4 de julio de 2013

Los 30... Sucks (¿?)

Los seres humanos vivimos llenándonos de mentiras. Todo el día nos repetimos discursos que nos ayudan, quizá a sobrevivir este 'mundo dual complicado', como me dice mi doctora del reiki. Desde temas como el príncipe azul, la princesa desvalida, el sapo que rehabilitado se convierte en el hombre de tus sueños... hasta la vida feliz de una familia con carro, casa, beca, hijos y vacaciones cinco estrellas. Todos son cuentos con lo que nos rellenamos.

Nos autoconvencemos de una idea, y caminamos toda la vida buscándola. Supongo que eso le da un poco de sentido a nuestra existencia, y bastante frustración y motivos de suicidio, cuando no lo conseguimos.

Otras de las mentiras más comunes que nos venden y nos comemos, es que los treinta son la mejor década de nuestra existencia. Ay mujeres. Nos venden artículos que nos dicen que a los 30 ya tenemos el puesto que queremos, hemos salido con los hombres que queremos, y somos independientes, pilas y que viajamos y nos gastamos la plata en moda y maquillaje. Que eso debe ser suficiente para adorar los 30 y renegar de los veinte o de la adolescencia.

Bueno, les voy a decir lo que pienso. Sí, los treinta están bien, pero son peores de lo que nos quieren hacer ver. Veamos por qué.

A los 30, nos toca madurar. Ser responsable. Asumir nuestra propia responsabilidad. La excusa de la recién graduada que aun puede 'parasitear' de sus padres, se va acabando. Comienza toda la familia a dar lora con el tema de 'el novio para cuando', si eres soltera y disponible; 'y el matrimonio para cuando', si tienes un novio; 'el hijo para cuando', si estas casada o te fuiste a vivir con tu pareja; 'el otro hijo para cuando', si te adelantaste y en los 20 ya construiste tu familia. Y no contentos con eso, también comienzan 'recuerda que no de puedes gastarte toda la plata y tienes que comenzar a ahorrar'; 'el carro para cuando', 'la casa para cuando'... Y así. Podrían darnos discursos infinitos sobre la responsabilidad y sus distintas manifestaciones.

Los 30 no son los 20. Un día a los 30 y tantos te levantas y como por arte de magia, eres todo un ser lleno de celulitis. Entonces te toca correr a comprar el kit para removerla y prevenirla, dejar de tomar coca cola y disminuir las cinco tazas de tinto que te tomabas al día. Compras crema reductora e inicias los masajes.

Pero entonces, la desgracia ha comenzado: ya no adelgazas con la facilidad de antes, y todo lo que te comas engorda. Adiós helado, adiós el chocolate. El postre queda solo para el cumpleaños, y el té verde comienza a convertirse en tu mejor amigo.

Y cuando ya crees que tienes la dieta controlada: sopa y ensalada cuatro veces por semana, de merienda manzana, una sola harina al día, poco en la cena y NADA de dulces... Te das cuenta que eso no es suficiente. El estado físico está jodido. Subir un par de pisos corriendo es algo imposible. Tocó hacer deporte. Algunas trotan, otras hacen crossfit, algunas vamos a zumba y otras se la pasan haciendo cardio.

Pero como a los 30 te comienzan a cobrar las primeras cuentas de cobro del abuso de los 20, cuando menos piensas, te miras al espejo y todas las líneas de expresión se te comienzan a marcar. Para qué me reí tanto, para qué fruncí tanto el ceño... Toca comprar la mundial de la crema. Ya una no es suficiente: toca entonces bloqueador, humectante de día, humectante de noche, la del contorno de ojos, la especial para desmaquillar, para después de ir a tierra caliente, la de después de la rumba.

Como si eso no fuera poco, llegas a los 30 y salir a rumbear ya no es lo mismo. Las de 20 se ven mucho más regias que tu, pueden mostrar más piel que tu y, sobre todo, pueden perder la compostura y tu no. Claro, la competencia aprieta. Si llegas a los treinta soltera, te toca entrar en una competencia a muerte con las de 20 por lograr ligarte a alguien. Y si de casualidad de pasaste de tragos... el guayabo se vuelve en una condena de casi dos días en los que sientes que de verdad vas a morir.

Creo que a los 30 seguro tienes para la cuota inicial de tu casa, compraste el carro que querías, has conocido varios países con los que siempre soñaste, pero a los treinta comienza la decadencia y le llega a uno la decencia. A los 20 uno podía ser irresponsable, cagarse el mundo, y aun así seguir siendo bella con un culo firme, pero a los ¿34, 35, 36? Toca ser coherente disciplinada, responsable, seria, bien puesta, bien hablada.

Así, creo que si bien los treinta tienen todas sus ventajas en materia de autonomía económica e independencia, no podemos olvidar que también tiene sus desventajas, tantas, que a veces quisiera volver a los 20 y perder el control más seguido, o llegar pronto a los cuarenta para perderle el miedo al botox y a rellenarme las marcas de la comisura del labio, y definitivamente ya haber asumido que muchas cosas se quedaron atrás y que ya no hay posibilidad de devolverse.

*Nota: Como muchos me han dicho que soy muy negativa... les cuento que decidí mostrar la parte negra de los 30, porque ya muchas han dedicado millones en letras a hablar bien de ésta década. Aquí algunos links:

Elogio al elogio de los 30 en Susana y Elvira
LOS 30, SON LOS NUEVOS 20 O SIMPLEMENTE LOS 30 SON NUESTROS MEJORES AÑOS?
Poema: No tengo treinta años. 

9 comentarios:

  1. MARICAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
    ¡Me queda un año! :'(

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja la edad se mide en el guayabo del tercer día definitivamente !!

    ResponderEliminar
  3. Me parece que ves todo lo malo y poco de lo bueno. Al pasado, pasado y hay que sacar provecho del hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me enfoqué en ver lo negativo, porque ya mucha gente ha hablado de lo positivo... aquí links
      http://www.susanayelvira.com/blog/2013/06/elogio-al-elogio-de-los-treinta/
      http://arieljeria.com/2013/03/05/los-30-son-los-nuevos-20-o-simplemente-los-30-son-nuestros-mejores-anos/
      http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-33066

      Eliminar
  4. Por eso es que yo siempre pienso: "Gracias Dios mío por haberme hecho hombre!"

    ResponderEliminar
  5. Saudade tiene claro el punto y gracias a este escrito descubro por qué nunca hice una amiga que estuviera en los treinta, con tantos asuntos de tal magnitud andan muy ocupadas. Así, las treintañeras que conozco fueron amigas mías desde su segunda década y las próximas que conoceré son las que están llegando al fin de ese sendero.

    ResponderEliminar
  6. No sé si son malos o buenos (cada edad con sus cosas) pero encontré esto http://www.buzzfeed.com/jessicamisener/30-signs-youre-almost-30 ;)
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Comparto todo lo que dices, sobre todo en días como hoy que me dediqué unas buenas horas a hacerme unas exfoliaciones e hidrataciones para el cuerpo y la cara, semanas como estas en las que voy a masajes (mínimo 1 día), meses como estos en los que retomé el ejercicio y he decidido bajarle a los chocolates y tortas (al menos, en las tardes)...
    Lo mejor es que esto viene acompañado de otras cosas en la vida, ser más frentera, directa, saber lo que quiero y poder hacerlo... un día se lo comenté a una de mis mejores amigas que estaba por cumplir 50 y me dijo con una sonrisa y un brillo en los ojos que aun recuerdo: "usteeed no se imaaaagina lo que son los 40, la vida se pone mejor".
    Creo que eso es una de las motivaciones para cuidarme tanto en esta etapa :)

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!