19 de noviembre de 2012

Fue II

Lea la primera parte Aquí

Puso el punto final y luego de una lectura rápida en diagonal decidió seleccionar todo y darle "delete". Fue en ese momento en que se dio cuenta de que matarla no era la salida. Había convertido la muerte en el mecanismo para olvidarla, pero entendió que la ausencia imaginaria de un cuerpo no era más que el reflejo de su incapacidad como ser humano. La mato porque no fui capaz de...

Y la mataba todos los días. En sus sueños, escribiendo sus guiones. La mataba en sus pensamientos, mientras comía. Mary era la muerta más viva de su vida, ya se le había convertido en un ser casi inmortal. Y siempre volvía... volvía convertida en el recuerdo de la última noche que la vio. Esa noche en la que la vio alejarse por la calle. Esa noche en que decidió matarla por primera vez.

- Ana... Han pasado dos meses y ni señales de vida.
- ¿Aún te sigues preguntando? A ese loco le falta una cuerda
- Ay,.. ese era uno de sus encantos.
- Eso lo dices ahora porque ya te desintoxicaste. Pero hace dos meses llorabas como una magdalena!
- Bueno si. Pero como dicen por ahí, no hay muerto malo.
- Creo que a ese debemos dejarlo bien muerto...

La conversación de las ahora roomates se vio interrumpida por una llamada. Mary agarró el teléfono y se lo mostró a Ana. Titilaba "el innombrable" (así lo habían bautizado luego de la ruptura)

- Contesta!!
- ¿Para qué? No que había que dejarlo enterrado?
- Si!! ¿pero no te da curiosidad? Además que deben ser vainas del destino!

- ¿Alo?  Bien muy bien y tu. ¿Y ese milagro? (Mierda qué pregunta tan imbécil) Nada aquí con Ana viendo películas (no podía haberle dicho algo menos estándar?) ¿Y eso? (Ahora qué putas querrá?) Claro que si. Dime cuándo. (La curiosidad mató al gato, espero que no a mi) Perfecto, allí nos vemos

- ¿Y?
- Que quiere tomarse un café conmigo. Como loco.
- ¿Y vas a ir?
- Claro... me da mucha curiosidad qué quiere...
- Vamos de compras... 
- Y a la peluquería.

Se puso hermosa, pero casual. Como manda la norma femenina. "Cuando vayas a ver a alguien de tu pasado hay que verse regia, pero no sobreactuada... Verse hermosa pero que no se note mucho la latonería y la pintura".

Llegó al sitio de encuentro. Un sitio no cargado de recuerdos o sentimentalismos maricas. Un sitio promedio donde sirven buena comida, donde puede desarrollarse cualquier historia sin mayores sobresaltos. Aunque en esa situación lo único simple fuera el lugar.

Casi no pudo dormir. Pensó toda la noche en qué decirle. Cada cosa le parecía estúpida. Al final el único motivo para dejarla era su necesidad de autodestrucción. "El problema es que tu no eres capaz de ser feliz", había sentenciado Mary una vez, y se terminó por convencer de que era todo cierto.

Sigue Aquí!!!

3 comentarios:

  1. ¡Te enloqueciste!
    Yo no pensé que esto tuviera segunda parte... No joda, tu cabeza anda más loca que de costumbre.
    ¡Me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Coincido con Lorena! qué loca como nos dejas así, pero qué bueno, jeje...
    Lo peor es que existe un "Lord Voldemort" (mejor llamarlo "el innombrable" para que no se haga más poderoso) en la vida de una de mis mejores amigas... así que, no solo por mi, sino por ella siento "tan" real esta historia... Esos encuentros que sabemos que no llevan a nada... o bueno, quizá si, habrá q leer la segunda parte ;)

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno... Aunque debo decir que esta fase de mi vida se traduce un poco en esta frase "El problema es que tu no eres capaz de ser feliz", había sentenciado Mary una vez, y se terminó por convencer de que era todo cierto."

    Me estás leyendo la mente acasoooo??? porque yo no te he contado historias dignas de musas jajaja

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!