18 de diciembre de 2014

Público y Personal - 43

Viene de acá

“Estimados compatriotas.


Las últimas horas han sido complicadas para todos como Nación. Vemos desde el Gobierno como miles de ustedes se han volcado a las calles a pedirme una explicación. Y por eso estoy aquí, dispuesto a explicarles todo.


Antes que nada, quiero celebrar la forma cómo se están llevando a cabo las protestas: sin disturbios y sin violencia. He dado las instrucciones a la policía para que se garantice la seguridad a todos los manifestantes. Adicionalmente hemos abierto la posibilidad para que las empresas o empleados que lo deseen, adelanten para esta la semana de festividades nacionales, para que no haya afectación a la economía familiar.


Dicho esto, quiero pedirles perdón. Perdón por haberlos sometido a esta situación. Perdón porque como ciudadanos ven vulnerados sus derechos e, incluso, se han sentido traicionados por mi, su Presidente, quien tiene el deber de protegerlos. Y eso es precisamente era eso lo que hemos estado haciendo desde mi gobierno.


Les pido perdón por todas las incomodidades, pero no me arrepiento. No me arrepiento porque, distinto a todo lo que se ha especulado en las últimas horas, planteamos ésta como la mejor salida para defender los derechos de la inmensa mayoría frente a la amenaza que representan los enemigos de esta Nación. Por el contrario no podría perdonarme a mi mismo el no haber hecho nada para protegerlos.


 No hay por qué temer. Gracias al sistema sofisticado de seguimiento montado por este gobierno, mantuvimos a raya a las amenazas terroristas que venían desde el extranjero.


Mi Gobierno, y si se demuestra lo contrario renuncio a mi cargo, nunca ha escuchado sin orden judicial a ningún ciudadano de bien. Yo mismo verifiqué personalmente que esto no se hiciera.


Mientras los politiqueros que posan de defensores de Derechos Humanos calumnian y se valen de nuestra libertad de prensa, todo este Gobierno ha permanecido firme en la tarea de protegerlos, incluso a ellos. Estos enemigos de la democracia desconocen todos los avances que hemos tenido en los últimos años: la disminución de los homicidios de ciudadanos, la disminución del consumo de drogas, el incremento de los ingresos de la nación, la mejora en los índices de calidad de vida. Y desconocen todos nuestros esfuerzos por preservar el derecho a la seguridad en nuestra Nación.


Miren a su alrededor y piensen si realmente somos o no un mejor país que antes…


El llamado hoy es a la unión. La unión como País nos hace fuertes. Y necesitamos esa fortaleza para enfrentar esta amenaza. Hoy más que nunca no podemos ser inferiores a esta responsabilidad.
Buenas noches y muchas gracias.


El país se paralizó. Las imprentas se detuvieron. La televisión y la radio sacaron avisos de ‘Extra. Noticia de última hora’.


La pregunta había cambiado. Giro interesante en la historia. “Presidente denuncia amenazas al país desde el extranjero” se convirtió en el principal titular de ese día. La pregunta pasó a ser: “¿Cuál es la amenaza?” “¿Quién quiere atacarnos?” Los analistas, expertos en todo y en nada, hablaban de la dualidad que se presentaba entre el “control del terrorismo versus los derechos individuales.”


Felicidades. Es, de lejos, el mejor discurso que has dado.
Creo que me he vuelto el mejor mentiroso.

Los gajes de la política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasar y dejar una huella!