30 de abril de 2013

Especial Libros: Juliet - Anne Fortier


Los 'remakes' a veces también valen la pena

A pesar de ser la edición económica,
tiene un hermoso diseño de portada




En la estación de trenes de Sttutgart, Alemania, en el 2009, cuando iba a partir rumbo a París, entré al puesto de revistas más cercano, y me encontré Juliet, una nueva versión de Romeo y Julieta.

Me acompañó todo el viaje y un poquito más (y me ayudó a darme cuenta de que mi inglés no está tan picho).

Fabulosa. Mágica. Amorosa. Arriesgada.

Es un libro que te atrapa y no te deja ir.








Te enamora con tus personajes y te sorprende con sus revelaciones.



Contraportada


Tiene un Romeo y una Julieta del siglo XXI y se remite a los textos antiguos que hablan de la tragedia original.

Thrilles de suspenso, envidia y venganza, mezclado con mucho amor y cursilería.

Si lo consiguen, cómprenlo... En inglés o en Español, no importa.











Porque las historias de amor, son imprescindibles.


Este es el separalibros que lo acompaña

29 de abril de 2013

Especial Libros: La Mujer Justa - Sándor Márai


¿Existe la mujer 'justa' para un hombre? ¿Y si la encontramos, tarde?

Complicado.

Así es la historia de 'amor' de Sándor Márai. Esta novela, narrada deste tres puntos de vista, logra por momentos convencerte de que sin dolor y sufrimiento no hay amor posible.

Está lleno de reflexiones profundas, de críticas al ser humano.

Es una de mis novelas favoritas, aunque, definitivamente me quedo con el protagonista y su ex esposa, la versión de la amante... no fue lo mio.



Este libro llegó a mi por una recomendación de una ex jefa mia, que lo tenía en su mesa de noche y me dijo: "Esa es una novela que uno tiene que leer". Y para esa época al parecer toda Bogotá pensaba lo mismo y casi no la consigo.

Viajé a Buenos Aires y ahí, en una librería de esquina, lo conseguí.

Me tomó más de 5 meses poder comprarlo, pero valió la pena.

28 de abril de 2013

Especial Libros: La Biblia Envenenada - Barbara Kingslover

Hermosa foto de la portada 
Sorprendendemente no me acuerdo cuándo, cómo o dónde compré éste libro. Pero es de muerte lenta.

Me llamó la atención porque es una historia que tiene lugar en el Congo y al leerla te encuentras con que tiene mucho de política y de historias.

Logra envolverte, transportarte y sufrir con sus protagonistas.

Kingslover es una gran descriptora (no sé si esa palabra exista, pero no se me ocurre otra manera de decirlo). Dibuja con las palabras.

Además, critica. Critica la política, la religión, los regímenes que violan los derechos humanos.

Si quieren lectura muy inteligente, este es su libro.




Tiene un detallito hermoso en la esquina
superior de las hojas

Contraportada

27 de abril de 2013

Especial Libros: Delirio - Laura Restrepo

Portada


Muchos de ustedes deben estar familiarizado con este libro. Por lo menos, muchos de mis conocidos lo han leído.

A mi, en lo personal, me costó mucho trabajo encarretarme. Pero me resistía a renunciar a él. Y cuando logré conectarme con la historia, se convirtió en el primer y único libro en sacarme lágrimas.

Difícil historia, cruda... llena de amor y esperanza. A cualquiera podría pasarle.






¡Qué vivan los libros que te generan todo tipo de emociones!


Cuando marcaba los libros al comprarlos
Contraportada

26 de abril de 2013

Especial Libros: Ana Karenina - Lev N. Tolstói


Dios Bendiga los libros de ediciones baratas en Oferta!!


La portada



Cuando era periodista y el sueldo apenas me alcanzaba, comprar libros en la Panamerica, en oferta, era mi plan. Conseguir clásicos a 5 mil o 10 mil pesos era una bendición. Es que el sueldo a duras penas alcanzaba para el arriendo, servicios y demás.

Fue entonces, en una de mis múltiples visitas a la Panamericana que encontré esta edición de pasta dura y forro de Ana Karenina. Lo llevé por 9 mil pesos, sin pensarlo dos veces, ni mucho menos reparar lo feito de su diseño.

Cumplía con los requisitos de rigor: era barato, las hojas eran de buen papel y con letra tamaño aceptable. Lo demás no necesitaba mayores reparos (incluso la nota en la portada en la que se lee "Las mejores novelas de amor de la literatura universal".



Cuando solía marcar los libros al comprarlos

¿Era este un libro de amor? La verdad creo que Tolstoi usó el amor como una excusa para reflexionar sobre el hombre y la sociedad en su momento.

Ésta no es una historia de amor, es un postulado. Un libro político. Un libro que cuestiona y nos cuestiona como seres humanos.

Lo leí en un momento de mi vida en la que necesitaba todos los cuestionamientos posibles. Por eso lo amé. Y lo sigo recordando como uno de los favoritos.

La parte interior. Me encanta cómo los libros
 se comienzan a poner amarillos

25 de abril de 2013

Especial Libros: Te llamaré Viernes - Almudena Grandes

Portada. Algo arrugada por el
trasteo constante entre mi cartera





Seguramente el título no te lleva a nada.
Seguramente el nombre de la autora, menos.

Eso me pasó a mí cuando me enfrenté a este texto en cualquier librería en Bogotá. Nadie me lo recomendó y mi ignorancia literaria hacía que no conociera a Almudenas, mucho menos apellidada Grandes.

Lo compré y lo leí. Y agradezco a la vida (destino, Dios, espíritu o como quieran llamarlo) por haberlo puesto en mi camino.











No solo es divertido. Sino que plantea reflexiones en torno a la vida, al amor, al desamor, partiendo de personajes feos (o si queremos ser más polytes 'poco agraciados físicamente), frustrados, rayando en lo deprimente del ser. Y es a través de ellos que Almudena plantea una historia brillante, a pesar de lo simple.










Me gustó mucho. Recuerdo que durante una época estuve intentando buscar más libros de ella, pero... cuando conseguí unos en la Feria del Libro de no sé qué año... no tenía plata para comprarlos. Así que... tocó esperar y nunca más volví a encontrar sus libros.

Si los ven por ahí. Adelante, cómprenlos. No se arrepentirán



La segunda página

24 de abril de 2013

Especial Libros: Hay cosas que una no puede hacer Descalza - Margarita García Robayo

Este libro fue un libro inesperado. 




Una mañana, de esas que uno se tiene que levantar antes de las 4 am para llegar a tiempo al aeropuerto y que no lo deje el avión, me encontraba en el Puente Aéreo, con el deber de viajar a Medellín por trabajo.


Cuando ya había hecho el check-in y había comprado el café de rigor para calentarme, entré a una pequeña librería que queda ubicado al lado de una tienda de ropa medio loba para mi gusto.



Di un par de vueltas por el localito, y me crucé con este libro, que me llamó la atención por los colores. Luego el Título "hay cosas que una no puede hacer descalza": superando el primer impase el 'unA', reflexioné sobre mi afición a no usar zapatos. Es que si no fuera por tanta cochinada que hay en el piso y el peligro de salir herida, andar descalza es el mejor de los estados (por eso, pasa suplir esa falencia, compro muchos zapatos... que sean hermosos por favor).

Luego, miré la contraportada y vi que la autora es joven y que escribió un libro de historias de mujeres (sin que eso implique que son feministas), como las historias de éste blog. Además la solapa me reveló que es costeña, como yo. Así que sin pensarlo dos veces, lo llevé conmigo para cumplir esa autopromesa ridícula de aprovechar los vuelos par algo productivo que no sea dormir (soy de las que cae rendida apenas se sienta en el avión y se despierta con el aterrizaje, obviando así los riesgos de estrellarnos o un vecino de puesto parlanchín).

El Libro duró lo que un vuelo Bogotá - Rionegro (poco menos de una hora si se cuenta la fila para despegar, el despegue, el vuelo y el aterrizaje) cumplió su cometido: 1. evitó que me durmiera; 2. sirvió de escudo perfecto para el momento en el que el man del lado iba a hacerme la charla y 3. Fue entretenidísimo.

Entonces, si se lo encuentran y necesitan algo para leer bueno y divertido... Esta es la opción.

23 de abril de 2013

Especial Libros: José Saramago


En el pabellón de Portugal de la FILB de este año, encuentran
este afiche en honor a Saramago



Yo sigo esculcando mi biblioteca y recordando aquellos momentos en los que me enamoré de ciertos autores. José Saramago es, creo, mi principal amor literario. Y como los amores vienen con altibajos, este no es la excepción: hay cosas que no me gustan, pero hay otras que me fascinaron al extremo.




Dos ensayos: sobre la ceguera y sobre la lucidez.









Lo primero que leí fue "Ensayo sobre la Ceguera". Claro. Fue el libro por el que le otorgaron el Nobel. Recuerdo que  que se lo regalaron a mi papá para su cumpleaños en noviembre de 1998. Yo me estaba graduando del Colegio, es decir, no tendría más de 17 años, no me había venido a vivir en Bogotá y vivía en la casa de mis padres.

La sensación cuando terminé de leer el libro fue: "si esto realmente sucediera, sería así tal cual. Así de inmunda es la esencia humana".

Luego intenté, ya en la Javeriana con un libro prestado de la Biblioteca: 'El Cuaderno'. No me enganchó. Lo dejé de lado a las pocas páginas.





Años más tarde, mi novio de la época me regaló La Caverna: Fascinante, luego me compré (bueno mi papá me llevó a la librería y me lo regaló -Aun la independencia económica no era una realidad en mi vida): 'Ensayo sobre la lucidez', que parecía estar inspirado en un país como Colombia.

Más tarde llegó mi favorito: Las intermitencias de la muerte (siento tentada a contarles lo que pienso del libro, pero arruinaría el final). Solo me queda por decir que LO AMÉ. Lo leí durante unas vacaciones en Barranquilla. Me lo regalaron (esa edición debe estar donde mis papás) y luego regalé uno a mi actual novio, que es el que ven en la foto.

Claraboya, La Caverna y las Intermitencias de la Muerte


En una Feria del Libro de hace unos años compré El Elefante. Lo comencé y me aburrió. Luego mi hermano comenzó a leerlo y ¿adivinen? Hasta ahí supe del libro... Y en diciembre mi mami me dio 'Claraboya'. Aun no lo leo, así que no puedo decirles qué tal: Pero ahí está posando hermoso para la foto.

No sé si han leído a José Saramago. En caso negativo, deberían, se están perdiendo de unos relatos fabulosos!

22 de abril de 2013

Especial Libros: Primavera con una Esquina Rota - Mario Benedetti


"Las virtudes generalmente aburren, los defectos no".
Es una de las fabulosas frases que se encuentran en este libro.


Portada



Para muchos Mario Benedetti es un 'must'. Sus poesías han enamorado a muchos. Y qué decir de los cuentos. Pero para mi, uno de sus mejores obras es 'Primavera con una Esquina Rota", una novela sobre el exilio, la dictadura, la niñez y el autoritarismo.

Es corto, hermoso. Se puede leer en una tarde.

Este libro prácticamente lo robé de la biblioteca de mis padres. Mi mamá fue la que me lo recomendó, y le agradezco infinitamente por haberme presentado este libro.



Contraportada



Interior del Libro, con las páginas amarillas

21 de abril de 2013

Especial Libros: Ricardo Silva Romero


Este libro es viejito, lo conseguí de segunda,
pero en perfecto estado

Cuando se trata de autores, a veces nos pasa que leemos algo que nos gusta, pero quizá algo que no...

Con Ricardo Silva Romero me pasa que todo lo que he leído me gusta. Básicamente por que es fácil sentirse reflejado en alguno de los personajes, especialmente cuando se trata de sacar lo peor de nosotros...

Otra cosa que me encanta es su sentido del humor. A veces irónico, a veces con un halo de resentimiento (qué levante la mano al primero que no le resienten algunas cosas) y bastante de crítica a la sociedad y a lo que nos hemos convertido. Es fácil verse muerto de la risa leyendo alguno de los textos.

Por otro lado, sentir a Bogotá narrada en sus libros, es maravilloso para la imaginación.




A Silva Romero lo descubrí por allá en el 2000... El Libro TIC me lo regaló mi mejor amigo. Lo leí y me pareció una de las cosas más divertidas que había leído. 



Debo confesar que hasta el año pasado pensé que Silva Romero era un 'one hit wonder' literario y que se había dedicado a escribir de cine y columnas en algunos periódicos y revistas. Pero llegó twitter y ahí lo seguí y me di cuenta de que existía un montón de libros que en 12 años me había perdido.


La Firma conseguí en la Feria del Libro 2013.
Y para hacer una diferencia, en lugar de llevar el
último libro, me llevé el más viejo: TIC
Portada de TIC en el 2000


Y entonces salió a la venta "Erase una Vez en Colombia" un dos en uno, que por un lado habla del amor y por otro habla de la Muerte. Comedia y tragedia, juntas pero no revueltas. Obvio lo compré y me hizo nuevamente feliz.

***; Que no me Miren y Erase una vez en Colombia.

Entonces, recurrí a San Librario Libros donde pude conseguir "Relato de Navidad en la Gran vía" (estoy a punto de terminarlo) un libro con 4 estrellas, que recolecta las columnas de cine que Ricardo Silva escribió para semana y 'Que no me miren', un libro Ilustrado que es, por lo menos, Hermoso.

Para completar mi colección de éste autor me hace falta conseguir 'Parece que va a Llover' (así que si alguien lo ve por ahí o lo tiene y me lo quiere regalar... Bienvenido) y 'El Libro de los ojos' (que aún no sé por qué no lo compré en la Feria del Libro).

Y si Ricardo por Casualidad lee esto: Me sigo muriendo de la pena...


Otros posts de este especial









20 de abril de 2013

Especial Libros: Cómeme - Linda Jaivin

Portada




A veces necesitamos libros que nos saquen de la realidad, nos desconecten, nos diviertan y no nos generen la necesidad de hacer reflexiones profundas sobre la vida.  Eso fue para mi 'Cómeme', un libro de literatura erótica, que vale más por la creación de sus personajes, que por otra cosa (Además tiene una selección de nombres femeninos perfecta).

Se trata de un grupo de cuatro amigas, cada una con su personalidad, ideas de la vida y el amor. Cada una con sus amantes y sus anécdotas.






Contraportada



Es divertido, uno se ríe y se siente identificado con esas viejas, que son como cualquier otra.

Lo más curioso de éste libro, que de seguro ninguno lo conoce, es que lo compré en un afán, en la Panamericana, en oferta (en esa época me costó 12 mil pesos, casi un tercio de lo que costaban los best sellers) porque tenía una larga sesión de peluquería y no quería morirme del tedio leyendo Elle y Vanidades. A pesar del precio lo compré. Y a pesar del precio no fue malo.

Por el contrario, resultó ser un éxito. Me reí infinito.

19 de abril de 2013

Especial Libros: De Cómo los Irlandeses Salvaron la Civilización - Thomas Cahill

La Portada


Este libro tiene una historia en mi vida.




Me lo regaló un amigo hace un montón de años. Y cuando lo terminé de leer, se lo presté a un amigo que seguramente lo iba a valorar tanto como yo. Ese 'amigo' tuvo un cambio radical en su vida. Se fue a vivir a Santa Marta, se volvió 'maestro de luz' o algo parecidos... Y en el proceso de cambiar su vida y pasar a ser un 'ser de luz' mi libro quien sabe dónde quedó.

Detalle de la primera página









Quedé emputada y ese día juré que nunca jamás volvería a prestar un libro.

Detalle de los gráficos interiores










Comencé a buscar una edición similar a la del libro (esta era la inicial), pero nunca la pude conseguir. Pero gracias a la librería Norma Online, conseguí un ejemplar.

Ahora se deben estar preguntando ¿por qué volver a comprar un libro que ya leí?
Sencillamente porque es la evidencia viva de todo lo que ese libro me hizo sentir.





Este es un libro de historia. La historia de cómo unos monjes se dedicaron a transcribir los textos que iban desapareciendo de la Europa continental, durante la 'edad oscura', salvando así gran parte del conocimiento e historia de la época.

Es un viaje histórico, valioso, e impresionante, de una historia poco conocida.


Contraportada


18 de abril de 2013

Mi Jefe

Me siento completamente Bridget Jones escribiendo esto.
Estoy enamorada de mi jefe.

No pudo evitar soltar la carcajada al leer las dos primeras líneas del mail de su amiga. Mar está completamente loca.

Te debes estar burlando de esta afirmación. Pero es real y estoy muy feliz.. Voy a tratar de responder todas las preguntas que te podrían surgir con el siguiente relato. Y espero que no te mueras de algo (sea risa, rabia, envidia...). Pero como lo prometido es deuda, luego de muchos meses de ausencia, esta es mi última historia.

Aquí va...

Llevo dieciocho meses en esta empresa. No era el trabajo soñado pero si una forma de iniciar el camino que me llevaría a ese puesto ideal, en la empresa ideal. Tu sabes que soy de las que cree que uno debe ir paso a paso, hasta conseguir lo que siempre ha querido. Entré a esta productora por mérito propio. Tanto que a las entrevistas me fui de pantalón, pelo recogido y saco negro con cuello alto. Creo que te sabes ese detalle mejor que yo. Entré como asistente -osea mano derecha- de la gerente de producción de arte. Osea, en algún momento ese cargo será mio.

La vieja era una loca demente. De esas que no solo vivía de rumba en rumba, sino que hablaba gritado (sin ser costeña) y trabaja a todo el mundo de 'mi amor'. Y a mi, me tocaba cubrirle los guayabos, los retrasos, los incumplimientos... Claro, nunca me agradecía. Es que la odiaba!! la odiaba!! Perra!

En fin, la loca hace como unos cuatro meses renunció (aunque las malas lenguas dicen que la echaron) y comenzaron a buscar el reemplazo. Claro, como a mi se me alivianó el trabajo, pude tener una vida normal. Entonces me fui de rumba. (Ay... extraño salir contigo)... Me fui con un grupo de amigos de una amiga. Así, casual, de puro desparche. Entre 'mi grupo' no había nada bueno.

Yo ese día estaba en un estado de vulnerabilidad total: Con ganas, con unos tragos en la cabeza y depilada. Ese día tocaba conquistarse a alguien. El trabajo me tenía consumida, ni para una revolcadita me daba tiempo. Total, yo decidí que ese día sería mi noche.

Me fijé un objetivo... Claro que como ya hemos discutido en Bogotá, los manes solteros cada vez son más feos o más babosos, casi que no encuentro entre la multitud a un tipo digno de mi vulnerabilidad. Hasta que lo vi. En la barra -Sí Annie, cliché todo en esta historia es un chiclé-. Se estaba tomando lo que parecía un whisky en las rocas -que resultó ser un ron-.

Yo ya casi no me acordaba cómo ligarme a un tipo solo. Así que me aventé. Sin pensarlo dos veces. Me paré al lado de él en la barra. Así como en las películas gringas. Pedí un gin and tonic (tu sabes, ese es mi favorito y no me da guayabo) y volteé a mirarlo.

- Hola. Marcela, mucho gusto.  Y extendí la mano y le regalé mi mejor sonrisa esperando que él respondiera.

Estaba casi que sudando frío, marica! Annie, tu sabes que yo me cago del susto. Además, sentirse en una escena de película es como muy raro.

Total, me dio la mano. Así fuerte. Como sin miedo.

- Mucho gusto. Joaquín.

Además, tiene uno de esos nombres fabulosos. (Ya hablo como fan enamorada)

El tema para no hacértelo largo es que comenzamos a hablar. Pero no fue una de esas conversaciones como: "en qué trabajas" "qué estudiaste". No nada de eso. Fue algo como lo que te voy a narrar -y es que tengo la conversa pegada en el cerebro-.

Siempre me he preguntado por qué alguien va solo a un bar. ¿No es más fácil tomarse un trago en la casa y se evita uno una cantidad de pendejadas?
- Eso lo puedes responder tu. Estás sola...
- ¿Parece? No. Estoy con un grupo de gente por allá. Los amigos de una amiga.
- ¿Entonces qué haces acá?
- Vine por mi trago, porque allá están tomando whisky (y puse mi cara de 'esto es una seba me voy a vomitar') y me encontré contigo, todo solo. Y como tengo un alma caritativa... pues decidí que te iba a acompañar.
- Uy, ¿eso quiere decir que parezco un niño desamparado?
- Eso quiere decir muchas cosas. Pero si prefieres eso. Pues niño desamparado será. Ahora respondeme la pregunta.
- No dejas pasar una, ¿no?
- Nunca.
- Es que salí de la oficina, que queda aquí cerca. Me iba para la casa y pensé: '¿qué tal que la mujer de mi vida ande hoy suelta por ahí'?

En ese momento yo ya me quería morir. Annie. Tiene una sonrisa perfecta, una barbita de tres días fabulosa... ¿Y va y me dice eso? Seguro vas a pensar que soy una envideada. ¿Pero quién no se envidea?

Hablamos como un rato más. Babosadas y no tan babosadas como que es soltero, sin mucho tiempo pasa salir de ligue. Si última novia lo echó porque ella no era la prioridad en la vida de él. Contra eso, según dijo, uno no puede pelear. Cuando uno encuentra a la que es, se vuelve, la prioridad, el resto son paliativos para pasar los ratos de soledad acompañados.

No hijos. Trabaja en un canal de TV. y vive solo. No tiene ni gato ni perros. Todo tal como me lo recetaron.

Tres rones y tres gin tonics después...

- ¿Te vas conmigo o te quedas con los amigos de tu amiga?
- A esos ya los tengo descartados hace rato.

Me jaló.... Así como en las películas, marica. Hazte la imagen, Annie, por favor. Se paró de la silla, y se iba medio alejando, cuando le jaló del brazo. Y como sincronizados, terminé en sus brazos y nos dimos un beso. Y qué beso. No te voy a decir que el tiempo se detuvo y que solo éramos él y yo, porque eso no pasa. Pero si besaba delicioso.

Salimos de ahí como un par de adolescentes, recién fugados del colegio. Llegamos al parqueadero. Nos subimos en su camioneta. Y salimos hacia la casa de él. Claro que en cada semáforo o en cada pare nos comíamos a besos. El trayecto fue largo, aunque realmente era cerca.

Yo tenía un vestidito negro. De esos que siempre decías que eran mi mejor adquisición. Así que todo iba siendo más fácil desde el carro.

Llegamos al apartamento de Joaquín. Apenas cerramos la puerta, me cargó contra la pared y lo tenía duro, duro. Le saqué la camisa, en un afán. Hasta se le cayeron unos botones. No dejábamos de besarnos.

Esta Mar es la cagada. Me escribe este culo de mail largo, como si estuviéramos tomando café o cerveza. Por algo es mi amiga, pensaba Annie, mientras leía. Fue por algo a la nevera. A juzgar por la barra de desplazamiento la cosa iba para largo. Eso de estar a 15 horas de diferencia es difícil para tener una mejor amiga en problemas o con una historia para contar.

Entonces, Annie. Yo ya quería que me la metiera. Ya... pero én quería jugar. Me sacó el vestidito.  Y me hizo moverme hasta el sofá. Ahí me tiró y mientras yo yacía acostada con el corazón tan agitado que se me quería salir, y tan mojada que ni te cuento. Se quitó el pantalón y las medias -aplauso para los hombres que se quitan las medias sin que uno se lo pida-.

Se puso encima mio. Me seguía besando. La boca, las orejas, el cuello.. Yo comencé a gemir. Osea... como una loca. Bajó hasta mis tetas... y me chupó, más rico... Creo que se dio cuenta de mi ansiedad. Sacó su cosa... (Annieee se oye mejor hablado que escrito) Annie comenzó a reirse a carcajadas. "sí tenemos que cambiar esa puta palabra") y para qué que era perfecta. Me la metió. Primero pasito... así despacito... de esa forma que uno ya quiere morirse... o venirse. Y preciso. Tuve un orgasmo. Creo que era un orgasmo de ganas... Y él se puso como un loco. Y me clavó no sé por cuanto tiempo. Encima mío. En cuatro. En el piso. En la cocina. En el cuarto, en el baño...

Mar siempre y sus historias. Y lo deja a uno iniciado...

Terminó la noche. Y amanecimos uno al lado del otro, ambos con esa sonrisa natural de satisfacción absoluta, de deber cumplido... No hubo formalismos. Me paré de la cama. Me di una ducha. Me vestí y me fui. Él se despertó y con una naturalidad increíble me dijo. Puedes bañarte tranquila. La verdad, viniendo de él no me molesto la frase de 'permiso'.

Antes de irme, saqué un sharpie morado de mi bolso -No me preguntes por qué tenía un sharpie en la cartera. No sé, pero ahí estaba- Y ni corta ni perezosa en la puerta entrada le escribí: Fue fabuloso. Si quieres repetir, no tengo problema. Llámame y le puse mi celular.

Y así comenzamos. Me llamó a los dos días. Fuimos a cenar. Luego a comer... Y así era todo. Cita-sexo. Cita-sexo. No había llamadas de control. No había preguntas incómodas. Creo que ninguno sabía del otro, nada más de lo necesario. No habíamos hablado, o ni siquiera nos habíamos preguntado si esto iría para alguna parte.

Yo era feliz. Seguía haciendo méritos en mi oficina y seguramente me darían el trabajo de mi jefa. Estaba muy concentrada en eso. Así que Joaquín era la mejor forma de terminar mi día.

Entonces, pasó el primer mes. El segundo. Y comenzamos a intimar. Ya sabíamos cosas del uno y del otro. Incluso esas anécdotas vergonzosas que solo se sabe tu mamá y tus mejores amigas. (Algo así por el estilo de la anécdota de la vez que me vomité durante el acto principal del día de la poesía... Así, a ese nivel llegamos).

Ay no. Mar debería dejar de contar esas cosas.

Me daba consejos. Y yo a él. Los días pasaban de una manera maravillosa. Hablábamos todo el día. Estábamos pendientes el uno del otro. Nos fuimos convirtiendo como en novios, pero sin el rótulo. Yo estaba feliz. Muy. Como que todo marchaba.

Sin embargo -Claro porque no hay historias perfectas- citaron a reunión antes de ayer en la oficina. Yo pensaba que ese era mi día. Me compré un vestido nuevo, los zapatos perfectos. Me peiné, me maquillé. Yo estaba radiante.

Buenos días señoras y señores, hoy están todos citados aquí porque quiero presentarles al nuevo Gerente de producción de arte. Menos mal, Annieeee, menos mal no me levanté de la silla!!!! El Presidente de la Compañía iba a anunciar al nuevo jefe y ese no era yo. Se trata de Joaquín Steffens. En ese momento dejé de respirar. Volteó hacia la puerta y lo veo entrar. -Es que les encanta el dramatismo. Siempre anuncian al que llega, y el anunciado entra-. Ahí estaba él. Con su traje perfecto, la sonrisa perfecta. Y su perfume. Él estaba radiante. Y yo ahí. Sentada en la mesa, con mi vestido y maquillaje perfecto. Radiante. A punto de llorar.

Quería matarlo. Esa es la realidad. El corazón se me rompió en doscientos pedazos. Es difícil de explicar y voy a tratar de hacerlo lo mejor posible. El man con el que sales. Que te encanta y tira delicioso. Ese mismo que te hace reír a todas horas del día. Nunca. Nunca Nunca!!! Te comentó que había aplicado para el cargo que tú anhelabas, el que querías. Él, el que te levantaste en un bar, y que te conquistó con un par de frases baratas. Ese, ese mismo, se queda con el siguiente escalón en tu carrera por llegar al trabajo de tus sueños. Ese hombre, del que te enamoraste, está ocupando el puesto que debería ser tuyo.

Cuando lo vi entrar dejé de escuchar. Comencé a armarme el discurso en la cabeza de todo lo que le quería decir. Gracias a dios luego de esa reunión él tenía que entrar a junta y no le dieron espacio de que me diera la cara. Es que además el muy infeliz no me hizo ni un gesto!! ni un gesto me merezco.

Entré a mi oficina y lo primero que hice fue enviarle un mensaje: ¿Me explicas? y me respondió Comamos esta noche. Ok, le dije.

Annie, espero que no te esté aburriendo. Pero es que me haces mucha falta y creo que te mereces este relato completo. Ay mi Mar. Espero regresar pronto a Colombia para escuchar tus cuentos con un trago.

Pasó por mi a las 8 de la noche. Baja por fa, ya estoy en la puerta. Bajé, con todo un discurso armado en la cabeza. Un sermón de siete pisos. Lo iba a acribillar. No lo iba a dejar hablar. Iba a sacar la neurótica que llevo adentro.

- Hola. Y le puse la mejilla.
- Uy. Pero qué pasa
- ¿De verdad quieres que te diga que pasa?
- Te ves hermosa. 
- Me cambias el tema.
- Espera a que lleguemos al restaurante.

Durante todo el camino no hablamos. Yo estaba que vomitaba palabras. Me quería morir. Pegarle era poquito. Pero bueno,  no podía quedar como una loca. Al final por algo Joaquín estaba hablando tan tranquilo.

Nos bajamos en un lugar. Era cerca a aquel barsucho hediondo pero que nos encantaba como por la 80. ¿Te acuerdas? Resulta que era un restaurante. De esos que son muy chiquitos, todos cálidos. Típico de película de amor en Europa.

Éramos los únicos en el lugar. -Obvio, sino nos se completaría el cliché de esta historia-. Me corrió la silla, como los caballeros en vía de extinción, y me hizo sentar. Se sentó en frente mio.

- Te ves hermosa.
- Y dale...
- Y así suene muy culo. Nunca te había visto tan brava, ni un poquito... que te ves preciosa.
Y yo pensaba. Precioso le va a quedar esa jeta después de todo lo que le voy a decir.
- Yo sé que quizás estas sorprendida por todo lo que pasó...
- ¿Sorprendida...? Es que esa no es palabra... Estoy puta, histérica... Es que no lo puedo creer. me utilizaste... Y cuando me iba a despachar, me dice.
- Preciosa. Déjame hablar.
- A ver... pues...
- Tu me dijiste que tu sueñas dirigir una productora. Que tu seas la jefa... 
- ¿Sí y eso qué tiene que ver?
- Estuve hablando con Francisco. Van a dividir los negocios de The Fixer y van a abrir una nueva productora que se llame Scandal... tendrá un enfoque distinto... Y quieren una mujer para ese nuevo proyecto. 

Casi me muero en ese momento. No te imaginas mi Annie. Las cosas se habían conjugado. No lo dejé terminar. Le agarré la cara con las dos manos y le di un beso. Era quizás el beso más tierno y más honesto que había dado. Te amo, dije justo cuando había separado mis labios de los suyos. Yo  también te amo.

Apenas merecido. Mar es maravillosa se lo merece.

Terminó de narrar la historia. Cerró su laptop y dejó que todas las lágrimas corrieran por su mejilla. Annie era su mejor amiga. Y un día hizo prometerle: "Mar. Prométeme que antes de que me muera, me vas a dar una historia con el final más feliz para tu historia". Y esa era la promesa que le estaba cumpliendo a su mejor amiga de infancia, esa misma, a le que le quedan, a partir de ahora dos días de vida.


Especial Libros - Shakespeare: Teatro Completo



"Conservar algo que me ayude a recordarte, sería admitir que te puedo olvidar". Cómo ésta, podríamos citar mil y una frase magnífica de William Shakespeare.

La portada del Libro



Es uno de mis favoritos. No solo por lo complejo de sus historias, que nos hacen sentir miserables a ratos, o enamorados del amor en otros. Sino, que nos transporta a un universo entre fantástico lleno de personajes que parecen reales, aunque no lo son.

Dicen los críticos que la grandeza de Shakespeare se centra en  la creación de un universo imaginario más real que la propia vida. Y la evidencia está en sus obras teatrales.

Este libro es una edición a gran formato de la línea Galaxia Gutenberg, de círculo de lectores y recoge las mejores traducciones al castellano desde el siglo XVIII hasta la actualidad.








Detalle de la parte interior

Ángel-Luis Pujante, premio Nacional de Traducción, seleccionó los trabajos de autores como Leandro Fernández de Moratín, Vicente Molina Foix y Jacinto Benavente para ilustrar la influencia del autor inglés en España.


Jaume Plensa, inspirado por la obra de William Shakespeare, relizó una serie completa de 52 obras en las que aúna técnicas como la pintura y la fotografía y atrapa el alma y la esencia de los textos.




El amor, como ciego que es, impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen.




La dedicatoria



La historia de éste libro es simple. Durante la feria del libro de Bogotá del 2008 vi ésta edición, que en su momento estaba muy fuera de mi presupuesto. Una amiga con la que estaba, le contó a nuestra jefa que yo casi me echo a llorar cuando lo vi.

Ese fue el regalo de cumpleaños más maravilloso que recibí a mis 27 años.


17 de abril de 2013

Libros - Books - Bücher - Libri - Librorum

Pensando estos días en la Feria del Libro de Bogotá, decidió hacer un especial de 18 días (lo que dura este evento) contándoles mis 15 libros o autores favoritos.


Esto no será un ranking, ni pretende convencerlos de que mis gustos son mejores que los de otro... Solo quiero compartir con ustedes, mis lectores, aquellos libros que me transportaron y que tengo guardado en mi memoria.

Espero que les guste este pequeño regalo de mi para ustedes, en el mes de mi cumpleaños!!

Detalle de mi Biblioteca
Estos son los libros que más me gustan de mi biblioteca

1. Shakespeare: Teatro Completo
2. De Cómo los Irlandeses Salvaron la Civilización - Thomas Cahill
3. Cómeme -  Linda Jaivin
4. Ricardo Silva Romero
5. Primavera con una esquina Rota - Mario Benedetti
6. José Saramago
7. Hay cosas que una no puede hacer descalza - Margarita García Robayo
8. Te llamaré Viernes - Almudena Grandes



11 de abril de 2013

¿Qué es un Flechazo?

Esta mañana en medio de una conversación de Trabajo, mi amigo @Jlancheros me dijo "referente a tu blog, quiero decirte que sí es cuestión de hormonas. Todo lo es"

Y para la muestra, me envió este video, que me encantó.

"Un flechazo no es otra cosa, que la etapa inicial de un enamoramiento. Pero eso sí un inicio brusco, repentino y perturbador... En cualquier caso, la fase inicial del amor se asemeja a una montaña rusa hormonal, con subidas y bajadas, bruscas, que inducen a los distintos estados necesarios para que una buena relación pueda estabilizarse más adelante".

Entonces, será que me toca retractarme y decir "¿Carajo! sí es cuestión de hormonas. Pero no solo las hormonas femeninas?

7 de abril de 2013

III


- Te digo que tu novio es una porquería. Llevo meses diciéndotelo y tu no haces caso.
- Pero Nicky. ¿Cómo quieres que te crea? Estoy lejos y él jura que me ama.
- Te voy a mandar una cosa. Pero por favor no mueras mientras tanto. Y espero que me perdones.
-No entiendo.
- Ya verás

Nicolás era uno de esos gays, orgullosos de serlo. No compartía ningún tipo de infidelidad. Pensaba incluso, que ver porno sin su pareja era una falta grave. Sus amigos le decían que era el único marica godo en Colombia. Leal hasta el final. Incapaz de comprender una traición, haría lo que fuera por sus amigos.

Eran unos 20 minutos de grabación. La mayoría de ellos eran de una rumba, en una casa que ella no conocía, en la que había gente, de los que solo reconocía a Nico y a su Novio. Todo iba normal, como cualquier fiesta, hasta que comenzó a ver cómo todos se retiraban y la fiesta de muchos, quedó convertida en una fiesta de dos. Ver los besos y caricias entre su novio y la nena a la que todos llamaban Nat, le provocó lágrimas y un dolor en el centro del pecho, como si le estuvieran arrancando el corazón.

Reinició la llamada por skype con Nicolás.

- ¿Me puedes explicar qué es esto? No puedo creer que grabaras a mi novio, comiéndose a cualquier perra por ahí y me lo mandes, así no más, como si fuera el último corto de Disney. 
- Mi Caro. Yo te adoro. Y lo sabes. Somos amigos desde el colegio. Y ese desgraciado nunca, nunca me cayó bien. Por eso nos alejamos. Por eso nunca lo quise conocer. Sencillamente porque sé lo que es. Es un aniquilador de mujeres. Y a ti te usa. Te usa porque le sirve para guardar su imagen ante su familia, o sus jefes. Tu vales más que eso. Tu vales más que él. No entiendo por qué, viviendo tan lejos. Sigues pegada a una esperanza de vida que no existe. Que no va a existir. Que te va a llenar de desgracias. Sigue adelante. Hazte una vida allá. Sé Feliz. 

Sabía que el anónimo amenazante tenía que tener un motivo. Porque, de lo contrario, no hubieran editado el video de tal forma que pareciera que él fuera la atracción central de la fiesta.
Las cosas no son cómo se ven. Me quieren joder.

Comenzó a hacer un poco de inteligencia social, para saber quiénes eran los que lo estaban amenazando. El desespero y la rabia lo iban consumiendo, en la medida que iba encontrando pistas. Este hijodeputa! Decía cada vez que daba un click.

En medio de su desespero, se dio cuenta de que llevaba un par de días sin saber de Caro. No había tenido cabeza tan siquiera de pensar en ella. Intentó llamarla, sin obtener respuesta. 

Mi amor. Te he estado llamando, pero no apareces. Debes estar muy ocupada estudiando. Recuerda que te amo y llámame apenas puedas. millones de besos. Te extraño, Charlie.

No quiero volver a saber de ti. Eres lo peor que me ha podido suceder en la vida. No entiendo cómo pudiste mentirme todo este tiempo. Y yo creyendo. Creyendo. Soy una imbécil. Te odio. 

Entendió que Nicolás, amigo del colegio de Carolina, a quién nunca conoció (y que era el mismo aquella noche en el bar) había actuado en su contra y había mostrado a Carolina todo lo relacionado a la fiesta.

Se llenó de ira. 
Caminó un par de veces alrededor de su sala. Quería gritar. Salir corriendo. Le escribió un último mensaje a Carolina, esta vez al mail.

A medida que recordaba todos los hechos, se llenaba más y más de odio. Me las van a pagar... malparidos. Se repetía.

Salió de su casa preso de la desesperación y de la rabia. Eran las nueve de la noche. Sabía que encontraría a todos los que le habían arruinado sus días en un pub de la 82. Llegó a los pocos minutos y se paró en frente de lugar esperando a que Nicolás y Natalie aparecieran. Observó con cuidado. Se sentaron junto con otras tres personas en la terraza, esquina norte. 

Se acercó a la entrada. Me están esperando, dijo al bouncer del bar. Caminó lentamente hacia el grupo de amigos que discutía sobre algo de la realidad nacional. 

Al levantar la mirada, Natalie palideció. Charlie... ¿Qué haces aquí? 

- Tu, se supone que estás muerta, le gritó.

La gente que alrededor, los miraba y murmuraba.

- Déjanos explicarte.... 
- Explicarme qué??? Explicarme qué?? El tormento al que me han sometido?

Nicolás se levantó de la silla. 

- Venga hermano. Cálmese. Le dijo poniéndole un brazo en el hombro.

- Hermano, su puta madre, Malparido. Gritó empujándolo a un lado. 

El guardia del bar se iba acercando para calmar los ánimos, cuando Charlie sacó de su chaqueta un arma.

- Me las van a pagar todos malparidos.

Disparó en contra del grupo de amigos, reservando la última bala para sí mismo. 


Masacre en Bar al Norte de Bogotá
Testigos indicaron a este medio que se trataría de una venganza. El perpetrador, se suicidó luego de los hechos.

Fue el titular que comenzó a inundar las redes sociales, los medios, el internet.

Entre tanto, en Austria. Carolina leía el siguiente mail:

Mi hermosa Caro

Siento mucho haberte hecho sufrir, pero siento más no haber podido ser la persona que tu te merecías. Te mentí, es cierto. Mentí sobre quién soy y sobre cómo soy. Me inventé un personaje digno de ti. Pero en lo único que no mentí fue en que te amo y que eres lo mejor que hay en mi vida. 

Intenté cambiar contigo, por ti. Pero ese lado oscuro. Ese otro yo que es todo lo que seguro viste en ese video que tu amigo Nicolás hizo, me ganó. No pude contenerlo.

Espero que me perdones. Pero, sobre todo, espero que logres ser feliz, lejos de mi, rodeada de personas que te merecen y te amen.

Con todo mi corazón. Por siempre. Charlie.

Al terminar la carta, misteriosamente, se sintió tranquila. Como si le hubieran quitado un peso de encima. Como si ahora sí, pudiera seguir adelante. Tomó su celular 

Hola. Quería saber si aun sigue en pie la invitación. C

Respiró profundo y sonrió. Entendió que había dado el primer paso del resto de su vida.

-FIN-