agobian y maricadas varias en las que me ahogo.
Mi soporte en el trabajo -es decir, mis amigas- han estado en las mismas. Todas somatizando crisis al tiempo. típico de las viejas.

Una tarde, mientras ahogábamos nuestras penas con helado, nos preguntábamos ¿Qué lección tendremos que aprender de esto? Partimos de la premisa que: La vida te pone situaciones para que aprendas lecciones, y si no las aprendes, permaneces repitiendo situaciones similares hasta que aprendes y logras salir del círculo. Entonces, cada una de nosotras lanzó una teoría:

- Tenemos que aprender a trabajar a pesar del jefe
- Tenemos que ser menos apasionadas por nuestro trabajo. El trabajo es el trabajo, no media vida
- Uno está donde el Universo, el Destino, Dios, las fuerzas superiores -o como quieran llamarlo- lo necesita.
- Toca enfocarse con la cabeza y con el corazón para lograr los cambios que uno quiere...

Se acabó la mezcla de leche con helado y chocolate y no logramos sentirnos mejor... aun seguimos preguntándonos... ¿Y ahora? y nada que encontramos una respuesta

Seguramente se cerrará este ciclo, pasarán cosas distintas y en unos meses pensaré ¡Claro, ese Septiembre la vida quería enseñarme...? (Y seguro correré a contarles)

*Como sé que  muchos de ustedes quizá no entienden mucho  de lo que hablo, les cuento que cambiaron a mi jefe, al cual adoro, y estoy en proceso de adaptarme al cambio*

Y mientras soluciono mis dudas y crisis existenciales, me repito a diario: Al Mal Tiempo, Buena cara!



La imagen fue tomada de Aquí



4 comentarios:

  1. Yo también he pasado por unas desde la semana pasada que me han dado ganas hasta de devolverme para Colombia. Pero sí, el ánimo y la buena cara, la energía la tenacidad para enfrentar las cosas, sean cuales sean... Es lo más importante, así que yo también te mando de mi mejor energía!!!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Aceptar una herramienta q nos ayudara a entender un poco mas, y a salir de esta tarea encomendada. Besos ....saldremos rápido de esta enseñanza!!!Paola

    ResponderEliminar
  3. Yo, que no tengo jefes, sí tengo clientes diversos, de índole institucional, que con alguna frecuencia cambian, usualmente los cambios también implican cambio de proveedores y, por mi parte, cambio de clientela o, incluso, de institución, ya que no resulto grato como competencia a los preferidos-recomendados del nuevo estamento. Afortunadamente cuento con amigas que me sacan de los problemas de esos «empalmes» o cambios obligados. Sobre la Providencia, el destino o las fuerzas superiores soy por completo agnóstico y mecanicista, sin embargo sé que la calidad de mi trabajo es mi carta de presentación y si me sacan de un lado voy a otro, donde elevo los estándares (en eso no soy nada modesto) y mientras no represente un conflicto de intereses permaneceré. Cuando los intrigantes y los faltos de criterio desaparecen (aunque puede tomar algún tiempo), mi trabajo recibe adecuada evaluación y es de nuevo apreciado y solicitado.

    ResponderEliminar
  4. yo estaba justo ahora chateando con una amiga por skype, preguntándole cosas del trabajo, de cómo vamos a mejorar unos procesos y saltamos al tema de "ojalá tuviera tiempo para hacer esto que es lo que me gustaría hacer el trabajo" (lo que quiere decir un poco como: no solo quisiera apagar incendios mientras camino en el aire y se me queman los piecitos!).
    y yo en medio de un taller con comunidades, pienso en sus reclamos, siento su desconfianza y se me escurre una lágrima cuando recuerdo que yo pagué con mi bolsillo estar aquí porque creo en lo que hago...

    (de nuevo, necesitaba leerte!)

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!