19 de mayo de 2013

Miedos II

Viene de Aquí

Sintió un dolor en la espalda insoportable, acompañado de un frío compacto. Abrió los ojos y entendió. Estaban ambos bastante torcidos contra el sofá, pero más en el piso. Se levantó evitando que Marco sintiera sus movimientos. Ya de pie, buscó su ropa regada por todo le lugar. Lo miró y sintió un corrientazo por toda su espalda. Comprendió que estaba jodida.

Fue al closet de ropas. Le sorprendió que un hombre tuviera tantas sábanas, toallas y cobijas tan bien organizadas. Seguro son cosas de la empleada, pensó. Sacó una cobija gruesa y arropó a Marco, quien aun yacía en el piso. Ya iba a salir y pensó que sería bastante descortés no avisar los motivos de su retiro.

Se devolvió en puntillas, buscó en la cocina algo con que dejar una nota.

Wallstreet:

Marco se levantó con un sentimiento de angustia que le presionaba el pecho. Recordó inmediatamente los ataques de ansiedad en la época del colegio. No le gustó sentir algo tan fuerte, tan extraño y tan lejano. ¿Era miedo? ¿Miedo él? Entonces fue en ese momento cuando realizó que estaba jodido.

Recogió el desastre. Mientras ordenaba sentía que la nota sobre la mesa lo miraba. Como que lo seguía. No quería leerla. Estaba esperando lo peor.

Estaba tan ensimismado en sus pensamientos que había olvidado por completo que aun quedaba alguien en su casa.

- Huevón! Me explica qué pasó anoche.
- No, Toño. Usted tiene que ver qué hace con esa forma de beber.
- ¿Y Mañe?
- Ese sigue allá durmiendo.
- Venga y hacemos desayuno.

Tenía unas ganas inmensas de contarle todo a sus amigos. Pero, sin saber qué decía la nota, era imprudente porque esos fijo le hacían leerla en voz alta. Así que se guardó su secreto.

Eras las 4:30 de la mañana cuando salió del apartamento de Marco. Estaba echa un ocho, no solo por el trago. Su cabeza estaba casi tan enredada como su cabello. Su taxi de confianza llegó por ella y mientras recorría las húmedas calles de Bogotá, su lado promedio la azotó. ¿Y si no aparece? ¿y si no funciona? ¿y si sigue siendo un perro? Las preguntas la agobiaron. Necesitaba enfriar la cabeza.

Se dio una ducha. Puso en marcha todas las recomendaciones del terapeuta para callar los pensamientos. Respiró profundo varias veces, fue a su templo interior... Y así se calmó. Trataré de vivir el aquí y el ahora.

Cada vez que su mejor amiga le decía esa frase como consejo su respuesta era la misma, Como si fuera tan fácil. Cargamos el pasado sobre nuestros hombros y hacemos todo pensando en las consecuencias del futuro. No me puedes decir que nos podemos deshacer de todo eso para vivir el aquí y el ahora. Pero al parecer por este momento fue reconfortante, por lo menos la intensión de no pensar en el futuro.

Se acostó a dormir. El sábado siempre era un día complicado para ella...

Por fin pudo despachar a sus amigos. Es que ellos tienen delirio de bonbril, pensó cuando cerró la puerta. Regresó a su sala. Agarró la notica respiró profundo y se dijo a sí mismo: Será lo que tiene que ser, y se sorprendió de lo zen que sonaba eso. Mierda, mi hermana me está afectando.

Wallstreet: No pudo evitar sonreir
No sé qué vaya a pasar después de esta noche. Tampoco sé si estoy preparada. Y menos claridad tengo sobre qué esperar de ti. Yo tampoco, Andre, yo tampoco.
Me voy porque no quiero que Toño y Mañe se despierten y comiencen a hacer preguntas. Tu sabes cómo se ponen de pesados. Uffff, menos mal no fue por otra cosa.
Besos,

Andre
Pd: No tenemos un apodo para mi.... Ese tenemos que construirlo

¿Y ahora? ¿Cómo operar? Necesitaba un consejo.

Comenzó a recorrer su teléfono para ver quién podría ser la mejor consejera para estos casos.
Alina
Ana
Angélica
Beatriz
Carolina
Catalina
Celmira
Dania
Daniela
Diana
...
...
...
No pudo detenerse. Seguía leyendo nombres y nombres de mujeres.

Juliana
Liliana
Maurice
Nat
Pao
Paula
Rose
Susy
Tati
Vivi
Xime

Comenzó a hacer un recorrido por todas esas historias. Todas insignificantes. Todas sin fondo. Erra un perro. Cierto. Pero nunca se había detenido a pensar qué pasaba con alguna de esas mujeres después de salir una o dos veces con ellas. Siempre se escudaba en que ellas saben a qué estamos jugando. ¿Pero era cierto?

Haciendo memoria notó que siempre era él quien decidía hasta cuando salir con las esas mujeres. Nunca las había dejado decidir. ¿Se sentirían utilizadas?

Por primera vez en muchos años se había cuestionado. Todo por cuenta de Andrea. Su yo sensible, comenzó a atacarlo con preguntas. ¿Y si él no está listo? ¿Y si no funciona? ¿Y si no le gusta tener una novia? ¿Y qué querrá Andrea?

Se hizo un ocho peor. Decidió que necesitaba dejar de pensar. Se puso una sudadera, unos tennis y una camiseta y salió a trotar. Eso, generalmente lo calmaba.

Terminó en la casa de su hermana.

- ¿Qué más? Y ese milagro.
- Deja de decir eso que vengo dos veces a la semana.
- Tienes cara de fantasma... ¿Qué fue?
- Me metí con Andrea...
- No!!!!
- Si!!!!
- Y si estás listo para ella
- Eso es lo que no sé

Relató con todos los detalles la historia de la noche anterior. Lo hacía con mucha emoción y sentimiento. Lo hacía feliz recordar cada instante, cada palabra, cada gesto. Cuando terminó Vicky sentenció: Nunca te había visto tan emocionado. Creo que debes llamarla. Lánzate. ¿Qué tienes para perder?

Salió de ahí más confundido que nunca. Cuando sintió vibrar su celular. Era un mensaje de texto de Andrea. Lo volvieron a invadir los nervios.

¿Qué haces, Wallstret?

Dio la opción de responder.

Terminando de trotar. ¿Tu?

Se sintió aliviado. No era tan complicado 'iniciar' algo.

Me desocupo a las 6 de la tarde. ¿Vamos a comer?
Por primera vez no le molestó que determinaran su agenda. Era una buena señal.

- A las 7 paso por tí.
- Listo

Se sintió demasiado intensa. Coño. ¿Por qué le era tan difícil esperar que los hombres tomaran el primer paso? Es por eso que no te toman en serio le decía su mamá.

Trató de mantenerse enfocada, tranquila. a las siete sabría cómo van a ser las cosas.

3 comentarios:

  1. Esta madrugada me actualicé en todos tus posts (para que no me hagas pataletas ni sindicatos). Ya quiero leer la tercera parte de esta historia, está muy buena. :D (La leeré como pausa activa de tesis).
    Besos te quiero.

    ResponderEliminar
  2. Ay! me siento identificada con Andrea! hasta hoy mi sobrino me dijo: por qué eres tan intensa?
    yo tbn siento que si no dan el paso, yo puedo tomar la iniciativa, lanzar una pregunta, una propuesta y esperar la respuesta :) me gusta la actitud de Andrea (así somos muchas, seguro! y a todas creo que alguien nos critica por no seguir la "estrategia").

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!