19 de mayo de 2014

Público y Personal - tres

dos  < ---

Asesores externos. Asesores internos. Los más cercanos, los más odiados. Todos desfilaban por el despacho presidencial. Nadie podía convencer al primer mandatario de que el Gobierno diera una declaración sobre las interceptaciones ilegales. Los abogados se llenaban de conceptos y justificaciones. Los discursistas traían a colación frases de grandes pensadores. Cualquier cosa hubiera valido con tal de evitar la debacle. Pero nada era suficiente para dar el brazo a torcer. Ni siquiera Boris, el sustento del Presidente, su más cercano asesor, logró convencerlo de poner la cara. Ya todo pasará, les respondía. Así funciona la opinión, solo hay que darles algo más grande. Pero lo que el Presidente no quería ver es que no había nada más grande que esto.

Creo que tienes que volver a salir con gente. Ir a clase y caminar hasta el ballet no es suficiente.
Me llamas después de tantos días para decirme eso…
Soy tu amiga. Y me preocupo.
Pero cuando te conviene.
Deja la huevonada. Que tengamos diferentes visiones frente a la realidad en la que vivimos, no quiere decir que te haya dejado de querer. Más bien deja de pelear y vamos esta noche a la fiesta de Ángela.
Bueno, si, me va a salir musgo de estar aquí encerrada.

Mariana y Sofía se habían hecho amigas desde el primer día del pregrado. Ambas hijas de madres solteras, provenientes de ciudades diferentes, nuevas en la ciudad. A primera vista era obvio que iban a entenderse bien. Artes Visuales con énfasis en pintura clásica fue la carrera que escogieron. Mariana tenía más talento que Sofía, pero la segunda era más disciplinada. Se habían graduado juntas, pero para el postgrado se habían dividido, historia del arte para Mariana y Gestión Cultural para Sofía. A pesar de eso eran inseparables.

Reporte 190

Venus 69 ha decidido volver a salir. No ha habido más comunicaciones que las telefónicas con Afrodita 08.


Llegó a su casa y escogió la camisa y el pantalón perfectos para la ocasión. No podía fallar el más mínimo detalle. Si estaba arriesgando su pellejo por este capricho, tenía que hacer, que valiera la pena. No era racional claramente, pero se sentía tan bien.

cuatro --->

2 comentarios:

  1. Me acordé de esta obra: Operación Dulce. La espía se enamora ... http://www.elboomeran.com/blog-post/189/14376/javier-fernandez-de-castro/operacion-dulce/

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!