15 de julio de 2020

Un Mea Culpa

Me ganó la indignación y la cagué.

Hoy en mi cuenta de twiter narré una historia de una mujer víctima de abuso, tortura y asesinato. Cuando me contaron quedé de una pieza y me sorprendió que no fuera noticia. Pensé que, como muchos casos fue por el origen humilde de la persona.  Lloré un rato.

Y sin pensarlo mucho, lo postié, no verifiqué, y explotó todo en mi cara. Yo que siempre he sido rigurosa, que he hecho campañas contra fake news, y trato de mantener mi credibilidad al tope, fallé.

Fallé estrepitosamente por no verificar y por confiar en la palabra de una desconocida, hermana de la supuesta víctima, a quien intenté ubicar para tener más información, pero no fue posible. Ahora, con toda la información que he podido recabar gracias al trabajo de los medios, ha sido imposible confirmar la información.

Esta historia la contó una señora de la ruta de la empleada de mi amiga. Afectó a todas las niñeras de la ruta y ahora misteriosamente las bloqueó. ¿Verdad? ¿Mentira? No tengo cómo comprobarlo.

Aún así no me cabe en la cabeza cómo una mujer cuenta esta historia durante días, llora al respecto, da tantos detalles y que resulta que todo puede ser mentira, semejante atrocidad. No lo entiendo, pero eso no excusa mi trino, pero eso fue lo qué pasó.

Mentir sobre casos como estos, denota poca sensibilidad y BURLAN las buenas intensiones de cientos de personas que buscan ayudar, de manera genuina incluso a un desconocido. 

Por eso les pido disculpas: a mis colegas periodistas por haber juzgado su trabajo; a mis seguidores por haber generado una falsa ola de indignación y a todas las familias de víctimas de esta violencia contra la mujer que es pan de cada Día.

Me reconforta saber que hay personas a las que los crímenes en contra de las mujeres les importan. Que los periodistas están prestos a denunciar estos casos. Que las autoridades son diligentes (me llamaron de la Dijin y la Fiscalía para verificar datos).

Esto es una muestra de que hemos  avanzado, hay un sector de la sociedad que no tolera la violencia contra las mujeres. Pero falta mucho. 

El supuesto caso que narré sucede, puede que no hoy, pero pasa, y cualquiera podría ser la víctima. Lo hemos visto. Incluso en este país matan a una mujer de forma violenta día de por medio, el subregistro de denuncias de abuso sexual es del 85% y la impunidad del 90%.

Necesitamos sentirnos protegidas, necesitamos poder salir tranquilas a la calle.

Esto fue una lección para mí. Pero que este error personal mío no haga que se nos olvide que la violencia es inaceptable y que está en nuestras manos no dejar pasar ningún acto de violencia contra la mujer.

Con Cariño,

Naty Marenco

14 de marzo de 2020

Y ahora soy mamá...




Hace tiempos no escribía en este espacio. Y creo que es hora de volver, porque tengo mucho que contar.

He pasado -y puede ser que aún esté pasando- por la época más hormonal de mi vida, pero también, quizás, la más interesante. Esa que pone en riesgo todo tu ser, tu entorno y lo que habías construido, pero también la que te abre la posibilidad al amor infinito.

Hace casi 10 meses nació Emilio, siendo la prueba irrefutable de que los planes tienen la misma posibilidad de cumplirse o de revaluarse.

En mi caso, yo no iba a ser mamá, así como iba a ser reportera y directora de un medio, o así como no iba a casarme -y ya vieron cómo fue-.

Nada está escrito. Por eso Dios se ríe de nuestros planes y soy mamá, estoy felizmente casada con Cami que llegó a tenerme una infinita paciencia y no ejercí como reportera por mucho tiempo.

Y aquí estoy, recogiendo lecciones todos los días, aprendiendo a manejar la ansiedad por el futuro económico y tratando de mantener la calma cuando paso días sin dormir bien por cuenta de Emi.

También estoy feliz, viendo a mi hijo crecer fuerte, sano y feliz. Admirando todos los días a la pareja que escogí que, además, resultó ser un gran padre.

¿Quieren saber cómo fue este viaje? Vendrán muchos posts con los detalles.




11 de enero de 2018

El Pasajero... Tensión sobre Rieles

Este fin de semana me encontré a alguien en la calle y el primer reclamo fue: "No has vuelto a escribir". Y sí. Entonces encontré la excusa perfecta para escribir algo. Me invitaron a una función de prensa de la película "El Pasajero" (The Commuter) con Liam Nesson, del director de origen español (sí, yo también me sorprendí cuando supe)  Jaume Collet-Serra. Este dúo no pude fallar. Ya los habíamos visto juntos en Unknown (6.9/10 en IMBD); Run all Night (6.6/10 en IMDB), y Non-Stop (7.0/10). Lo que nos indica que en materia de películas de acción son una fórmula ganadora. 

No creo que sea necesario salir a decirles que Liam sabe lo que hace. -Spoiler alert- Incluso cuando lo pintan como un policía retirado un poco fracasado. Claro era la víctima perfecta para esta conspiración, pero lo que no contaban era que iba a echar todo al traste -obvio, los buenos siempre ganan-.



Lo interesante de esta película es el escenario: un 90% transcurre en un tren. Ya habíamos visto la fórmula en un avión, pero esta vez va un poco más allá: una conspiración política para asesinar un testigo. Nada de venganzas personales, ni statemets políticos de terroristas. Una simple mano negra asesinando personas desde lejos, controlando trenes, personas y los nervios de cada uno de los que estamos en la sala.

Algunos críticos la han calificado de "olvidable", pero en mi caso particular puedo decir que la vi hace una semana y sigo pensando en muchas de las escenas y tomas de cámara de la película. Es más, aun recuerdo el estrés que me generó.

Me gustó mucho que Michael (el protagonista) no era millonario, ni un asesino mega entrenado, sino un ex policía de clase media quebrado, con altos estándares morales, a quien la mala suerte de la clase media y el amor por su familia le juega una mala pasada. 

Las escenas de acción son buenas, el manejo del ritmo es excelente y los giros dramáticos me gustaron. 

Seguro era un papel "fácil" para Liam, pero le puso un toque de desespero, miedo y baja seguridad que lo hacen interesante. Definitivamente vale la pena.

La estrenan en Bogotá hoy jueves, así que tienen plan para el fin de semana.


14 de septiembre de 2017

Ni el Cielo es el Límite - El Concepto

Como ya les dije, cuando comencé a narrar esta historia, nunca me había imaginado mi matrimonio. Entonces, cuando llegué a Bogotá luego de que Cami hiciera la pregunta mágica, me encontré con un sin número de preguntas para las que no tenía respuesta. Una de ellas era algo así tan general como ¿Cómo va a ser la boda?

Mierda... En serio que toca pensar en todo eso. Entonces hice algo que nunca pensé: descargué Pinterest en mi celular y me sumergí horas horas (en este caso, benditos sean los trancones) a elegir una selección de detalles en los que jamás había pensado.

Mire cientos de temas de bodas. Pasé por las vintage -bastante trilladas-, temáticas tipo princesas de Disney, Star Wars o Súper Héroes. Pero nada era lo suficientemente lindo y no tan rosa a la vez como para que Cami se subiera al bus del tema.

Entonces encontré el tema "Love you to the moon and back", pero claro tenía que ser pasado al español. Y ahí cuando le mostré a Cami todas las ideas y pensamos que "Ni el Cielo es el Límite" era perfecto para ilustrar todo lo que significa nuestra relación. Y fue así como nació el tema de la Boda.

Entonces debía haber estrellas en muchas parte de la fiesta, pero no tanto como para que no pareciera navidad o un quinceañero. Estos fueron los detalles más relevantes.

1. Tarjetas

Lo más lindo de esto, es que Mary Reyes, de Mareco Design me regaló el diseño. Quería que fuera especial, por eso definimos que debería contar nuestra historia. Nosotros nos conocimos, en parte, porque nos gusta escribir, entonces qué mejor forma de invitar, que escribiendo. Este fue el resultado de los diseños de las tarjetas.

Save The Date




Damas de Honor
A este tema hay que agregarle, ¿qué color vamos a usar todas las damas? En este caso podría ser muy evidente: Azul + Dorado o Plateado. Pero me puse a ver miles de fotos en Pinterest, y me di cuenta de que los colores sólidos en las fotos, cuando son muchas damas, tiende a verse como una mancha uniforme. Entonces, como venía enamorada de La La Land, agarré el concepto multicolor de los vestidos de la protagonista, para aplicarlo a mis damas. 



Invitación
El sobre realmente hacía el plus. Al abrirlo completo, era una estrella.





2. Zapatos

Para mi era demasiado importante que los zapatos fueran no solo cómodos, sino muy personalizados. Que representaran todo lo que quería. Y así fue. Encontré a ShowLovers Club en Cali, por recomendación de mis amigas, y debo decir que Alejandra es espectacular, los zapatos hermosos y cómodos. Además, todo se puede escoger, desde color y materiales, hasta tacón y adornos. En serio vale toda la pena.

















E hice unos adicionales para la previa y también son encantadores









3. Aretes, Pulsera y tocado para el pelo


Muy simple, estrellas. Y así se vio.























Mi hermana definió darme de regalo una pulsera de Swarosky, que jugaba perfecto con la idea de la boda.




4. Argolla
Tomando una idea de un anillo de Pandora, definí que mi argolla debía tener perforadas estrellas en todo el contorno. Los aretes y las argollas las hicieron los chicos de Joyas de Valor, que no solo nos asesoraron muy bien, sino que tenían súper precios y gran calidad de productos.



5.  Mesa de Postres
Pedí por Amazon unas luces en forma de estrellas, que según Sergio eran demasiado navideñas, pero funcionó perfecto para la mesa de postres que tenían los colores del cielo, y además estrellas por doquier. Decidimos no tener torta, sino que como buenos amantes del chocolate, decidimos tener muchos postres de Factor Cacao by José Ramón Castillo. Mejos búsquenlos y prueben.
















5. La Liga
Completamente personalizada, con estrella y azul del cielo incluida.




6.  La Fiesta

La decoración tenía que tener luces luces por doquier... 

















Y la hora loca tenía que ser de ESTRELLAS, pero de la vida real. Así que todos los famosos estuvieron con nosotros.











Así logramos que #NiElCieloEsElLímite se viera reflejado en toda nuestra fiesta.


16 de agosto de 2017

Ni el Cielo es el Límite - De la salida en Tv y la escogida del Vestido

Como le conté en un post anterior, me casé. Y voy a contarles paso a paso cómo fue este proceso. Uno para dejar la memoria, y dos, para que entiendan cómo me cambió la visión, al pasar de siempre pensar que no me quería casar. Porque si bien puede parecer que esto se trata de armar una gran fiesta, en realidad termina siendo una gran inversión en amor y felicidad, no solo para los novios, sino para todos a nuestro alrededor.

Nunca pensé invertir mucho dinero en el vestido de novia, y mucho menos comprar un vestido de Pronovias. Por eso, cuando Sergio me dijo "Pequeña están haciendo casting para Say Yes to the Dress Colombia, por qué no participas?", dije SÍ de una vez. Además porque era fácil: ir, hacer un casting y grabar durante un día.

Fue perfecto, el día de la entrevista con los productores, tenía vuelo a Santa Marta, entonces llegué corriendo a Teusaquillo, y le dije a todas las otras niñas que estaban esperando que por favor me dejaran pasar, que me dejaba el avión. Y pues a mi me eligieron y a ellas no.

El tema fue que en octubre traje a mi mamá desde Barranquilla, junté a mis mejores amigas y grabamos. Llegué con la idea de "quiero un vestido sencillo", pero al momento de ponerle el primer faldón, no quise ya nada simple. Pero me sostenía en que no quería mucho encaje.

Durante la grabación me ganó la ansiedad. Yo, super espontánea, costeña, habladora, zas, pánico escénico, pocas palabras, nervios... En ese momento entendí que realmente esto de casarme era serio, que tenía que salir bien y que íbamos a dar un paso importante. Y, la verdad, pensé que el capítulo no iba a funcionar, por mi falta de fluidez.

Adry, Caro y mi mamá, lo hicieron fabulosas en cámara. Carolina lloró desde el minuto uno. "Nunca pensé verte vestida de novia y te ves divina", y dijo eso y se me aguaron los ojos. En serio que esto iba a ser un gran tobogán de emociones. María Andrea, amiga más antigua y madrina estuvo detrás de cámara, registrando y hablando con mi hermana en Alemania, quien quería estar al tanto de todo. Ella fue una de las que me dijo "si no lloras, no es". Y yo pensaba que so era una exageración. ¿Llorar yo? ¿Por un vestido de novia? Ja! Y pues, contrario a eso, me inundé.

Resulta que por tiempo y por esquema solo podía medirme 3 vestidos. Eso era demasiada presión. Cuando no me gustó ninguno, agarramos un cuarto, fugados y nos lo medimos en un cuarto donde no había cámaras, así que cuando me inundó el espíritu de Disney y comencé a llorar y a abrazar a medio mundo, pues no quedó grabado. Todas lloraron y nos abrazamos, y mi hermana por el otro lado del Skype dijo "Como Grace Kelly", con los ojos llenos de lágrimas. Muy emocionante.

Debo decir que Claudia Bahamón es increíble, y que me divertí mucho. Y pues, mejor aún, escogí un vestido hermoso.

Hasta ahí, perfecto, hasta que anunciaron que el capítulo saldría el 18 de diciembre. Es decir, MUCHO antes de mi boda y efectivamente medio millón de personas vieron el vestido antes. aunque claro, sin peinado, sin maquillaje, sin dieta y en una talla menos -con la que casi no puedo respirar-. Punto de amor para Cami fue que nunca, a pesar de que teníamos el programa grabado en la casa, se metió a verlo. Así que se salvó el agüero.

 La Grabación






Este es el Capítulo Completo




El Elegido


El vestido que me hizo llorar hasta que no pude más fue el de Referencia Aras de Pronovias, colección 2017. Aquí lo ven en la modelo.





y Aquí en la novia y en la talla correcta.