31 de enero de 2013

Ya que estamos en el mood amoroso...

Hace unas semanas tuve la oportunidad de ir a ver Ralph el demoledor, la última película de Disney. En la función, me sorprendieron con éste corto llamado 'Paperman', que es una de las películas cortas más hermosa que he visto últimamente.

Ya que por estos lados andamos felices con los temas del amor con final felices, sé que les va a gustar tanto como a mi.

Besitos


30 de enero de 2013

Abuelo

Para Rita, que es la prueba viviente de que aun hay personas que creen que las historias de amor, con finales felices son las mejores y que  a pesar de todas las cosas malas, el amor siempre va a triunfar.

¿Quién dijo que éste es un día para ponerse tristes? dijo Sebastián, al iniciar el discurso de despedida de su abuelo, Don Ricardo. Ante ésta afirmación los asistentes a la misa abrieron los ojos asombrados.

No lo es, continuó. Sencillamente porque mi abuelo murió más feliz de lo que muchos de ustedes imaginan. Murió rodeado de amor, de ese amor que le fue negado por muchos años en su vida....

Don Ricardo tenía 86 años cuando falleció. Era el típico viejo amargado, a quien la temprana viudez le robó la sonrisa en su rostro. Es cierto que no le faltaba nada. Tenía una familia mediana, con hijos y nietos, quienes se preocupaban por el viejo gruñón, tal y como lo menciona el protocolo: "llamada una vez entre semana; almuerzo familiar los fines de semana; acompañamiento para los chequeos médicos y celebraciones de cumpleaños".

Los días para él eran simples: Despertar, baño, desayuno solo, salir por el periódico a la esquina, darle una vuelta al parque. Volver a la casa, sentarse a leer la prensa, mascullar críticas al gobierno de turno. Cocinarse algo, almorzar, reposar, fumarse un puro, volver a salir sea al parque o al supermercado -dependiendo del día-. Llegar finalizando el día, ver noticias, renegar del país, y acostarse a dormir.

- Ser viejo y estar solo es lo peor que le puede pasar a uno. No entiendo por qué a Elvira se le dio por abandonarme tan pronto. Eso debe ser que algo malo hice y me tocó pagar con esta pena tan grande, repetía una y otra vez cuando alguno de sus nietos le preguntaba por su abuela.

Mi abuelo Ricardo, durante 35 años vivió extrañando y añorando a mi abuela Elvira, como si ella no le hubiera dado permiso de ser feliz nunca. Continuaba Sebastián con una gran alegría en su rostro, como si tuviera entre sus manos el mayor secreto del mundo.

Sebastián era el nieto favorito de Ricardo, no solo por ser el menor de todos, sino porque era el único que se interesó en algún momento en su colección de carros de maderas, completa, pero que dejó de crecer porque "el plástico nos invadió y nunca más se consiguieron carros de este tipo, mijito". Fue entre los carros, que Sebastián se convirtió en el único amigo de su abuelo, a quien le contaba sus historias durante sus visitas mensuales.

Pero, aunque un poco tarde, le llegó a mi abuelo la felicidad y el amor, de la mano de Emma. A quien ustedes no conocen y fue la compañera del último mes, el más feliz de mi abuelito.

Los asistentes no entendían nada, y la mamá de Sebastian, aun con la cara sonrojada, lo excusó. "Es que este niño tiene demasiada imaginación". "Pero Mamá. Es cierto..." Casi que a empujones, lo bajaron del atril.

Emma tenía 85 años cuando murió. Estuvo casada con su esposo por 55 años. Era feliz, si. Pero en algunas ocasiones, cuando caminaba de noche y venía la luna dibujarle una sonrisa al cielo, recordaba a Ricardo.

Y fue precisamente una de esas noches, en la que lo encontró. De casualidad, como pasan las grandes cosas de la vida en materia de amor.

- ¿A nombre de Ricardo Martinez?
- Sí señorita

Al oír el nombre se abrió paso entre las pocas personas que hacía fila en la caja.

- ¿Ricardo?
- Si.... 

Se quedó mirándola, a ver si la reconocía, pero ninguna imagen  venía a su cabeza.

- ¿Perdón? ¿La conozco?
- Soy Emma. Dijo casi que brincando de la emoción.
- ¿Emma? Silencio largo de esos incómodos
- Señor... Son 20.650
Sí, sí, señorita

Pagó y Emma seguía esperándolo al otro lado de la caja.

- Casi no te reconozco.
- Los años no han pasado en vano.
- Pero eres hermosa, igual
- Eso lo dices por compromiso.
- Crees que tengo cara de decir mentiras?
- De pronto algunas piadosas.

Emma había regresado a la ciudad hacía varios años, quizás con la esperanza de encontrarlo, motivaciones nunca reveladas en público.

Caminaron hasta la puerta de la casa de Emma. Intercambiaron números de teléfono y quedaron en almorzar algún día.

Sostenían conversaciones largas, llenas de recuerdos y risas.

- Es que han sido demasiados años. Ya me cansé de contarlos.
- Pero parece que fue ayer cuando nos dimos ese beso en la puerta de tu casa. Con tu mamá espiando por la ventana.
- No puedo creer que mi mamá haya hecho eso.
- También parece que fue ayer el día que me dijiste que tus padres se mudaban de ciudad y que debías ir con ellos.
- En esa época, vivir sola era casi que impensable.
- Y el correo, un desastre!
- Y así, perdimos el contacto.
- Y así nos casamos cada uno por su lado.

Se sentía raro. Ambos casi que habían olvidado cómo se sentía el contacto cariñoso con el otro. Les daba miedo dar el paso equivocado. Pero se sentía bien. Se sentía bien sentir esa adrenalina adolescente. Esa emoción en el estómago y esa sensación de ir volando mientras caminas.

Sí, era amor. De ese amor que todos queremos tener en la vida.

- Emma. ¿Quieres pasar el resto de la vida conmigo?
- ¿Me estás proponiendo matrimonio?
- Creo que ya estamos muy viejos para eso. Además, sin anillo no vale.
- ¿Entonces?
- Quédate esta noche y no te vayas nunca.

Una lágrima corrió lentamente por la mejilla de Emma.

- Sí! Claro que sí!
- No puedo creer que se nos haya ido la vida, el uno sin el otro.
- Lo que cuenta son las últimas cuatro semanas
- Las cuatro semanas más felices de mi vida.
- Y de la mía.

Se abrazaron, como se abrazan los que se aman de verdad. Y ahí, justo en ese instante, cerraron los ojos, para saber que la eternidad es el límite y que ahora, nada podrá separarlos.


**La Idea de esta historia nació mientras veíamos dos caravanas fúnebres por la autopista y con mi Amor, Cami, nos inventamos una historia sobre dos amantes que murieron de viejos, luego reencontrarse. 

17 de enero de 2013

Fue VII - Final-

Viene de Acá

Abrió la puerta con el corazón en la garganta.

- ¿Tú qué haces aquí? Dijo tratando de disimular la desilusión.

Ana entró de un tiro, se dejó caer en el sofá e inmediatamente se echó a llorar.

- No sé qué me pasa. De repente siento que nada vale la pena...

Desconcertada aún, Mary, mandó un sms muy rápido sin que su amiga notara que no le estaba prestando atención.

- Perdóname, casa llena con crisis de Ana. Veámonos a las 9 en nuestro bar.
- Ok. Entiendo, pero last chance.

Mary sacó los cigarrillos, una de vino y texteó a Antonia como refuerzo.

- A ver Any. ¿Qué pasa?
- Lo de siempre. O no. No es lo de siempre. No sé qué es. Es que....
- Bueno, así no vamos a llegar a ninguna parte. Explícate. ¿No será el guayabo?

Varios minutos duró divagando Ana sobre su estado sin llegar a ningún punto en concreto, momento en el que llegó Antonia.

- Gracias a Dios llegaste!!! A ver si entiendes qué le pasa a ésta. 
- A ver Ana. ¿Segura que no te va a venir la regla?
- Ahhh Antonia. Tu siempre con el mismo cuento...
- Pero a ver.. ¿Qué más quieres que piense? ¿Te apareces acá, como una loca chillando sin explicación?
- Antonia, yo creo que debe ser la hormona. O tiene un problema de tiroides, o definitivamente ya nos toca llevarla a la Monserrat o a una bruja. Debe estar enbrujada.

Las tres estallaron en risas.

- Bueno. Por lo menos te ríes Any.
- Puta!!! Gritó Antonia. Ya sé lo que te pasa!

Mary y Ana abrieron los ojos. Ana rogaba que Antonia no hubiera dado en el clavo.

- Pero dilo, o es que nos quieres matar de un infarto!!
- Pedro tiene nueva novia. Puta, y están comprometidos.
- ¿De dónde sacas eso?
- De facebook...

Ana volvió a rompre en llanto.
- ¿Me explican por qué el malparido, luego de que me dice que ya no se quiere casar conmigo, manda a la mierda todos nuestro planes, si puede seguir adelante?

Y así pasaron las horas y las copas tratando de diagnosticar el problema principal del por qué Ana no conseguía un novio luego de que Pedro "le había echado la sal". Hasta que se hizo de noche. Antonia y Ana fallecieron ebrias en el sofá. Mary se fue al baño a arreglarse corriendo porque se le hacía tarde.

En medio de las maniobras de echarse pestañina, lápiz de cejas y labial, agarró el celular para ver la hora y zas!! Termina en el inodoro!!!

- Puta Vida!!! Puta vida. 

Sacó el teléfono ahogado en agua de baño, lo sacudió y presionó un par de teclas...

- No funciona!!! Y es tarde... Cómo aviso!!! Esa puta maña de no tener teléfono fijo para ahorras gastos y llamadas a deshoras!! Fuck..

Corrió a la sala y esculcó las cosas de Antonia. El celular si pila. Esta y su maña de andar con el celular sin pila. Ana, seguro si lo tiene. Bloqueado con clave. Ah!! y ésta desde cuando cree en la seguridad. Marcó 1103 - Error- 1234 -Error- 0000- Error. Maldita sea. 

Agarró la cartera y salió corriendo sin notar que la billetera estaba encima de mesa de la cocina.

Se subió en el primer taxi que le paró.

- Señor, ¿qué horas tiene?
- Son las 9:15, señorita.
- Hay Dios... Voy muy tarde.
- Ay, niña ahora no me vaya a decir que corra, porque mire cómo está la ruta.
- No tranquilo, señor. ¿Pero no tendrá un minuto que me venda?
- Nooo, niña. Ahí si se montó en el taxi que no era.
- Gracias, señor, concéntrese en manejar mejor.

Comenzó a buscar en la cartera su espejo par ver con qué cara iba a ver a lucho.

- Puta. Puta. Puta.... Eso me pasa por andar corriendo. Ah!!!!
- Señor, puede parar en el siguiente cajero automático que se encuentre?
- Pero, para eso, tenemos que irnos por el carril lento.
- Yo sé, señor, pero es eso o no tener con qué pagarle.
- Como usted diga.

Mary quería llorar. No podía ser posible que esto le pasara. Por suerte siempre guarda una tarjeta en el bolsillo oculto de la cartera, no fuera que le hicieran el paseo millonario y quedara sin un peso en la calle.

Luis miró por enésima vez el reloj, el celular, el reloj, el celular.

¿Será que se arrepintió? ¿Será que lo de Ana era una excusa?
No puede ser que esté como un huevón esperando en un bar solo, con una cerveza.

Intentó distraerse jugando con el teléfono, pero lo único que quería era ver a Mary entrar por esa puerta, darle un abrazo y comérsela a besos.

Violó su norma de esperar 30 minutos. Le dio hasta los 45. Pagó la cuenta y dejó una propina generosa. Salió del lugar y juró nunca jamás volver a buscar o tan solo preguntar por el paradero de Mary.

9:55 p.m. entra Mary corriendo al bar.

- Hola preciosa. Ya se fue.
- No dijo nada
- Ni se despidió.
- Gracias

Intentó ocultar su cara de tristeza. Salió de ahí casi corriendo. Decidió caminar un rato para pasar la rabia y las ganas de llorar. Recorriendo el camino no trazado ni planeado leyó en una pared la siguiente frase grafiteada ¿Porque cuando yo quería una oportunidad no me la diste y ahora que yo te la di no podemos estar juntos?

Y pensó. Las cosas pasan por algo. Sonrió y por primera vez, desde que conoció a Luis, se sintió tranquila y feliz.

FIN!!!!


12 de enero de 2013

Consideraciones sobre el turismo en el Tayrona

No había querido opinar sobre el tema del hotel en el Tayrona.... Pero me va a tocar...

Si de verdad quieren hacer algo por el Tayrona, pidan que se cierre el parque, que se esperé la recuperación de los ecosistemas y reabran cuando se organice el ecoturismo de verdad, con operadores locales y capacitados, y no la porquería que hay hoy!

He leído diversos argumentos por quienes usan el tag #eltayronanosevende y creo que están llevando el debate equivocadamente.

Está bien que un grupo de ambientalistas y personas que sienten cierto nivel de amor por el parque, defiendan la idea de que en el Tayrona hay que dejar las cosas como están, pero hay que aprovechar este impulso para realmente direccionar el debate.

Hoy Colombia tiene que definir si quiere parques naturales para turismo o parques naturales para conservación. Ambas al tiempo no se puede, o se puede de una forma que a todos nos rompe, y es que lo hagan empresas extranjeras bajo la modalidad de concesión, mas no en la forma del adefesio que hay hoy.

No puede ser que digamos "turismo si, pero responsable y administrado por el Estado"... ¿Entonces? Lo único que queremos es que no hagan el turismo los que saben y tienen los recursos porque son ricos o extranjeros?

Yo creo que no debería haber turismo de ningún tipo en el Tayrona porque el problema del parque no es el hotel, son los turistas, que no saben nada de preservar. Por ejemplo, Bahía Concha hoy no tiene nada que ver con la bahía que yo conocí cuando era pequeña, es decir, hace 20 años. La Bahía Concha de hoy no tiene pasto marino, ni especies en abundancia, todo debido a la gran cantidad de pesca para alimentar a los turistas y a que la cantidad de gente que va a esas playas, ha arruinado todo.... Pero supongo que eso no les interesa porque igual, el mar se ve azul y la arena blanca, y ya con eso es suficiente para decir que las cosas estan bien.

Es una vergüenza. ¿A dónde creen que va toda la porquería que dejan los súper turistas que van a hacer camping y a fumar marihuana en el tayrona?? Pues al mar! Eso no tiene nada de ecológico, ni de eco turismo, ni de sostenible!!!

Entonces el debate no debe ser que el tayrona no se venda, porque no se está vendiendo, se esta permitiendo que alguien, que tiene un terreno dentro del parque (recuerden que el parque se declaró cuando los privados ya estaban ahí) construya unas Cabañas. El debate debería ser qué queremos de nuestro parque: Conservación o turismo... Porque no puede ser que peleemos por un turismo sostenible del estado, cuando eso no ha mostrado ser viable ni realista! El Gobierno no está para andar montando hoteles para que vaya todo el país a disfrutar de un parque. Eso sí, el estado debería darle un presupuesto decente a la dirección de parques nacionales naturales para que monte un esquema de cuidado de parques eficiente, que prevenga la tala ilegal de madera, el tráfico de especies y la presencia de cultivos ilícitos y minería ilegal como existe hoy en parte del Tayrona y en el resto de las áreas protegidas.

Ese debería ser el debate, no si construyen 11 Cabañas en bahía concha (que ya tiene poca riqueza natural en el mar) en el tayrona, que es apena 1 de las 56 áreas protegidas en Colombia, de las cuales sólo 6 o 7 tienen vocación turística...

6 de enero de 2013

Fue VI

Viene de Acá


Se demoraron miles de horas tratando de pensar una manera de descubrir qué era lo que estaba sucediendo, pero a todas Mary decía que no. La conclusión fue no hacer nada esa noche, irse a la casa de Antonia y terminar todo el vino que quedara en la despensa, mientras recordaban los momentos más ridículos de su existencia. Y así fue. Al final, reírse de uno mismo, siempre será la mejor terapia.

Mary se despertó primero y salió del apartamento de Antonia sin que lo notaran. Antes, se deslizó entre la cartera de Ana y copió el número de celular de la tarjeta de Alberto. Miró su reloj y ya era ya una hora decente para llamar. (Definitivamente tomar tanto siempre hace que se pierdan muchas horas de la vida, pensó).

- ¿Hola?
- Hola...
- Mira, yo sé que quizás te arrepentiste de conocerme. Pero, luego de todo éste tiempo, ¿no te parece que lo único que me merezco es un poco de sinceridad? ¿No te parece de quinta que me hayas dejado plantada en el café, y que al rato me haya tocado ver cómo te levantabas a una de mis amigas en el bar? Mira, es que la verdad no entiendo por qué me metí en este rollo. Es que todos los hombres son iguales. 
- ¿Perdón?
- No... No.. déjame terminar. ¿Para qué me dijiste que querías conocerme, si no era cierto? Es que claro... ya me imagino que debes tener a por lo menos cinco viejas como yo encarretadas vía chat, que caen como imbéciles.
- ¿Perdón? ¿Cón quien hablo?
- Ahora resulta que no sabes con quién hablas. Típico.
- Mira, creo que deberías calmarte, y dejar de gritar como una loca. ¿Estas segura de que estás hablando con la persona correcta?
- Claro, Alberto Aparicio.
- Si soy yo, pero no entiendo nada de lo que me estás hablando.
- Ahora vas a alegar demencia.
- Puedes tratar de explicarme...

Y fue así como Mary retomó toda la historia durante todo el camino a su casa.

- Y la conclusión fue que me vieron la cara de idiota y que usaron el nombre de Alberto, para hacerme caer.
- No puede ser... Es decir que te timaron. Duraste meses hablando con un man que no sabes ni siquiera como se llama?, escribió Ana.
- Ay, Dios... Y la pobre dizque enamorada.
- Antonia, deberías tratar de no burlarte de mi desgracia.
- No me burlo... Pero no les parece muy loco. Es decir, ese man puede ser un asesino en serie, un traficante de drogas.... Uy no qué miedo! Menos mal ni apareció.
- Bueno, ya ya... Y entonces ¿qué vas a hacer?
- Nada. Ya me cansé de escribirle al chat y al celular. No le gasto ni un segundo más.

No había terminado de entrar a su casa cuando vio un sobre deslizado por debajo de la puerta. Identificó la letra de Lucho. Bonitas horas de aparecer las de éste demente. Fijo ahora me sale con otra perorata de que me mató...

Mi Mary.
Creo que después de esto vas a tener un motivo más para odiarme. Seguramente no te has dado cuenta, pero 'Alberto', todo éste tiempo he sido yo. Si. Así como lo lees. Aproveché ese mensaje que enviaste aquella noche, para lograr ser tu amigo de nuevo. Para que me permitieras volver a acercarme a tu alma. Pero de nuevo fallé. Fallé, porque no pude ser honesto contigo...

Se sentó sin terminar de leer la carta y mirando por la ventana pensó que no podía ser posible ser tan imbécil. Pero, ese no era el número de Lucho. 'Alberto' me escribía desde un celular distinto.

Te debes estar haciendo un ocho pensando por qué te escribía desde un celular distinto. Te recuerdo que mientras salíamos tenía dos celulares, uno que nunca usaba, pero que reactivé hace poco y que fue al que enviaste el mensaje -asumo que tu subconsciente te traicionó y usaste el 6, en lugar del 3-.

Ah claro... y yo siempre le decía que tener dos celulares con casi el mismo número era una tremenda estupidez.

Sé que aún no te estás riendo. Pero espero que no te estés quemando de la ira. 'Alberto' es ese yo, que quiero ser contigo, a tu lado. Una mejor persona.

No sé si puedas, o quieras perdonarme, o volver a abrirme las puertas de tu vida. ¿Te parece que comencemos de ceros? 

Lucho.

Te espero en media hora en mi casa. Enviar.

No le dijo nada a sus amigas. Se arregló como un tiro. Ordenó el desastre de su casa y justo a tiempo rinnngggg...

Continuará!!