14 de junio de 2013

Miedos VII

Viene de Acá

El domingo pasó para Andrea sin ningún sobresalto. Había tenido suficiente con el viernes y el sábado. Así que decidió apagar el teléfono y dedicarse a ella misma. Baño de sales, masaje en el pelo, arreglo de uñas. Era de esas intensas a las que les gustaba casi todo por su cuenta. Entonces hasta la depilación corría por su cuenta. Esos espacios le encantaban. Consentirse, no pensar en nada más que en ella misma. Pero este domingo era algo contradictorio. Se trataba de ella y de Marco. Entre cremas, esmaltes y menjurjes de belleza un pensamiento no la dejaba en paz. ¿Será que valdría la pena?

Claro, es que las mujeres tenemos esa costumbre de querer tener todo claro y casi que asegurado cuando nos metemos con un tipo. Seguramente nos gustaría que a la segunda cita nos entregaran un papelito que diga a qué nos vamos a enfrentar. Algo como "Esta relación va a durar 5 meses. Va a ser divertido pero su carácter, sumado con las amigas de este señor, van a hacer que se termine. Pero gócelo. Pero si quiere algo más de largo plazo, mejor búsquese otro." Así, seguramente nos ahorraríamos miles de horas pensando sobre si valdrá la pena, o sencillamente le perderíamos el miedo al teléfono.

Pero no. Nos toca vivir con la incertidumbre, aunque le tengamos pavor. Nos toca sobrevivir a esa palabra que los diccionarios definen como "Sustantivo Femenino" que significa duda, vacilación, irresolución, indecisión, perplejidad, problema. Falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo, especialmente cuando crea inquietud. Los antónimos son certeza y decisión. Otras definiciones dicen que «La incertidumbre proviene de la falta o escasez de conocimientos. La duda, de la escasez o insuficiencia de las razones o pruebas en las que se funda una opinión o un hecho.»

Andrea se estaba cuestionando precisamente si era capaz de vivir con la incertidumbre.  Su respuesta fue simple. No. Así que iba a tomar cartas en e asunto.

Marco llegó a su casa y a pesar de todo, no pudo volver a dormir. Sabía que no sería justo con Andrea que la usara tal como lo había venido haciendo con cuanta mujer llegaba a su vida. Pero, él no sabía actuar de otra manera. Duró dándole vueltas al asunto. ¿Cuándo fue la última vez que sintió algo real por alguna mujer? La respuesta se remontaba al colegio. Desde ese primer corazón roto, nunca más permitió que nadie entrara de verdad. ¿Estaba listo? No sabría hasta intentarlo.

En este punto, ambos tenían dos posibilidades. Salir corriendo despavoridos, o jugársela y esperar no salir destrozados....


6 comentarios:

  1. Quiero acción!!
    Ya define que es lo que va pasar con estos dos...
    Yo lo que creo es que el man va salir corriendo. Lo típico

    ResponderEliminar
  2. Andrea empieza a reflexionar, meditabunda y centrrada en sí misma quiere encontrar las respuestas que probablemente ya sabe, alparecer ya está decidida.
    Marco en sus dudas y sus miedos juega con él mismo pero quiere aterrizar.¿será tarde para él?
    sin importar los egos de los tres están en lucha.

    ResponderEliminar
  3. sin importar, los egos de los tres están en lucha.

    ResponderEliminar
  4. Al día con toda la historia, esperemos como resulta. Quedo expectante. :D

    ResponderEliminar
  5. Ay! desde donde me encuentro ahora, no soy capaz de ponerme en los zapatos de Marco, pero a Andrea la entiendo perfecto... más de una vez he sacado a correr a algunos "prospectos de relación" por pedir un nivel de certeza, como para saber si voy relajada a gozar unos buenos ratos o si dejo que mi imaginación vuele, y si vale la pena que suelte todo el mar de detalles que escondo (o tengo reservados) para "aquellos que valen la pena"

    ResponderEliminar
  6. Saudade tiene claro el punto. Gracias a este escrito descubro por qué nunca hice una amiga que estuviera en los treinta, con tantos asuntos de tal magnitud andan muy ocupadas. Así, las treintañeras que conozco fueron amigas mías desde su segunda década y las próximas que conoceré son las que están llegando al fin de ese sendero.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!