9 de enero de 2015

Público y Personal - 48


La oposición había subestimado al Gobierno. La idea de la guerra era digno de genios. Lograron hacer que el tema de las interceptaciones pasara a un segundo plano. Al final, la jugada había sido maestra. Desaparecidas todas las pruebas, evidenciado el ‘brillante’ esquema de seguimiento –vaya que las instalaciones de la Colmena era impresionantes-, y estarle apuntando a una causa justa, no quedaba más que la solidaridad de todo ‘el pueblo’ con su gobierno para derrotar a un enemigo que nadie conoce. Incluso se hablaba de traición a la patria. Con el pedido de extradición de Martínez, cualquier cosa podría pasar.

Decidieron rendirse. El sector conservativo declaró públicamente que “ante la evidencia, apoyamos irrestrictamente al Presidente y nos podemos a su disposición para todo lo que necesite.”

Si no puedes contra el enemigo, únetele. Ese es el problema de confiar en los políticos.
Ay, Mariana. ¿En serio pensabas que podías cambiar el mundo?
Pensé que podía hacer una diferencia.
Entonces únete a causas más probables.
¿Cómo qué? ¿Rescatar animales?
O ayudar a los pobres.
Pero eso son puros pañitos de agua tibia.
Puede ser, pero es algo que está a tu alcance.
Quizá tienes razón. Tocará tomar lo simple.
Como en el baile. Un paso a la vez.

La coreografía estaba bien montada. Tanto, que la justicia no pudo ir más allá. Todos se ceñían al libreto; los testigos cruciales desaparecieron como humo; las pruebas no eran suficientes y en los allanamientos, pesquisas e investigaciones terminaban abriendo puertas que daban a una pared blanca. Nada. Todo se lo tragó la tierra. No había más casos.

Boris reía con el alma, con el estómago. Cantaba victoria y podía bailar sobre el cadáver de sus víctimas.

Y, ¿entonces a quién le vamos a declarar la guerra?
A nuestros vecinos del norte.
¿Bajo qué argumentos?
Conformación de células antidemocráticas en la zona de frontera con miras a expandirse por las regiones más productivas de la zona norte, generar una crisis en la zona por cuenta de la violencia quedarse con parte de nuestro territorio.
¿Basados en qué pruebas?
890 horas de grabaciones; siete informantes e información de inteligencia clasificada.
¿Primeras acciones?
Incremento de la fuerza naval en la costa; tanques y comandos especiales en la frontera.
¿Posibilidades de reacción?
Múltiples.

Al final de la conversación anterior, Sofía y Santiago quedaron en que ella lo llamaría en caso de aceptar toda la situación y perdonarlo. No era sencillo: él había violado al menos cuatro de las reglas que ella había establecido en su cabeza para los hombres: no mentir; no desaparecer sin avisar; ser transparente; no hacerla sufrir. Estaba hecha un ocho. Una parte de ella quería correr a sus brazos y pedirle que no la dejara ir jamás, pero la otra, más cerca de su cabeza, le rogaba que se retirara del juego.

¿EXISTE LA PERFECCIÓN?

Esta mañana me hallé preguntándome si la perfección existe.
Creí que eres un asunto superado para mí. Es decir, como que daba por descontado que la perfección, sobre todo en los seres humanos no existía, pero hoy, por primera vez me entró la duda sobre si yo he estado equivocada y en la realidad sí hay personas sin errores.

Dejé de darle vueltas al asunto y apareció una frase de Mario Benedetti que me ayudó a salir de ese círculo de pensamientos en el que me encontraba.

La perfección es una pulida colección de errores.

¡Gracias literatura por solucionar todos los dilemas!





Reporte 208


Venus 69 permanece en contacto permanente con Afrodita 08. Discuten temas de actualidad. Nada relevante. Las cosas entre ellas volvieron al estado de los primeros informes. El blog sigue activo. Muchas personas lo visitan, dejando felicitaciones o compartiendo sus historias de desamor. Venos 69 no tiene ninguna relación por el momento y se encuentra organizando la gira nacional del Ballet.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasar y dejar una huella!