19 de febrero de 2013

"No hay hombres"

En múltiples conversaciones con mi mamá, me ha expresado su preocupación por primas o amigas nuestras que se acercan a los 30 y no tienen novio, o un prospecto de marido.

"Naty, qué van a hacer si de verdad no hay hombres."

Y sigue

"Es que va uno a ver y en la calle y los tipos bonitos, son casados o ya son separados. Y el resto no valen la pena".

Siempre le saco 300 mil argumentos:

"Es que uno para conseguir novio, tiene que cambiar de entorno, cuando el tradicional de unos e ha agotado. Eso fue lo que me pasó a mi con Cami."

"Los hombres separados no tiene problema. El lío es si tienen una ex intensa."

"La verdad es que si hay hombres, tu te preocupas mucho"

Pero a veces creo que sí tiene razón.

Tengo varias amigas, churras, inteligentes, con trabajos estables, independientes, con criterio y lo único que se levantan es el típico mantenido que vive a las enaguas de su santísima madre; el perdedor sin carrera que vive del rebusque; el sucio hippie que no se baña; o el lengüisopa dos veces separado a quien su segunda mujer lo dejó por un torero.

Si vamos a los profesionales bonitos y exitosos, son perros, andan detrás de nenas ensiliconadas o tienen una novia eterna con la que seguramente se casarán.

Y si entramos al ámbito de los casados acabados de separar, ya tenían una moza cuando se separaron, entonces el divorcio para ellos es un mecanismos para cambiar a la esposa por la moza.

No quiero ser pesimista, queridas lectoras solteras -pero es que me preocupan mis amigas solteras-, pero me pueden explicar ¿dónde se metieron los hombres que valen la pena?


5 comentarios:

  1. La verdad, yo también me he preguntado lo mismo, pero siempre saco las mismas "excusas" en defensa personal más que en defensa de ellos. Seguro hay hombres que valen la pena, seguro estarán por ahí, también intentando que caiga algo que para ellos valga la pena. Pero tienes razón, hay que salirse un poco del vaso para poder sacar la cabeza y mirar más allá o como le digo yo "cambiar de modalidad", si antes me gustaban así, pues mirar las posibilidades de ser un poco más flexible en cuanto a gustos sin frustrar lo básico. No obstante, tampoco se puede salir mucho del vaso y lo digo por experiencia personal, después de vivir en varias ciudades en Colombia, ahora vivo en México y las cosas van cambiando de nivel, te vas dando cuenta que no sólo no hay en tu zona de confort sino que se hace más complejo cuando empiezas a crear otros entornos como nuevos en tu vida... No hay que estar desesperanzadas como mujeres solteras, inteligentes, bonitas, estables económicamente, etc. pero como todo hay que besar mucho sapo y encontrar el príncipe (no azul) que de todas maneras nos pondrá el mundo de cabeza y podremos decir que por fin, dimos con "el propio"

    ResponderEliminar
  2. Cuando sepas donde estan metidos me avisas para ir a buscar uno.... Jajaja!
    Att: M.G. =')

    ResponderEliminar
  3. ¿Será que eso de ennoviarse y encontrar el hombre para los menesteres románticos y pasionales de carácter más bien permanente resulta algo tan importante y que si las mujeres (a quienes les gustan los hombres) no se vinculan de esa forma consideran que es algo que dista de ser lo adecuado, para no decir «ideal»?
    Habla de mujeres inteligentes e ilustradas, parece un tanto atávico el construir padecimientos sobre esa condición.
    Creo que hay otras opciones y eso de la «solterona» como expresión de desprecio o conmiseración está un tanto fuera de lugar a estas alturas de la historia (aunque esa palabra, «historia», ha llegado a estar sobredimensionada).

    ResponderEliminar
  4. Conozcan gente pero no se acuesten tan fácil con él... El deseo de lograrse a un macho reproductor a veces nos lleva a convertir nuestra libertad a puro libertinaje... quieres ser princesa de la historia, pero te comportas como la criada, o peor como la mascota.

    ResponderEliminar
  5. Todo, todo menos llegar a volvernos miserables y patéticas, como un blog que leí a comienzo de año, donde ella escribía sobre su patética manera de buscar a su "hombre" y lo describía como si su blog fuera "campanita" adicional a que reclamaba a los cuatro vientos (a las cuatro palabras) que Él me busque a mí! por favorrrr ella luego recibía las migajas y lástima de la gente y las demás se unían a la causa reenviando el mensaje. El resultado (según creo que ví que fué la que lo escribió) de consuelo tratar de evadir la soledad con un carro bonito y emborrachándose en cabalgatas. Lorena

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!