16 de octubre de 2014

A veces....



Dio un paso al frente y 
encontró en el vacío 
la única solución a su tristeza...


A veces la muerte de un conocido nos estrella contra la realidad.
A veces nos creemos invencibles e inmortales, y resulta que no somos ni lo uno ni lo otro.
A veces necesitamos que el corazón nos recuerde que venimos a este mundo por un ratico.

A veces nos damos cuenta que nos hubiera gustado tener más tiempo  para ver más allá de las apariencias,
o, quizás, para haber ayudado a sanar alguna herida.

A veces, la muerte llega para recordarnos la importancia de lo pequeño, de los detalles.

Y a veces, solo a veces quisiera tener la certeza de que todo va a salir bien.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasar y dejar una huella!