29 de septiembre de 2014

Público y Personal - 29

**Esta es una historia que va en varias -muchas- partes. 
Si te perdiste el capítulo anterior, clickea aquí
Si quieres comenzar desde el primero, aquí.**

Parlamento pide inspección de salud mental y física al Presidente. Boris quería enloquecer. Ahora iban a determinar que el Presidente era incompetente para su cargo. Necesitaba una salida, algo tan poderoso que el país se uniera en torno a esa causa. Citó a los Ministros de Defensa, de la Política, a los Jefes de Inteligencia, del Ejército y de la Policía.

Señores, estamos en una encrucijada, y depende de nosotros sacarnos de esto. Quieren declarar al Presidente insubsistente y nos toca salvarle la cabeza.
Lo que yo no entiendo, lo interrumpió el Ministro de Defensa, es por qué la distancia que ha tomado el Presidente de todos los asuntos que le competen. Ni siquiera con nosotros habla.
Entiendo, Ministro, el Presidente tiene un problema persona que resolver y me ha confiado, en este momento, que realice todas las acciones pertinentes mientras sale de este… cómo llamarlo, trance.
Pero, ¿está bien?, inquirió el Ministro de la Política.
Si, solo algo aturdido. Volvamos al tema.
¿Qué quiere que hagamos?, planteó el Jefe de Inteligencia.
Necesitamos una guerra.

Todos se miraron entre sí. Sus ojos se preguntaban si Boris se había enloquecido.

No señores, no es una locura. No podemos continuar desangrando las finanzas para pagar publicidad, y la censura al internet pronto va a generar una protesta masiva. Las interceptaciones, y me corregirá el General, demuestran que los ciudadanos están buscando las maneras de hacerle cada vez más el quite.
¿Entonces?
¿Qué es lo que une las naciones?

Silencio en la habitación.

La guerra. Señores, o la posibilidad de una.
Pero no estamos listos, dijo el Ministro de la política.
Eso que lo diga el Ministro de la Defensa.
Pues, señores, eso depende de quien sea nuestro adversario. Nos toca escoger bien, no vaya a ser que en bloque se unan en contra de nosotros.
Entonces, General, qué dice Inteligencia de las actividades de nuestros vecinos que podamos usar a favor nuestro.

Tres días después tenían todo el plan armado.

¡Señores. Nos vamos a la Guerra!, dijo Boris con bastante entusiasmo
Dios nos ampare, murmuró el Ministro de la Política.
Seguro tu Dios está de nuestro lado.

Felicidad

Queridos lectores:

Sé que durante todos estos meses los he entretenido por cuenta del dolor.
Pero la vida se compone de grandes derrotas, pero también de muchos triunfos y es por eso que hasta los corazones rotos en los pedazos más pequeños se recuperan. El mío aun duele, no se los voy a negar. Pero es hora de usar ese dolor de una forma útil.

Yo bailo Ballet. Y hoy me dieron el papel de Odette para la próxima temporada del Lago de los Cisnes que se estrena en tres semanas. ¿¡No es fabuloso!?

Quería compartir mi felicidad, y darles un consejo:
‘Si tienes un mal de amor, busca una actividad que te haga tan o más feliz que el sujeto que ya no estás. Solo así no sentirás dolor’

Un abrazo

Sofía.

Santiago entendió que estaba a punto de perderla. Aun estaba muy confundido como para actuar. Tenía miedo de su reacción. Por otro lado, si no apelaba al último rezago de dolor (o de amor) que ella pudiera sentir por él, no habría vuelta atrás más adelante.
Encrucijada.

La prensa no dejaba de reportar que el Parlamento quería saber exactamente qué pasaba con el Presidente. El Gobierno no intentó pararlo, sabía que todos los rumores, toda especulación serviría para generar simpatía con Gabriel cuando volvieran a verlo en escena. Boris sabía que la moción del Parlamento se demoraría 15 días en ser aprobada o no. Así que tenía tiempo de actuar.

¿Quieres que te salve el pellejo?
Lanzó la frase sin aun haber entrado a la oficina.

Gabriel lo miró y siguió leyendo las hojas que tenía en frente. No paraba de sonreír.

¿Necesito que me salves el pellejo?
El Congreso quiere declararte insubsistente.
Pues eso me dijiste hace días que debería hacer.
Eso fue un momento de rabia…
Lo sé, pero me gusta recordártelo. Siempre te dije que debías pensar dos veces antes de hablar.
Bueno, pero ese no es el caso.
¿Entonces cuál es?
Si quieres que te salve como Presidente.
Tú sabes que yo ya no quiero estar acá.
Desde que asumiste, ya no se trata de si quieres o no. O de si te gusta o no. Se trata de que toda una Nación confíe en su líder. Y tienes que ponerte los pantalones para asumir semejante reto.
No me quedan fuerzas.
Las fuerzas las sacas de la cabeza. La debilidad es un estado mental, Gabriel. Sí, estás enfermo. Es cierto. Sí, tuviste una pérdida que creíamos superada y que resultó que no. Pero a pesar de eso, te conozco. Conozco tu espíritu. Este no eres tú. Tienes que sobreponerte.

Gabriel sabía que Boris era, sobre todo, su mejor amigo. De esos que ya no se encuentran en el camino. De esos que siempre permanecen fuertes a tu lado.

¿Qué necesitas que haga?
Declararle la guerra a los vecinos del norte.
¡Estás loco! Muéstrame el plan.
¡Ah! Y que la gente te vea.


Gabriel miró a Boris resignado e inmediatamente ordenó a su secretaria que separara la agenda para el día del estreno de la obra ‘El Lago de los Cisnes en el Teatro Nacional’. La voz corrió en el Palacio Presidencial a toda velocidad. Todos respiraron aliviados. Por fin va a salir, se murmuraba en todos los pasillos. Boris sabía que eso no sería suficiente pero bastaría por un rato.



22 de septiembre de 2014

Público y Personal - 28



El Presidente continuaba ausente. Solo se veía a sus Ministros en los eventos públicos. El Parlamento en todos los medios una gran preocupación por la salud del Presidente. “Si no es capaz de gobernar, Casa Presidencial debería decirnos a todos los ciudadanos la verdad”; “Todos queremos lo mejor para el país y un presidente alejado de sus funciones no es lo que necesitamos”; “Debemos tomar medidas urgentes. Esta situación no puede continuar”. Y así, uno a uno se iba abriendo espacio en lo que podría considerarse la Unión Nacional de la oposición para tumbar al Presidente.

Entre tanto Boris citaba a los Parlamentarios más influyentes de la bancada de gobierno para alinearlos en la defensa de su presidente. Como era su deber, todos aceptaban, pero seguían insistiendo en una audiencia con el propio Gabriel, o que el mismo diera la cara a la gente.

No puedes seguir encerrado aquí con tus recuerdos.
¿Por qué?
¡Porque eres el maldito Presidente de este país!
¿De qué sirve ser el maldito Presidente de este país sino puedo quedarme encerrado con mis recuerdos?
Si querías hacer eso, no nos hubiéramos puesto a la tarea de hacerte elegir, ¿no crees?
A veces los hombres nos equivocamos de prioridades y nos damos cuenta demasiado tarde.
Entonces asume las consecuencias de tus actos. Pero no te quedes ahí parado como un idiota sin hacer nada.
El problema es que aun no lo resuelvo.
Por lo pronto, haz algo por todos los que nos hemos jugado el pellejo por ti.
Lo siento Boris.
Créeme que más lo siento yo.

Sofía comenzó a sentir, otra vez, que alguien la observaba. Era una sensación que se apoderaba de ella cada vez que ponía un pie en la calle. Ya sé lo que siente Mariana cuando le da la paranoia, pensó.

Ese día no podía permitirse estar triste, confundida o afanada. Era el día en el que realizaría la última audición para el papel estelar del Lago de los Cisnes. Claramente una pieza que todas las bailarinas del planeta sueñan con protagonizar.

Iba impecable. Blanco hueso su vestido y dorados sus accesorios. Una oración silenciosa antes de salir al escenario, y un llamado a su mami y a sus ángeles. Sonaron las primeras notas. Escogió el segmento en el que Odette desconsolada regresa al lago luego de que el Príncipe –hechizado- escoge como esposa a Odile. Tanta tristeza, tanto desengaño, era su momento perfecto. En cada ensayo parala audición había enfocado su rabia hacia Santiago –o cualquiera que fuera su nombre- por haberla engañado.

Fue magnífico. De perfecto, lo calificaron los jurados. Sofía sería la próxima Odette en la temporada de Ballet en la Capital. Era pronto, solo tenía tiempo de ensayar. Es curioso cómo la enfermedad de una extraña se convierte en tu propia oportunidad, pensó.

Reporte 202

Venus 69 usó hoy el teléfono más de la cuenta. Llamó a sus tías que viven en la costa; a tres de sus compañeros de maestría, a la directora de su tesis. Envió –algo que ya es poco usual- un mensaje de texto a Mariana. Todo esto, ante la necesidad de contarles que iba a protagonizar El Lago de los Cisnes durante la temporada de Ballet de fin de año. Tiene tres semanas para prepararse. Podemos prever que van a ser tres semanas de poca actividad.


Tiene la capacidad de describir situaciones relacionadas con los humanos que, de suceder, ser

Por primera vez sonrió al terminar un informe de seguimiento. Se sintió feliz por ella. Lástima que en su tiempo juntos –claro que había sito bastante poco- nunca la vio bailar. Dentro de tres semanas sería la oportunidad perfecta. Al final, nadie le prohibía ir al ballet en su tiempo libre.nico encuentro on Venus 69. es s.

13 de septiembre de 2014

Público y Personal - 27

Público y Personal - 26 < ---- 


Había seguido el consejo de Paula. Enfocó todas sus fuerzas en el baile. Ensayó más horas. Aplicó a todos los papeles posibles. Entre tanto, escribía. Escribía sobre todo, escribía historias, reflexiones, consejos. Y leía. Leías novelas de amor, novelas históricas, novelas policiacas. Tener su cabeza ocupada le mantenía el espíritu tranquilo. Sino, las vacaciones del semestre serían absolutamente insoportables.
Ese día se detuvo en el parque a tomarse un café y terminar de leer una de las novelas más fabulosas que se había encontrado en su camino.

Terminó de leer la frase del autor "como alguien dijo: 'Todo lo que pueda suceder, sucederá, es una mera cuestión de tiempo. Y si no llegamos a verlo mientras anduvimos por aquí, sería porque no vivimos lo suficiente.'" Y de inmediato comenzó a pensar en Santiago. ¿Será que al final era cuestión de tiempo que se acabara? ¿Será que toca darle tiempo al tiempo para que todo pase?

De repente una voz conocida le dice: Ese libro tiene un par de frases que me encantan: “Como están las cosas, ya no sabemos ni lo que está bien, ni lo que está mal” y la otra es “A veces el estado no tiene otro remedio que buscar fuera quien haga los trabajos sucios”. Pero claro, el final es realmente lo que vale la pena. A veces me siento un poco con la muerte de ese libro. O quizá quisiera sentirme así.

Siempre supe Mar que tu eres una romántica de tiempo completo. Solo que en negación.

El par de amigas se fundieron en un abrazo tan honesto, que quedó en evidencia su cariño mutuo.

Al salir de la recuperación, Santiago decidió recorrer las calles, donde podría encontrarse, por casualidad a Sofía. A lo lejos vio a las dos amigas. Se le congelaron las piernas. Solo anhelaba ser él el que abrazara a Sofía. Quiso salir corriendo, pero sabía que lo estaban siguiendo, así que le tocaba ser lo más cauteloso posible. Se escabulló entre las personas de la calle.

Reporte 201

Venus 69 se volvis tranquila que nunca. Le dijo a Simona que  y la vida. Nada pol08 de comunicarse por telel seguimiento a Simona. Se puso al dó a encontrar con Afrodita 08 esta vez fue en el parque. conversaron por un rato y cada quien siguió su camino. Estas actitudes son consistentes con la renuencia de Afrodita 08 de comunicarse por teléfono. Entre tanto, Venus 69 continúa escribiendo en su blog, todo sobre el amor y la vida. Nada político, por el momento.

Mariana estaba más tranquila que nunca. Le dijo a Sofía que aunque todo pareciera tranquilo, de verdad había mucho descontento, pero que se necesitaba contar con los medios para poder sacar el plan adelante. Las cosas iban a tomar más tiempo de lo presupuestado. Que ella estaba bien pero que iba a seguir apareciendo espontáneamente.

Saramago es uno de mis favoritos. Tiene la capacidad de describir situaciones relacionadas con los humanos que, de suceder, serían tal cual como él las narra. Tiene bastante de genio. Me ha gustado bastante.
Al final de cuentas, hay más motivos por los cuales somos amigas.
Claro, en el fondo somos iguales.

Reporte 549


Afrodita 08 se encontró en el parque con Venus 69. Es el único encuentro personal en un sitio exterior que ha tenido en los últimos meses. Afrodita 08 y Venus 69 hablaron por aproximadamente media hora. Por la expresión de su rostro, se trató de una simple conversación entre amigas. Afrodita 08 luego se encerró en su casa.

Continúa Capítulo 28--- >!!

5 de septiembre de 2014

Público y Personal - 26

La historia viene de aquí: Capt 25... < ---- 

Mariana seguía enviando notas a la casa. Sin embargo, por más que lo intentaba, no lograba verla. Asumió que siempre enviaba un mensajero para eso. Intentaba dejarle notas contándole las últimas novedades de su vida, pero solo la mitad eran retiradas. Se sentía jugando policías y ladrones. Eso le alegraba los ratos.

Mi Sofi. Estoy bien. Las cosas se tornan tranquilas por momentos. Extraño verte y nuestras charlas de películas para niñas. Esas que nos hacen llorar hasta el cansancio. Creo que las cosas están volviendo a la normalidad. Aun me siguen, pero creo que los agentes no tienen autorización para acercarse mucho, así que asumo que el Gobierno no sabe bien qué hacer con toda esta crisis. ¿Sabías que el internet está censurado y que los medios están tan comprados que nadie dice nada? Quisiera a veces entender la lógica de todo esto. ¿Qué estará pensando el Presidente, los Ministros? ¿Qué están ocultando? Al final de cuentas, aun es el momento que no entendemos para qué nos siguen, si las medidas que toman son encerrar a un par de líderes sociales, a quienes podrían encerrar por todos sus actos públicos, no por lo que dicen en privado. Yo no entiendo nada. Te adoro, Mar.


Teniente Aldana. ¿Conoce usted a una ciudadana llamada Sofía Acevedo?
Mejor identifíquela como Venus 69.
¿Eso qué quiere decir?
Esa es mi misión

El Comandante sonrió complacido.

Me alegra que haya recobrado la razón Teniente.

Dio la orden de que lo llevaran a recuperación. Los otros agentes asintieron positivamente, con poco de esperanza en sus ojos.

Ya pronto volverá al ruedo Aldana. Ya pronto. El comandante le dio dos palmaditas en el  hombro.

Eso era lo que estaba esperando. Poder acercarse a Sofía. Esta vez sí no podía volver a equivocarse.


Como parte del regreso de Santiago a sus tareas diarias en la colmena, estaba el retomar el seguimiento a Sofía. Se puso al día con los reportes de su reemplazo, leyó todo lo que Sofía había escrito en todas sus redes sociales y escuchó todas las grabaciones de las llamadas telefónicas. Consumió cada una de las palabras. Sufrió con cada entrada de su blog. No podría perdonarse haberla hecho pasar por todo esto.