26 de noviembre de 2014

Público y Personal - 39

Capítulo anterior

En un país como este, el dinero lo compra todo. Sobre todo el silencio. Así nos acostumbramos desde el inicio de los tiempos. Los conservadores, la oposición, la iglesia y los empresarios entendían esto. Comenzaron a reunirse con los directores de los medios. Oyeron su descontento y su temor. Entendieron que su margen de maniobra dependía de la cantidad de recursos para poder mantenerse funcionando.

Seguramente el Gobierno no va a meterse en un lío internacional por decretar la censura de la prensa abiertamente.
Es cierto
Así que podemos presionar. Cuando eso suceda, nos van a retirar la pauta, y las empresas que los apoyan. Ahí es cuando entran ustedes a llenar los huecos. Eso implicaría entrar abiertamente en guerra con el Gobierno.
Estamos dispuestos a eso.
Perfecto.

“Yo sé que seguramente no entiendes nada de lo que digo. Pero a veces quisiera comprender por qué nunca fuiste capaz de decirme nada sobre mi papá. Tampoco entiendo cómo pudiste financiar mis estudios con tu humilde pensión de maestra. Yo sé que van a pasar muchos más años hasta que alguien pueda darme luces. Es increíble cómo nos sentimos como un proyecto inconcluso, si no conocemos toda nuestra historia. Sé que querías protegerme, pero aun no entiendo de qué o de quién. ¿Será que el futuro está determinado por nuestro pasado? Y si no lo conocemos, ¿será que cambiamos nuestro destino? A veces me invade el sentimentalismo, Ma. No lo puedo evitar. Siento llenarte de todas estas preocupaciones”.

Para Sofía era muy triste ver a su madre con la mirada perdida en el horizonte, como embebida en sus propios pensamientos. Si tan solo pudieras hablar…

Reporte 565

El viaje de Afrodita 08 es mañana. No ha habido mayor actividad los últimos tres días. Una serie de compras, especialmente ropa para el invierno. Se asume que no habrá posibilidades de interceptación desde fuera del país. Se recomiendan tomar medidas para esto. Se supone que Afrodita 08 viaja a un simposio de pintura de la Edad Media, coherente con su carrera profesional.

Pasado mañana se inicia la operación desde fuera. Los dos especialistas encargados de llevarla a cabo se encuentran a la espera de instrucciones.
Perfecto. Ahora a esperar a que todo se resuelva solo y el país pueda volver a tomar su curso.
¡Salud! Por eso.

El Congreso, que había estado bastante activo a finales del año anterior, buscando investigar al Presidente por sus actos, se mantenía bastante calmado. Las sesiones de comienzo de año se centraron en debates regionales sobre políticas fiscales y distribución de los ingresos de la Nación. Cosa que mantenía muy tranquilo a Boris y a su oficina. Pero la actitud de Gabriel le llamaba su atención. No sé en qué momento se le perdieron los cojones. Se ablandó. No creo que haya sido por la crisis médica, resultó ser muy poco, como para semejante crisis.

Gabriel, yo lo que creo que es tu tienes la típica crisis de los 50. Te pegó duro.
Creo que tienes razón. Mi querido Boris, la soltería a esta edad, es algo complicado.
Pero tu eres EL Presidente. Podrías tener a cualquier mujer de este país.
Creo que igual me faltan ganas para salir de conquista. Este país necesita atención.
¡Ja! Con eso te ayudo yo. Con un viejo solo y amargado, creo que nos basta, y ese papel me lo gané yo hace mucho tiempo.
Eres todo un personaje.

Eso ya lo sabíamos.

24 de noviembre de 2014

Público y Personal - 38

Viene de acá... capítulo 37


Pasadas las fiestas de final de año, el segundo año del Gobierno de Gabriel Alarcón, se iniciaba con lo que los periodistas llaman ‘una tensa calma’. Aparentemente todo estaba bien, pero debajo de las aguas tranquilas seguía agitándose la conspiración para tumbarlo.

El Gobierno inició el año con la estrategia de ‘noticias positivas de logros y resultados’, que potencializaría el optimismo entre sus ciudadanos. Conectividad de internet llega al 98% del país; Ganamos dos lugares en el Ranking de Competitividad Global; Estudio de ONG anuncia disminución del índice de corrupción; La selección de fútbol, la mejor en el escalafón de la SFI (Sociedad Futbolística Internacional); Ganamos la sede de los onceavos Juegos Intercontinentales de Atletismo; Exportaciones crecieron un 25%; Desempleo alcanza niveles históricos de una cifra.

Y los titulares seguían. La pantomima se construía a punta de grandes titulares. Éramos un país próspero, pujante y feliz, ese era el mensaje y el Gobierno necesitaba que todos se lo tragaran. Pero el ala conservativa del país no estaba conforme. A ella se había unido en los últimos meses la iglesia, que tampoco no estaba feliz con el gobierno y lo que representaba. Y con ellos una serie de empresarios, a quienes no les bastaba con el buen nivel de consumo, o con los incrementos de sus ganancias. Esos empresarios, aliados con la política que comenzaron a sentirse seducidos por la idea de sacar el Presidente liberal –o libertino, como lo llamaban- para imponer uno avalado por ellos. Todos querían volver al poder, mandar sobre las leyes y tener incidencia en las decisiones sobre el país. El ala derecha reunida, queriendo poner a Dios y a las ‘buenas costumbres’ de vuelta en la Presidencia.

Ya contaban con las organizaciones defensoras de derechos humanos e individuales, que aspiraban a unirse con sus enemigos, lograr el primer objetivo, abandonarlos y montar un Primer Mandatario que entendiera que no son los dueños de los ciudadanos.

Y en la mitad, la justicia, que quería ser el héroe de este drama.

Vi los documentos.
¿Qué le parecieron?
Pertinentes.
¿Los van a usar?
Estamos en eso.
Espero me informe.
Saldrá en todos los medios.
¿Cómo piensa asegurar eso?
Lo tenemos cubierto.

Con el fin del año terminó la temporada del Lago de los Cisnes y con eso, la vida agitada de Sofía. Por fin tuvo tiempo de pensar en su corazón remendado, pero no del todo sanado. Tomó el consejo de Mariana. Era claro que necesitaba pensar en qué hacer. Consideraba descortés no responder un mensaje, más si este era de amor. Ola de preguntas: ¿A qué le temo? ¿A que las respuestas que me de, no me gusten? ¿A darme cuenta que aun lo amo? ¿A la incertidumbre? ¿A salir lastimada de nuevo? ¿Qué ganaría con verlo? ¿Quiero verlo? ¿Qué le voy a decir? ¿Hay algo qué reclamar?

Duró en ese estado todo el día. No se levantó, no se bañó, no comió. Armó un mapa en su cabeza. Hizo una lista de pros y de contras. Invocó recuerdos, releyó textos. Desesperada, tiró todo al suelo y blanqueó su mente. Si con toda esa información no logró tener una respuesta, la única conclusión válida era que no podía verse con Santiago aun. Definió no pensar más en el asunto, un día su corazón –por encima de su razón- le dirá que está listo para escuchar las razones de la contraparte.

Definió, además, enviar un mensaje cifrado a Santiago por medio de blog. Seguro lo lee.

Historia sin nombre

Abrió los ojos y ya no recordaba su rostro.
Ni su nombre.
Mucho menos sus manos o su cabellera...

Intentó volver a dormir, para ver si al despertar recordaba algo.

Pasaron unos minutos con aspecto de muchas horas y no pasó nada. Ni concilió el sueño, ni recordó.

Buscó con afán la caja de recuerdos donde solía guardar su imagen, su aroma, su sonrisa. Pero estaba vacía.

Se encogió de hombros. Era un hecho. Había olvidado... Su recuerdo se había esfumado, seguro había salido volando por la ventana.


Reporte 12

Casper 84 lleva varios días encerrado en su casa. Ha enviado los pocos informes sobre la actividad de su objetivo, pero ha cumplido. Ha estado visitando continuamente el blog de Venus 69. Se pudo establecer que no está enfermo. Se recomienda indagar sobre su estado.

Sintió que una daga le atravesaba el corazón. Y ¿qué hacer ahora? Su corazón le pertenecía a ella. No podía resignarse a perderla. ¿Soltar? Eso no era una alternativa. Pero tampoco podía morir de amor.

Phillipa. ¿me avisas cuando pueda llamarte? Escríbeme a este correo, ya casi no uso el otro. Te extraño. Santi

Necesitaba hablar. Era un hecho.

Reporte 206

La actividad de Venus 69 se ha reducido considerablemente desde que terminó la temporada de Ballet. Sus comunicaciones se volvieron a limitar a Afrodita 08 y a las visitas esporádicas a su madre en el internado. Sigue escribiendo en el blog. Nada significativo.

Viajo a Bruselas.
Si. Algo me habías contado. ¿Y eso?
Hay una convención de arte religiosa en la Edad media
¡Qué foco!
Cierto que lo tuyo es algo más moderno.
Ni tanto. Más bien más laico.
Bueno, el tema es que me voy 15 días.
Me vas a hacer falta. Pero espero que aprendas mucho.
Siempre trato de aprender aunque tu no lo creas.
Ja. Es que muchas veces te ganaba la rumba. Ambas rieron.

Gabriel se sentaba en su despacho por horas mirando las carpetas que le hacían llegar una vez a la semana. Las iba acumulando en el archivador de la esquina sur de la oficina. En el cajón superior una serie de fotos, que eventualmente sacaba y miraba con una profunda expresión de tristeza.

¿A veces no te arrepientes de cosas que has dejado de hacer, Boris?
Nunca he tenido tiempo para pensar en eso, Gabriel.
¿Nunca?
Cuando uno quiere hacer historia, no puede sentarse a divagar sobre sus errores. Uno actúa.
Pero y ¿si te equivocas?
Lo arreglo.
Lo haces sonar tan fácil, como si se tratara de corregir un mal texto.
¿Por qué no eres directo por primera vez en varios meses?
No sé como ser directo en esto.

Entonces cuando sepas, me avisas. Necesito que me apruebes esto.

16 de noviembre de 2014

Público y Personal - 37

Si no entiende nada... busque el primer capítulo y comience a leer
Pero si solo se perdió el pasado, entre acá


Sofía nunca supo quién era su padre. Antonia, su mamá, se rehusó a hablar de eso durante toda su vida. Era como si lo hubieran borrado de la tierra. Intentó por todas las vías averiguar quién era su progenitor. Pero no logró nada. El pacto de silencio era demasiado fuerte. Asumió entonces que su madre había sufrido tanto por cuenta del sujeto, que prefirieron asesinarlo en su memoria. Adoraba a su mamá, pero no quería ser como ella. En el fondo, tenía una mirada nostálgica, incluso cuando reía a carcajadas. A mi mamá le falta la mitad de su alma. Alguien se la quitó y nunca pudo recuperarla, solía decir cuando hablaba de ella.

Antonia vivía, pero Sofía no tenía contacto con ella. La visitaba, una vez al año en la clínica de reposo en la que debió ser internada un par de años atrás. Era realmente doloroso verla desorientada, como si estuviera en otro mundo. Sofía imaginaba que su mamá se había perdido buscando a su papá.

Yo aún sigo sin entender por qué me escribió esa nota. Es como si me insinuara que me persigue.
Seguro es una forma de decirlo, ¿no?
Pero qué forma más extraña…
Y ¿qué vas a hacer?
¿No te da curiosidad?
Mucha.
¿Entonces?
Es que temo mi reacción al verlo.
No sé. Piensa qué puede ser lo peor que podría sucederte, o tu peor reacción. Y basada en eso decide.
Esa es una buena opción.
Yo, por mi parte, no podría vivir con esa incertidumbre.
¿Cuál de todas?
La principal de todas: Quién es él. ¿Una persona sin rastro? Eso es muy extraño.
Vaya que tienes la razón.
Generalmente la tengo, Sofi.

Reporte 10

Casper 84 decidió cambiarse de lugar de residencia. En el proceso de mudanza se deshizo de una gran cantidad de basura. Entre ellas, una serie de cartas enviadas a su tía Ana. De acuerdo por el reporte enviado a la dirección, el cambio de residencia se debe a problemas con sus vecinos. Se pudo verificar que es cierto. Ambos tienen mascotas muy ruidosas. Se asume que a Casper 84 le gusta el silencio. No ha habido rastro de acercamientos o visitas a Venus 69.

Esa noche dio rienda suelta a su obsesión. Tecleó la dirección http://www.corazonesrotos.com y desde el comienzo releyó todas las entradas del blog. Lloró desconsoladamente por un rato. Sintió que estaba perdiendo a la mujer de su vida. Por un momento estuvo tentado a salir corriendo hacia su casa y explicarle absolutamente todo. Pero sabía que hacerlo implicaría algo peor que la muerte. Dudaba. Al final, en ese estado ya estaba muerto en vida.

Levantó la mirada hacia la pared. El calendario indicaba que en 15 días, es decir recién iniciado el nuevo año, el seguimiento en persona debería dejar de realizarse. Según las normas, si el ciudadano no presentaba ningún tipo de comportamiento considerado ‘anormal’ o ‘sospechoso’ durante un periodo de dos meses, se debía volver al estado inicial, es decir, únicamente seguimientos digitales y escuchas telefónicas.


Sigue acá -- Capítulo 38!

10 de noviembre de 2014

Público y Personal - 36

Viene de Acá!!

Esta no es la única copia de los documentos.
¿Qué quiere que hagamos con ellos?
Es claro que ya la oposición desde el Congreso no va a poder utilizar la ausencia del Presidente como una excusa para declararlo insubsistente. Van a necesitar algo más.
Por lo pronto estamos de manos atadas con todo el tema de la censura y los filtros.
Nosotros estamos dispuestos a investigar. No nos compete el Presidente, pero podemos iniciar con los Ministros.
¿Qué tiene en mente?
Unirnos. Ambos queremos lo mismo: acabar con esta pantomima y recobrar la democracia, como debe ser.
¿Qué necesita de nosotros?
Lea los documentos y entenderá.
Lo busco en unos días.

Para Boris no había mejor época que la navidad. Era el momento en que casi todo lo malo desaparecía. Las personas se enfocaban en otra cosa: los regalos, las novenas, la familia… Incluso el clima dejaba de ser tan caliente que ahogaba para tomar un halo de frescura que casi sabía a menta.

Se encargó de llevar a al Presidente a todos los eventos sociales que podía. Cargó niños para las fotos; visitó hospitales; inauguró comedores infantiles; asistió a eventos culturales y deportivos. De los balances aburridos de fin de año se encargaban los Ministros. Era necesario borrar la imagen de monstruo que habían generado algunos con todo el escándalo de las interceptaciones. Es increíble como la gente se indigna porque escuchan qué hablan con su abuelita, y no por problemas realmente graves como los abusos de menores, dijo alguna vez en una reunión.

Gabriel hizo que el traje de Presidente le calzara. Hizo todo lo que Boris le decía. Asistió a todas las reuniones, cocteles, inauguraciones. Dio todos los discursos posibles. Fue carismático, astuto, hábil. Estaba comprando tiempo. Necesitaba buscar una salida. Pero primero, antes de lanzarse al agua, debía tener organizada la cabeza.

Reporte 563

Afrodita 08 ha permanecido quieta y en silencio. Lo único extraordinario son las visitas o las salidas a tomar café con Venus 69, quien ha demostrado ser inofensiva. Afrodita 08 ha dado indicios de querer volver a la universidad. Hace un año interrumpió su maestría. Al parecer quiere volver a comenzar el siguiente semestre. Sigue sin utilizar el correo y la mensajería de texto. Habla por teléfono con su mamá y con Venus 69. Al parecer la paranoia ha disminuido.

Para los agentes en la colmena el escribir reportes era cada vez más tedioso. No entendían el sentido de interceptar a los ciudadanos sin un objetivo claro. Escuchar por escuchar carecía de todo sentido si no existe un enemigo poderoso al que combatir. Seguramente los que tienen algo que ocultar no usan el teléfono ni el correo electrónico, y las amas de casa, los corredores de bolsa y los maridos infieles no tienen nada interesante que contar. Se sentían en medio de un mal seriado de ‘cosas de la vida real’. La desazón se comenzaba a sentir.

Señor Ministro, con todo su respeto. ¿Para qué estamos haciendo esto?
Para mantener el control.
¿Control de qué?
De la democracia.
De nuevo, con todo respeto, Señor. Esto es un gasto inútil de recursos. Las amenazas no se van a revelar por medio de este mecanismo. Los elementos negativos están plenamente identificados. Podríamos dedicarnos a ellos, incrementar los seguimientos personalizados. Descartar las escuchas que no nos sirvan…
General. Usted limítese a hacer su tarea.
Sí señor.

Se había sembrado una duda.

Después de la Felicidad, ¿Qué?

Así que a esto sabe la felicidad, la gloria.
Mi performance ha sido un éxito rotundo.
Gracias a todos los que me han enviado mensajes de felicitaciones.
Gracias a todos los que han estado al tanto y sobre todo
Gracias a aquellos que han ido a verme.

Hoy me senté, durante uno de mis pocos ratos libres, debajo de un gran árbol. Pensé en él. Recordé varios momentos hermosos que tuvimos. Y no sentí rabia. Eso es bueno. Pero aun me da tristeza. Soy feliz pero una sobra me empaña el corazón. ¿Será que este sentimiento de vacío no se va ir nunca?

Y Sí. A pesar de la felicidad, los corazones pueden seguir rotos.