1 de febrero de 2015

Público y Personal - 53

Capítulo Anterior - 52


“Policía captura a 18 integrantes de la oposición radical. En su poder se encontraron armas de largo y corto alcance, explosivos; panfletos amenazantes y planos de edificios emblemáticos”; “Amenaza terrorista. Oposición armada regresa”; “Flaquea la seguridad en varios frentes”.

Estas capturas van a obligarlos a actuar con mayor celeridad, dijo agitado el Ministro de la Política.
Del afán devienen los errores Ministro, dijo el General a cargo de la operación.
Tenemos que comenzar a cerrar la crisis, aseguró la Canciller.
¿Cómo vamos con los apoyos internacionales en el tema con el País del Norte?, inquirió el Presidente.
Nuestros aliados en este continente, han expresado su solidaridad con nosotros y han rechazado cualquier intento de expansionismo en la región. Eso era esperado. La Confederación de Naciones ha instado a que busquemos una solución negociada a la crisis. Y nuestro directo interlocutor está disparando fuego por los ojos, sin hacer ninguna movida militar.
Sabe que tenemos la razón…
Eso indican los informes de inteligencia.
Busquemos una reunión bilateral en la frontera, de nuestro lado. Busquemos un compromiso de parte de ellos de que no van a invadir nada.
Perfecto Señor Presidente.

Natalie irrumpió en la sala. Señores, comenzaron a amenazar Parlamentarios. Y entregó una copia a cada uno de los ministros y asistentes a la reunión.

ES HORA DE PAGAR. NO FUERON CAPACES. SE PATRASEARON CUANDO EL PUEBLO LOS NECESITABA Y ESO ES INADMISIBLE. 15 DÍAS A PARTIR DE AHORA.

¿A quiénes les llegó?, dijo Boris.
A los conservativos.
Le reclaman su apoyo tardío al Gobierno. Ellos querían tumbar al gobierno y desistieron de la idea.
Así es.
¿Esto tiene que ver con Martínez?, preguntó Alarcón.
Lo mataron para evitar que fuera extraditado por los Alemanes.

Silencio en la sala.

¡Militaricemos la ciudad!
Pero Presidente. ¿Eso no es algo extremo?, aseguró la Ministra del Trabajo.
No va a haber un muerto más por cuenta mía.

Solo fue que se anunciara la salida del ejército a la calle, para que los movimientos de protesta se rebotaran nuevamente. Todos, excepto ellos apoyaban la decisión del Gobierno.

¿¡A qué horas se me ocurrió ser Presidente!?
Eso no lo decidiste tú. Era tu legado.
He debido mandarlo a la mierda, sabes….
Seguramente no has sido el primer Presidente que tiene esas ideas.
Ahora los jóvenes en la calle…
Esa es su razón de ser. Cuando uno es joven, quiere cambiar el mundo y nada les parece. La revolución es su motivo. Preocúpate el día que los jóvenes no te cuestionen.
No pensé que tuvieras un idealista en tu corazón.
Recuerda que milité un tiempo en la izquierda.
Tiempos aquellos…

Santiago ahora tenía un guardia personal. Al parecer su tarea seguía siendo demasiado importante. Nadie lo volvió a seguir. No necesitó cambiar de apartamento. Esperaba ansioso que Sofía regresara.

Señores. No entiendo en qué momento todo se nos salió de las manos. La idea era obligar a que Alarcón renunciara o a que los medios legales lo destituyeran. No convertir este país en un derrame de sangre.
Mariana, nosotros nos retractamos cuando vimos que esto se iba a una guerra. La oposición radical no estaba con nosotros.
Amenazan agentes, amenazan militares, amenazan jueces, amenazan políticos. Falta que nos amenacen a nosotros.
Ustedes han permanecido firmes en su causa. No creo que vayan por ustedes. Tienes que estar tranquila.

Sofía actuó sin mayores percances. Bailar la liberaba y la hacía feliz. Llenaba sus vacíos con música. Era suficiente. No esperaba el momento de fundirse en los brazos de Santiago. Tenía dos días para estar con él.



1 comentario:

  1. Me gusta muchisisisisimo esta historia. :)
    Att: Rita

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar una huella!