14 de marzo de 2020

Y ahora soy mamá...




Hace tiempos no escribía en este espacio. Y creo que es hora de volver, porque tengo mucho que contar.

He pasado -y puede ser que aún esté pasando- por la época más hormonal de mi vida, pero también, quizás, la más interesante. Esa que pone en riesgo todo tu ser, tu entorno y lo que habías construido, pero también la que te abre la posibilidad al amor infinito.

Hace casi 10 meses nació Emilio, siendo la prueba irrefutable de que los planes tienen la misma posibilidad de cumplirse o de revaluarse.

En mi caso, yo no iba a ser mamá, así como iba a ser reportera y directora de un medio, o así como no iba a casarme -y ya vieron cómo fue-.

Nada está escrito. Por eso Dios se ríe de nuestros planes y soy mamá, estoy felizmente casada con Cami que llegó a tenerme una infinita paciencia y no ejercí como reportera por mucho tiempo.

Y aquí estoy, recogiendo lecciones todos los días, aprendiendo a manejar la ansiedad por el futuro económico y tratando de mantener la calma cuando paso días sin dormir bien por cuenta de Emi.

También estoy feliz, viendo a mi hijo crecer fuerte, sano y feliz. Admirando todos los días a la pareja que escogí que, además, resultó ser un gran padre.

¿Quieren saber cómo fue este viaje? Vendrán muchos posts con los detalles.