11 de febrero de 2015

Público y Personal - 54


“Gobierno no logra disolver protestas contra militarización de la Capital”; “Se instaura toque de queda”; “Ministro de la Defensa asegura que ante la amenaza terrorista es necesaria la colaboración de todos”.

Dos días en los que se olvidaron de todo. Se encerraron en la casa de ella. Cocinaron delicioso. Encendieron velas. Leyeron cuentos. Era su momento. Su hora. Confirmaron que sin importar lo que sucediera a su alrededor o su pasado, estaban hechos el uno para el otro.

Sofi, ¿quieres casarte conmigo?
Abrió los ojos expresando una gran sorpresa.
No tienes que responderme ahora. Además, tengo que comprar el anillo.
Sofía rompió en risas. Podemos esperar a que termine la gira para organizar todo.

Así que de esto se trata la felicidad… pensó

Santiago Aldana fue llamado al Palacio Presidencial. Si bien la petición de su Jefe no lo preocupaba, lo desconcertaba un poco.

Siga. Siéntese. ¿Cómo dijo que era su nombre?
Santiago. Santiago Aldana, Señor.
¿Y usted ha estado encargado de los seguimientos a Sofía Acevedo?
Sí señor.
También fui informado de que usted se acercó a ella más de lo debido.
Sí señor
¿Por qué?
¿Puedo ser sincero, Señor?
No hay nada que temer. Esta conversación queda entre los dos.
Me enamoré.
¿Cómo?, replicó el Presidente sin ocultar su cara de sorpresa.
Bueno, Señor, la verdad es que inicialmente tuve una curiosidad infinita. Quería saber cómo era ella de verdad. Oler su perfume, poder mirarla a los ojos mientras hablaba. No era solo curiosidad por su belleza. Era algo más allá. Superior a mí.
Continúe, por favor.
Un día no pude más y decidí hacerme presente a una fiesta a la que ella asistió. Ella acababa de terminar con su ex novio, -que resultó ser un idiota de la maestría que la llenó de mentiras para luego dejarla-, y estaba en el proceso de volver a salir con sus amigos. El periodo de llanto fue largo. Vi mi oportunidad.
La aprovechó…
Ella es muy inteligente. Me la puso complicado. Pero logré superar las primeras pruebas que me puso y comenzamos a salir. Asumo que eso ya lo sabe.
¿No se arrepiente?
Mire Señor, el castigo fue el infierno, eso es cierto. Pero valió cada minuto. Ella es el ser más maravilloso que he conocido. Me ha hecho completamente feliz desde que cruzamos las primeras palabras.
¿Quiere decir que aún están juntos?
No señor. Es una larga historia.
Tengo toda la noche…

Santiago aun no entendía con claridad los motivos del encuetro. Por la cara que ponía el Presidente, descartó que estuviera enamorado de ella. Narró toda la historia, omitiendo el detalle del reencuentro y de la decisión de casarse.

Señor, ¿puedo hacerle una pregunta?
¿Por qué tanto interés en Sofía Acevedo?
Ese asunto mío.
Qué pena señor.
Es tarde. Quisiera verlo la próxima semana. Me gusta más que nos reunamos a leer los fríos reportes. Buen trabajo.
Sí, señor.

Mariana se unió a la protesta juvenil en la Plaza Central. Marchaban por las principales calles. Insultaban a los oficiales. Pedían la cabeza del Presidente. Para ellos, no era suficiente una amenaza para intimidar a la ciudadanía de esta manera. El toque de queda era insostenible. Implicaría detener a centenares de jóvenes.

Cinco días más sin Sofía. Cinco días de revuelta.

Mariana. Llevo días sin saber de ti. Llego mañana de regreso a la ciudad. Estoy en la costa. Hoy me voy a ver con mis tías. Todo ha salido bien en la gira. Por favor, aparece.

Silencio. Ya casi que se acostumbraba a los silencios de Mariana. Pero no dejaba de preocuparse.

Cenó con sus dos tías. Se actualizaron de todas las noticias familiares. Rieron recordando pasajes de la infancia de cada una. Cerca de la media Margarita son alcohol sacó una caja de su cartera.

Yo sí decía que ese bolso tan grande…, pero ninguna rió. Sofía entendió que se acercaba la hora de obtener todas las respuestas a sus preguntas.
Cuando estés en tu casa, ábrela, lee todo lo que hay allí y no nos juzgues. Ni a tu mamá. Ella hizo todo por ti. Te amaba profundamente.
Está numerado. Así quería ella que leyeras todo, agregó Fabiola.
Sofía reventó en llanto. Las abrazó fuertemente y les dio las gracias.

Sofi. Estoy en las marchas. Esto está caliente. Avísame cuando llegues. Mariana no aprendía. Estaba en el centro de todo.
¿En dónde estás?
Plaza central.
Dame un punto específico. Tenía un mal presentimiento.
Justo al lado de la estatua.
Si pasa algo. Cualquier cosa. Siempre quédate ahí.
Deja el drama.
Aprendí de ti.

                  La oposición radical no había podido moverse ni actuar. Con el ejército ahí, sus planes se habían quedado en espera. Decidieron infiltrarse en las marchas. Simple. Entre tanta gente era más fácil camuflarse. Su objetivo: hacerle el mayor daño posible al Gobierno de Alarcón. Los motivos: la violación sistemática a las libertades individuales. Los medios: cualquiera.

Ese día dejó la caja que le habían dado sus tías a un lado. Prefería la felicidad que le daba el presente, a las certezas que le daría su pasado. Dormir a su lado se convirtió en uno de sus principales momentos de tranquilidad.

INCERTIDUMBRE - TRANQUILIDAD CONFIANZA

Es temprano. Casi no dormí, pero ha valido cada instante.
 Me acosté con una sonrisa, debido a la tranquilidad, y me desperté –debido a una serie de situaciones por las que está pasando mi vida- pensando en una serie de definiciones que coincidencialmente corresponden a sustantivos femeninos.

 ¿Será por eso que reflexiono sobre ellas?

INCERTIDUMBRE: Los diccionarios dicen que es "Sustantivo Femenino" que significa duda, vacilación, irresolución, indecisión, perplejidad, problema. Falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo, especialmente cuando crea inquietud. Los antónimos son certeza y decisión. Otras definiciones dicen que «La incertidumbre proviene de la falta o escasez de conocimientos. La duda, de la escasez o insuficiencia de las razones o pruebas en las que se funda una opinión o un hecho.»

Mi pregunta es: ¿Podemos vivir en medio de la incertidumbre?
Mi respuesta es: Nos toca...

Soy una controladora por definición: Control de mi vida, del presupuesto, de las calorías, del trabajo, de los planes... Control Control Control. Pero me tocó aprender, a fuerza de totazos, que no se controlan los sentimientos, ni la mente, ni la vida de los otros.

Y como no somos mentalistas, ni magos, ni tenemos la técnica de la película ¿Quieres ser John Malkovich? Nos toca vivir en esa delgada línea entre los hechos conocidos, y los lados oscuros ocultos.

TRANQUILIDAD: Dice el diccionario que es un "Nombre Femenino", que equivale a reposo, sosiego, calma, paz, serenidad, imperturbabilidad. Antónimos: trabajo, actividad, inquietud, miedo.

Ahora, ¿es posible la tranquilidad? Si aprendes a vivir en medio de la incertidumbre. Es imposible anular la segunda, entonces lograr la primera no puede ser una consecuencia de la cancelación de la segunda. Así que, hay que convivir con una para obtener la otra.

CONFIANZA: Otro femenino. Definida como esperanza, seguridad, fe. También como familiaridad, llaneza, franqueza. O si se trata de una locución adjetiva de fiar.
Así definida no dice mucho, no? Pero al final de cuentas es la construcción de CONFIANZA, la que permite disminuir la incertidumbre, allanando el camino para poder andar tranquilo por el mundo.

Entre otras noticias, mi corazón ya no está roto.

Pero les seguiré escribiendo por aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasar y dejar una huella!